Desempleo recuerda que la crisis no ha terminado los jóvenes son los más afectados en la eurozona

Desempleo recuerda que la crisis no ha terminado los jóvenes son los más afectados en la eurozona

POR:
febrero 02 de 2013 - 05:00 a.m.
2013-02-02

k BRUSELAS/AFP El desempleo en la zona euro se mantuvo en diciembre estable con respecto al mes anterior, pero aumentó significativamente en un año y sigue siendo, según los analistas, uno de los claros síntomas de que la crisis está lejos de haber quedado atrás. En los 17 países de la zona euro, el desempleo se mantuvo "estable" en 11,7 por ciento en diciembre del 2012, es decir que 18,715 millones de personas estaban sin trabajo ese mes, informó ayer la oficina de estadística Eurostat. La tasa, sin embargo, "aumentó significativamente" en un año, según Eurostat, ya que a fines del 2011 había registrado 10,7 por ciento. Los datos más muestran los grandes desequilibrios entre los países del norte y del sur de Europa. Mientras que en Austria el desempleo fue de 4,3 por ciento, y en Alemania y Luxemburgo de 5,3 por ciento (en ambos casos), en España fue de 26,1 por ciento. En España, pese a que el desempleo tuvo un ligero descenso con respecto a noviembre, cuando registró 26,2 por ciento, la situación del mercado laboral es a todas luces una tragedia. Tan solo en el 2012 han desaparecido 850.500 puestos de trabajo en ese país, cuarta economía de la unión monetaria, una situación que empeora cada año desde que en el 2008 estallara la burbuja inmobiliaria, hasta ese entonces principal motor del crecimiento. En Grecia el desempleo fue de 26,8 por ciento. Pero las cifras en esa nación son de octubre, según Eurostat. Los datos son catastróficos en particular para los más jóvenes. El 24 por ciento de los menores de 25 años del bloque estaba sin trabajo en diciembre del año pasado. En Alemania, un 8 por ciento de la población activa, menor de 25 años, estaba sin trabajo en diciembre. En Austria fue de 8,5 por ciento y en Holanda, 10 por ciento. ¿LUZ AL FINAL DEL TÚNEL? Aún así hay datos alentadores. Ayer se conoció que la inflación en la zona euro alcanzó la meta del 2 por ciento del Banco Central Europeo (BCE) en enero, al descender 0,2 puntos con respecto a diciembre, según Eurostat. Este dato de inflación es el más bajo registrado desde noviembre del 2010. Apesar de que el desempleo se mantuvo estable y que la inflación ha descendido, "es demasiado pronto para pensar que la situación se ha revertido", consideró Christian Schulz, de Berenberg. "Hay muchos indicadores que pronostican que la zona euro podría salir de la recesión en la primavera del 2013. Pero para que el mercado laboral se reactive, se necesitará mucha paciencia", añadió. "Pese a que los datos indican mejorías en la actividad económica, las empresas que analizan la evolución del empleo dan pocas señales de optimismo; por lo contrario, sugieren que la situación podría empeorar", según un análisis Capital Economics. Desde hace un tiempo hay un sentimiento de que lo peor de la crisis ha quedado atrás y ya nadie habla del fin del euro o de la eventual salida de un país del bloque, sobre todo tras la cumbre de junio del año pasado, en la que los líderes europeos se comprometieron a avanzar en una unión bancaria para la zona euro, con un supervisor único europeo, y el anuncio del BCE en setiembre de que estaba dispuesto a comprar deuda de los países más amenazados en los mercados secundarios. Sin embargo, no se puede cantar victoria, advierte Jean Pissany-Ferry, del centro de Reflexión Bruegel, quien recordó que todos los países del sur enfrentan la posibilidad de vivir una "década pérdida". Y entre varias zonas de peligro, el experto advierte que muchos países del norte "siguen interpretando la crisis como un fracaso de algunos países en cumplir con ciertos dictados, especialmente la regulación fiscal de la Unión Europea". Más aún, "los países del norte creen que la austeridad es la madre de todas las reformas", concluyó el experto. .

Siga bajando para encontrar más contenido