‘La desaceleración no será muy pronunciada’

Un informe reciente de Credit Suisse señala que Colombia crecería 3,6% este año, una de las proyecciones más optimistas. Juan Lorenzo Maldonado, economista de dicha entidad, habla sobre los factores que están jugando a favor del PIB.

‘La desaceleración no será muy pronunciada’

Archivo Portafolio

‘La desaceleración no será muy pronunciada’

Finanzas
POR:
julio 11 de 2015 - 12:53 a.m.
2015-07-11

Desde marzo, ha sido una constante que los analistas reduzcan sus expectativas frente al desempeño de la economía colombiana.

Y aunque ya hay quienes consideran que la expansión del PIB será inferior al 3 % este año, las cuentas de Credit Suisse dan para un crecimiento de 3,6%.

Juan Lorenzo Maldonado, economista de la entidad financiera, habla sobre las proyecciones para Colombia.

Su estimación de 3,6% de crecimiento para este año es más optimista que la del promedio. ¿Cuáles son los elementos que están jugando a favor de la economía colombiana?

Pensamos que la economía tiene una dinámica que le ayudará a evitar una desaceleración muy pronunciada en el crecimiento del PIB. Por un lado, esperamos que el consumo se mantenga sustentado por un mercado laboral que sigue robusto. El sector minero aporta muy poco a la creación de empleo en Colombia en comparación con los otros sectores.

Por lo tanto, no esperamos que el shock de los precios del petróleo tenga un efecto negativo significativo sobre la creación de empleo. Por otro lado, la regla fiscal debería permitir al Gobierno no implementar una política fiscal demasiado contractiva. Contábamos con que la inversión fuera el principal canal de transmisión de la crisis petrolera hacia el crecimiento del PIB, aunque los datos del primer trimestre fueron mejores de lo que esperábamos.

Mencionan que sin una reforma fiscal, la calificación crediticia del país podría bajar. ¿Qué tan pronto podría producirse eso y, si se hace la reforma tributaria, mejoraría la calificación?

Pensamos que una revisión a la calificación crediticia es un riesgo en el mediano plazo si no hay medidas fiscales que ayuden a compensar la caída estructural de ingresos petroleros. Esta caída vendría tanto por el lado de menor producción como de menores precios de los que se preveía en años anteriores. Si las cuentas fiscales en Colombia empiezan a deteriorarse ante la falta de una reforma estructural en este nuevo escenario, entonces vemos el riesgo de revisiones de la calidad crediticia. Por otro lado, la implementación de una reforma fiscal estructural que permita a Colombia mantener la fortaleza de sus cuentas fiscales y seguir mejorando sus indicadores crediticios, a pesar del choque petrolero, podría tener efectos positivos sobre la calificación crediticia de Colombia. El ‘timing’ de estos movimientos es difícil de predecir, pues serían contingentes a las políticas implementadas por el Gobierno.

En el primer trimestre, el déficit de cuenta corriente llegó al 7% del PIB. Ustedes tienen una proyección de que en todo el año, el desequilibrio sea de 5,8 %. ¿Qué factores ayudarían a contrarrestar el déficit?

El efecto más fuerte e inmediato de la caída del precio del petróleo ha sido en las exportaciones petroleras, que tuvieron una fuerte baja en el cuarto trimestre de 2014 y el primer trimestre de 2015. La recuperación de los precios del petróleo con respecto a principios de año debería ayudar a estabilizar los ingresos vía exportaciones petroleras. En lo que resta del año, esperamos que las importaciones se debiliten debido a la desaceleración de la actividad económica y a la depreciación del peso. Nuestra proyección del déficit de cuenta corriente para 2015 de 5.8% del PIB también toma en cuenta un menor déficit en la cuenta de rentas de la cuenta corriente.

¿Cuáles son los factores de riesgo que hay actualmente en la economía colombiana y que acentuarían la desaceleración?

Pensamos que el principal riesgo a nuestro pronóstico de crecimiento sería una mayor desaceleración en el consumo privado, que podría suceder si los hogares decidieran ser más cautos con sus hábitos de consumo debido a la incertidumbre del escenario macroeconómico.

Si los precios del petróleo vuelven a caer, podría haber un efecto negativo en la confianza de los inversionistas y en la inversión, así como un mayor impacto en las cuentas fiscales que obligue al Gobierno a tomar medidas adicionales.

¿Qué impacto tendría el alza de tasas de la FED?

En nuestro escenario base, un incremento de las tasas de la FED no debería tener un impacto fuerte en la actividad económica en Colombia. El retiro de estímulo monetario en Estados Unidos lleva un mensaje implícito de que la economía americana está mejorando, lo que debería ser positivo para el crecimiento del PIB colombiano en los próximos trimestres. Existe el riesgo de que los mercados financieros internacionales tengan una reacción inicial que lleve a una mayor depreciación del peso debido a una potencial reasignación de capitales hacia los Estados Unidos y fuera de mercados emergentes como Colombia. Pensamos que esto podría ser un factor que ponga un poco de presión al financiamiento del déficit de cuenta corriente así como a la inflación. Por este motivo, vemos la posibilidad de que el siguiente movimiento del Banco de la República sea una subida de la tasa de interés de referencia a principios de 2016.