Descartan indicadores alarmistas del crédito

Decisión del Banco de la República de bajar su tasa de interés de referencia de 4 a 3,75% pretende reactivar el consumo entre los colombianos para estimular mayor crecimiento de la economía.

Edificios

Portafolio.co / Diego Santacruz

Edificios

POR:
febrero 24 de 2013 - 07:10 p.m.
2013-02-24

Además, la medida se tomó con la tranquilidad de las autoridades económicas de saber que la calidad de la cartera del sistema financiero sigue mostrando altos estándares de control y supervisión.

El propio ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, advirtió que los deudores mantienen un buen comportamiento con el pago de sus créditos y señaló que los indicadores de calidad se siguen monitoreando con el mayor cuidado posible.

Y es que las cifras sobre la morosidad son positivas, incluyendo el crédito de consumo, que por sus propias características es el que registra uno de los mayores estándares de vencimiento. Según cifras de la Superintendencia Financiera, el indicador tradicional de calidad de cartera de consumo cerró el 2012 en 4,8 por ciento, cuando dos meses atrás estaba en 5 por ciento.

Esto es, cinco pesos de mora por cada 100 pesos prestados a los usuarios. Si bien es cierto el indicador mostró un leve deterioro en relación al 2011, no puede decirse que la calidad del crédito en Colombia está con las alarmas encendidas.

“Creemos que los hogares colombianos no están sobreendeudados en este momento y por eso la decisión de bajar las tasas de interés busca estimular el consumo y la inversión”, dijo el ministro Cárdenas.

Advirtió, sin embargo, que se monitoreará muy de cerca el nivel de endeudamiento de los hogares y la calidad de la cartera para evitar sorpresas en el futuro. Por su parte, el presidente de Bancolombia, Carlos Raúl Yepes, dijo que el crédito en su entidad crece a un ritmo de 14 por ciento que, si bien es inferior al registrado hace varios meses, es muy positivo en el contexto de la economía.

Cabe recordar que en el 2011 la cartera bancaria en Colombia crecía a tasas del 25 por ciento anual, lo que inquietó al Banco de la República y lo obligó a aumentar en ese entonces las tasas de interés. Ahora, con los recortes recientes, se espera que la demanda de crédito vuelva a reactivarse para estimular el consumo de los hogares y los programas de inversión de las empresas.

Por el lado del crédito comercial -precisamente aquel destinado al sector productivo-, su calidad también está en buenos niveles. El indicador tradicional de cartera cerró el año pasado en 1,9 por ciento.

Siga bajando para encontrar más contenido