No se descarta un incremento en la tasa de interés del BCE

Durante las últimas semanas la economía de la zona euro ha reportado noticias negativas, aumentando los temores frente a una posible desaceleración de la actividad económica en la región.

POR:
julio 31 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-31

A comienzos de julio se público la cifra revisada del PIB para el primer trimestre (0,7 por ciento trimestral y 2,1 por ciento anual, frente a 0,8 por ciento y 2,2 por ciento publicados anteriormente), el índice de actividad manufacturera de la zona (con 47,5 puntos desde 49,2 puntos en junio), y el IPC para junio, que creció 4 por ciento anual, 2 puntos porcentuales por encima de la expectativa de mediano plazo para el Banco Central Europeo (BCE). Bajo este escenario, los mercados de renta variable europeos han presentado jornadas de alta volatilidad y han cerrado en repetidas ocasiones con una tendencia a la baja. En el último mes los principales analistas internacionales han reconsiderado sus proyecciones de crecimiento de la zona. En el último comunicado del Banco Mundial (julio 2008) se incluye una reducción de 2,6 por ciento a 1,7 por ciento en la estimación de crecimiento de la zona euro para el presente año. El Banco Mundial advierte que los mayores retos para el crecimiento en 2008 están dados por el incremento en los precios de los alimentos y el petróleo, así como la crisis hipotecaria en Estados Unidos. Las presiones inflacionarias cada día toman más fuerza, aumentando los riesgos para las economías desarrolladas. En el último comunicado del 25 de julio, el miembro de la junta del BCE Klaus Leibscher advierte sobre una posible subida en las tasas de interés, aún bajo un escenario de desaceleración económica. Para Liebscher, aún se debe mirar con detenimiento el tema inflacionario, pues pese a que este mes el BCE subió 25 pbs su tasa de interés de intervención, aún hay expectativas de presiones inflacionarias derivadas de un espiral inflacionario. Es probable que los sindicatos pidan un aumento en los salarios como compensación al incremento en el costo de vida. Leibscher comenta que pese a los resultados presentados por la zona euro en el primer semestre, se podría esperar un cuarto trimestre de recuperación. De igual manera, el 2009 continuaría con un crecimiento débil pero en camino de recuperación. 7,2 por ciento se ubicó la inflación en junio en el país, por lo que en lo corrido del año ya llega a 6,0 por ciento. 4 por ciento es la inflación anual para la zona euro con corte a junio, 2 puntos por encima de la proyectada por el BCE. ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido