Desbordamiento del San Jorge afecta a 2.000 familias

Un censo consolidado ayer por la Gobernación de Córdoba reveló que 2.000 familias ribereñas del San Jorge están damnificadas por el desbordamiento del fin de semana.

POR:
julio 02 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-02

Los municipios con mayor número de afectados son Montelíbano, con 1.123 familias; La Apartada, con 702; Ayapel, con 105; y el corregimiento de Puerto Córdoba, en zona rural de Buenavista, con 73. Las aguas dañaron cultivos y potreros y dejaron millonarias pérdidas para campesinos, ganaderos y comerciantes de la subregión del San Jorge. Ayer fueron activados los comités locales de emergencia de los municipios afectados para canalizar las ayudas. La Defensa Civil y la Cruz Roja emprendieron labores de monitoreo a lo largo del río para ubicar a más familias afectadas y que no han sido incluidas en el balance oficial. Los damnificados empezaron a ser reubicados en casas de familiares, aulas de clases y algunos salones comunales. La directora de Atención y Prevención de Desastres de Córdoba, Patricia Anaya, dijo que de continuar las lluvias, la situación podría empeorar para otras poblaciones que cercanas al río. El caudal del río Sinú, que atraviesa a la mayoría de municipios cordobeses, incluyendo Montería, también se mantiene en aumento y amenaza con desbordarse. El mayor riesgo lo sufren Lorica, San Pelayo, Cotorra, Chimá y Momil. Organismos de socorro han identificado 33 puntos críticos por donde las aguas pueden romper las ‘bocas’ y ocasionar inundaciones similares o peores que las del año pasado, que dejaron más de 100.000 damnificados. Por otra parte, el derrumbe de roca y lodo del domingo en el Km 44 de la vía Florencia - Neiva, truncó la operación retorno de los turistas, que el puente visitaron Caquetá para las fiestas del San Pedro. “La topografía montañosa de la zona hace que en época de invierno se presente toda clase de eventos naturales, como deslizamiento permanente de rocas y material granular, pérdida de banca, flujo de lodos, hundimientos, aguas infiltradas y zanjas de gran magnitud”, explicó el ingeniero William Augusto Ramírez, director de Invías Caquetá. El cierre de la vía, que duró casi 48 horas, fue dramático para los transportadores y los ciudadanos.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido