‘El desafío más grande está en las pensiones’

El economista Robert C. Merton es una de las voces más escuchadas del mundo en asuntos financieros.

POR:
mayo 23 de 2011 - 11:50 p.m.
2011-05-23

 

Para Robert C. Merton, uno de los economistas más versados en asuntos financieros, el sistema privado de pensiones que existe en Colombia ha funcionado, pero indica que a la gente le gustaría que ese sistema le definiera lo que va a recibir mensualmente y a qué edad precisa.

No en vano, sus trabajos relacionados con los determinantes en los precios de cierto tipo de acciones en la bolsa fueron definitivos para que, en 1997, recibiera el Premio Nobel de Economía, junto con dos profesores más.

Vinculado actualmente al prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts y a varias empresas privadas, Merton estuvo hace poco en Cartagena, durante el congreso anual de Asofondos, gracias a una invitación de Corficolombiana.

¿Cómo analiza la evolución de los mercados financieros actualmente?

Después de la crisis del 2008 es claro que hay necesidad de algunos cambios y que las causas son variadas. Hubo casos de mal comportamiento, ingenuidad o ambos por parte de personas vinculadas al sector financiero. Pero mi preocupación es, que si nos enfocamos solo en eso sería un error, porque no se trata únicamente de las personas, sino de los elementos estructurales.

¿Como cuáles?

Hay que mejorar la calidad de la información que existe. Dicho eso, siempre vamos a estar expuestos a una crisis potencial, porque incluso si se mejora para hacer los sistemas más seguros, siempre habrá apetito por el riesgo.

Es como un avión de alta tecnología que ahora se usa para volar en condiciones más difíciles que antes.

Entonces…Debemos estar más preparados para manejar las crisis, porque la posibilidad de que vuelvan es muy grande.

¿Qué sugiere?

Está el tema de quienes están involucrados con regular el sector. Es claro que la gente tiene que entender lo que sucede, lo cual es muy complejo y evoluciona mucho.

En otras palabras, quienes tengan el rol de gerentes, miembros de junta o supervisores deben saber cómo funciona el sistema y contar con la capacidad de hacer preguntas. No se trata de ser muy técnico, sino de comprender qué pasa.

Las críticas a las innovaciones financieras no han cesado…

En el caso de los derivados tuvimos áreas que funcionaron muy bien durante la crisis e, incluso, mejor que otros mercados.

En otros casos no fue así, pero parte de la responsabilidad está en las entidades que emitieron los certificados que garantizaban el pago de un crédito. Eso, por ejemplo, revela la necesidad de un sistema de compensación centralizado para saber qué pasa en todas partes.

Algo así reduciría los riesgos sistémicos.

¿Eso es posible?

Es posible si se hace bien. Además implica cierto grado de estandarización, lo cual compromete unos costos, pero es factible. Hacer un sistema más seguro requiere tener mejor información y ejecutar las cosas de manera más eficiente.

Pero ha habido más regulación…

Es que cuando las normas las hace el Congreso y no los reguladores, introducir cambios es muy difícil, así sean necesarios.

¿Cuál es el mayor reto?

Hay una serie de desafíos económicos en el mundo de hoy y tal vez, el más importante es el de las pensiones, porque existe en todas partes. En unos casos tiene que ver con el cambio en la fuerza laboral y en otros, con el nuevo perfil de edades de los beneficiarios.

Yo creo que para resolverlo hay que usar las herramientas más sofisticadas de la tecnología financiera. El problema es inmenso, pero tiene solución.

¿Cómo ve a Colombia?

El sistema privado que existe aquí ha funcionado bien, anotando que en general los tiempos han sido buenos.

Pero a la gente le gustaría que el sistema le defina lo que va a recibir. Es decir, que le digan que si trabaja tantos años y hace sus aportes, recibirá cierta cantidad mensual cuando tenga la edad precisa. El proceso es muy diferente si la responsabilidad recae en el individuo. Por eso el desafío es usar el segundo caso para que se parezca al primero.

¿De qué manera?

Hay sólo tres posibilidades de aumentar la pensión: ahorrar más, trabajar más tiempo o tomar mayores riesgos.

Innovación: su éxito está en la adaptación

Las innovaciones van a continuar. Dicho lo anterior, sólo unas pocas funcionan, y la manera de responder es adaptándose. Sin embargo, hay muchas fantasías alrededor del tema. 

Un ejemplo es el de los fondos de pensiones que invierten mucho en acciones y su riesgo implícito es mucho más grande que si se usan los instrumentos financieros nuevos para limitarlo, pero uno no ve señales de alarma en ese caso, porque la gente está acostumbrada.
Además, la innovación va a tener lugar porque la necesitamos, y cuando existe la necesidad llega la respuesta. Hay que reconocer los costos y los peligros, pero los desafíos se pueden solucionar.

Siga bajando para encontrar más contenido