Desaceleración y tensión laboral crean incertidumbre

La desaceleración de la economía fue confirmada con el resultado del crecimiento de 3,7 por ciento en el segundo trimestre del presente año. El hecho tiene efectos sobre el clima de los negocios en el país, pues el solo dato llevó al Gobierno a revisar a la baja la meta de crecimiento para el 2008, que ahora será de 4 por ciento y no de 5 por ciento como se había dicho en un principio.

POR:
septiembre 29 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-29

Sin embargo, el hecho de que la desaceleración sea mundial, hace que los inversionistas sigan viendo al país como una opción para la colocación de sus capitales. Las cifras de inversión extranjera en Colombia mantienen una buena dinámica, incluso contrario a lo que sucede en la mayoría de los países del mundo, donde el último informe de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (Unctad) revela que en el período enero-junio de este año se registró una caída del 28 por ciento. Un ejemplo de que la inversión extranjera directa sigue conservando un buen ritmo en Colombia, es el resultado de crecimiento de los primeros nueve meses del presente año, donde según la balanza cambiaria, entre enero y mediados de septiembre de este año acumuló un crecimiento del 24 por ciento. El año pasado, el aumento fue del 38 por ciento, lo que se convirtió un récord para el país. Es más, hace apenas una semana la brasileña Votorantim anunció un megaproyecto para la producción de lámina de acero en Barranquilla, por inversiones cercanas a los 1.500 millones de dólares, en donde se generarán unos 10.000 empleos durante el periodo de construcción y entre 1.500 y 2.000 puestos permanentes cuando la planta entre en operación. Sin embargo, la cifra de evolución del PIB aumenta la preocupación por lo que pueda pasar en los próximos meses, pues sectores clave como la construcción y la industria se encuentran prácticamente estancados y con pocas perspectivas de crecer en lo que resta del año. A nivel local, deja un mal ambiente la tensión laboral que vive el país por las huelgas de los empleados del Poder Judicial y de los corteros de caña de azúcar. A ello se suma ahora la probabilidad de un nuevo paro camionero y la protesta de los empleados al servicio del Estado. En lo que tiene que ver con la crisis de los mercados internacionales, a pesar de las caídas registradas en la Bolsa de Valores de Colombia durante algunas de las jornadas de la semana anterior, el país no ha tenido hasta ahora un gran impacto en la valorización de sus empresas. El Indicador de la Confianza en Colombia se mantiene en 75 por ciento. '' La inversión ex- tranjera en Co- lombia mantiene su dinámica, contrario a lo que sucede en el mundo”.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido