Desaceleración plantea desafíos para empresas colombianas

“La caída en los precios del petróleo perjudicará los ingresos del Gobierno y conducirá a una fuerte caída en los niveles de inversión en el sector”, dice Fitch Ratings.

Petróleo

Archivo particular

Petróleo

Finanzas
POR:
marzo 25 de 2015 - 04:37 p.m.
2015-03-25

Aunque la economía colombiana no tendrá un aterrizaje forzoso este año, se desacelera y hay un escenario desafiante para las empresas colombianas, según previó la calificadora Fitch Ratings.

Según Fitch Ratings, otros desafíos de la economía colombiana incluyen la devaluación del peso, la creciente inflación y el aumento de impuestos a las compañías con el fin de compensar la caída de los ingresos petroleros.

Cabe recordar que las previsiones de crecimiento del PIB (producción) del país siguen siendo revisadas a la baja y las más recientes indican 3,5 por ciento en el 2015 y 3,8 por ciento el próximo año.

Estas cifras son inferiores al 4,3 por ciento y 4,7 por ciento, respectivamente, presentadas en el 2013 y el 2014.

“La depreciación del 35 por ciento del peso colombiano desde finales del 2013 es neutral a negativo para las empresas más valoradas del mercado, ya que las exportaciones siguen siendo cruciales sólo para las petroleras”, agrega.

Sin embargo, considera que empresas con marcas consolidadas en el mercado nacional serán capaces de limitar el impacto de los crecientes costos de los insumos importados.

También porque la mayoría de las compañías tiene una exposición modesta a la deuda en dólares y los planes de amortización son manejables.

Igualmente, la compañía considera que los proyectos de infraestructura de 4G que se inician en el cuarto trimestre debe impulsar el PIB en aproximadamente 60 puntos básicos.

“Empresas de materiales de construcción deben ser los beneficiarios directos de estos programas; la magnitud del beneficio dependerá de la utilización del concreto”, añade.

De otra parte, Fitch Ratings considera que el nuevo marco regulatorio del sector energético colombiano no implicará mayor riesgo para los jugadores del negocio.

“Varias empresas han ofrecido al mercado proyectos de generación relativamente grandes durante el 2014, lo que debería aumentar su flujo de caja”, afirma Fitch.

Respecto a las empresas de alimentos, considera que aunque han limitado su nivel de endeudamiento, debido a las obligaciones contraídas para fusiones y adquisiciones en los últimos años, están preparadas para el nuevo entorno de demanda.

No obstante, considera que las empresas con mejores calificaciones de deuda del sector son las que se beneficiarán de los bajos precios de los productos básicos bajos y una exposición moderada al tipo de cambio.

“Así deberían compensar la presión del entorno económico desafiante”, asevera la calificadora.

Economía y Negocios