Descentralización: agenda urgente para el nuevo Plan de Desarrollo

En días recientes, en el marco del Congreso Nacional de Municipios realizado en Bogotá, los alcaldes le hicieron un reclamo airado al Presidente de la República sobre el proceso de recentralización.

POR:
marzo 12 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-12

Así mismo, de la pérdida de autonomía de las entidades territoriales, a pesar de los esfuerzos que han realizado en materia de gastos para reducir el hueco fiscal en el país.

Y es que a propósito de las elecciones para Senado de la República y Cámara de Representantes, los candidatos a estas corporaciones públicas han descuidado en sus propuestas el tema de la descentralización en Colombia y las estrategias que se deberían debatir en el Congreso de la República para garantizar el desarrollo local y romper con las brechas regionales que existen en nuestro país.

Pasó otra legislatura y el Congreso de la República dejó morir nuevamente la fallida Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial, que tanto necesita el país para definir claramente las competencias entre la Nación, los departamentos, municipios y distritos, pero especialmente para discutir con todos los sectores de la sociedad civil y los representantes de las entidades territoriales, el modelo de ordenamiento que requiere Colombia en el futuro.

A pesar de estar incluido en el Plan Nacional de Desarrollo 2006 - 2010 y de constituirse en una obligación constitucional, como ha sucedido en los últimos años, ni el Gobierno Nacional ni el Congreso de la República mostraron su disposición de impulsar y aprobar esta norma.

Voces regionales como el 'voto Caribe', que claman por una mirada a nuestras entidades territoriales, evidencian el cansancio por el descuido de la Nación a municipios y departamentos, que en su mayoría son azotados no sólo por los fenómenos de violencia y el conflicto armado, sino por la pobreza y la inequidad.

Pero no es con pañitos de agua tibia que se resuelven estos problemas regionales, en su mayoría de carácter estructural, sino con una discusión a fondo sobre nuestro modelo de desarrollo y de ordenamiento territorial, que le permitan a las regiones garantizar las capacidades de autosostenibilidad y competitividad en el mundo global.

De esta manera, proyectos como la vivienda de interés social, los planes maestros de movilidad, la infraestructura vial y de servicios públicos, entre otros, podrán diseñarse desde las entidades territoriales con un verdadero criterio de planificación urbana y regional para beneficio de las comunidades, sin una indebida intervención de la Nación en asuntos que le corresponden de manera autónoma a los departamentos y municipios.

Se esperaría del entrante Congreso de la República y del nuevo Presidente, con su equipo, un compromiso claro de abordar los problemas que afronta la descentralización y definir -de una vez por todas- el modelo de desarrollo y ordenamiento territorial que necesitamos en Colombia.

* MIEMBRO DE LA RED DE INICIATIVAS PARA LA GOBERNABILIDAD, LA DEMOCRACIA Y EL DESARROLLO TERRITORIAL, RINDE

Siga bajando para encontrar más contenido