¿Qué hacer para desechar las emociones negativas?

¿Qué hacer para desechar las emociones negativas?

Finanzas
POR:
marzo 13 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-13

EFE Reportajes /. Para que la vida tenga sentido y sea posible disfrutarla al máximo, los psicólogos Mercé Conangla y Jaume Soler, artífices del término ‘ecología emocional’, sugieren que disfrutemos cada día de la existencia, sea cual sea nuestro laberinto personal y las dificultades para acceder a la meta. En Corazón que siente, ojos que ven, sus autores animan a seguir unos determinados pasos para reforzar los puntos fuentes, si se es feliz, o para cambiar la existencia con perseverancia, fuerza de voluntad y trabajo diario si no nos entusiasma nuestro destino, “porque es la única manera de que nuestros deseos y sueños se hagan realidad”, aseguran. “Seguir castigándose por el destino no es ninguna solución y si vamos a vivir 650.000 horas, en caso de llegar a los 75 años, hay que plantearse si se quiere ser figurante o protagonista de su propia vida, dejar de quejarse y pasar a la acción”, reflexionan Conangla y Soler. Los autores proponen reflexionar sobre las fuerzas de las que dispone, cómo gestionarlas y hacer hincapié en las energías emocionalmente ecológicas, renovables, sostenibles y limpias como la creatividad, el amor, la voluntad libre y responsable, la gratitud, la compasión, la ternura, la generosidad y el placer, con las que gozará de un óptimo nivel de vitalismo. “Si, por el contrario, se conecta con ‘energías contaminantes y tóxicas’, productoras de violencia y destrucción, como el rencor, el resentimiento, el odio, la coacción o la ira, el individuo puede acabar aparcado en un territorio de mera supervivencia o hundido”, dicen. También hay que evitar “fugas de energía” que se producen cuando nos empeñamos en cambiar a los demás, miramos algo que no nos gusta, convivimos con personas tóxicas, intentamos mantener relaciones enfermizas, pretendemos ser perfectos, ayudamos a alguien que no quiere ser ayudado, añoramos el pasado, vivimos distraídos, alimentamos el orgullo, intentamos cumplir las expectativa de los demás”, insisten. Experiencia de los autores La psicóloga y escritora Mercé Conangla está especializada en temas de inteligencia emocional y entrenamiento en competencias de liderazgo. Como con- sultora está especializada en psicología de las organizaciones. El psicólogo Jaume Soler cuenta con más de treinta años de experiencia como especialista en desarrollo de equipos y recursos humanos y ha desarrollado su trabajo en diversas empresas del sector industrial y sanitario. Es cocreador, junto con Conangla, del concepto de ‘ecología emocional’ que se despliega en sus libros ‘La ecología emocional’ y ‘La vida viene a cuento’. Experimentar nuevas formas de vivir, la meta Los psicólogos Mercé Conangla y Jaume Soler proponen, además, encontrar “la melodía única e irrepetible de nuestra propia vida, con pautas como vivir en el tiempo, asombrarse, aprender, soñar, agradecer, rebelarse y crecer”. Ellos aseguran que es cuestión de elegir: “o dejas pasar la vida, vegetas, lloras, te quejas y eres una carga para los demás o decides seguir aprendiendo, gozando, soñando proyectos y llevándolos a la realidad, experimentando nuevas formas de vivir, mejorar la calidad de nuestras relaciones y aportar algo bello, bueno y sabio a la humanidad”. Los autores no se olvidan de las pérdidas, de la vejez, del sufrimiento, la soledad o la muerte, pues esconderlos no significa que no existan y aconsejan prepararse para estas asignaturas antes de que lleguen. “Es preferible aprender a nadar antes de que naufrague el barco, ya que el pánico no dejará que aprendas en ese momento”, puntualizan. Una buena táctica es preguntarse cada mañana si hoy será el último día de mi vida. “Y así podremos diferenciar claramente entre problemas e inconvenientes, entre lo esencial y lo superfluo y entre la tontería y lo importante”. Algunas personas aseguran que en esta vida no han tenido suerte, “aunque no son conscientes de que la suerte se la fabrica uno mismo y que tú puedes ser lo que quieras, eso sí, pagando los peajes correspondientes”. Tener una buena vida, una buena relación y una buena vejez depende de la valentía con la que afrontemos salir del espacio de la comodidad, huyamos del miedo y accedamos al crecimiento como personas, un esfuerzo que merece la pena”, a juicio de sus auto- res. La vida es un arte que requiere tiempo, trabajo, esfuerzo y amor, todo ello compartido con las personas allegadas, por lo que deberíamos analizar la calidad de esas relaciones y responder “si vemos a los demás como rivales o colaboradores”, advierten. ANDRUI