Deslizamiento en Nariño deja 15 desaparecidos

El lunes, cuando faltaban 10 minutos para las 6 de la tarde, un alud sorprendió a 15 humildes campesinos de la vereda Moncayo, del corregimiento Escandoy, en el municipio de La Cruz.

POR:
diciembre 14 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-12-14

Lo paradójico es que algunas de las víctimas, reportadas como desaparecidas, habían subido desde la cabecera municipal para convencer a sus seres queridos de que abandonaran la zona por temor a un deslizamiento y protegieran sus vidas. "Un primo se había ido el domingo desde La Cruz hasta la vereda para convencer a la familia de que salieran de sus casas porque corrían mucho riesgo, pero lamentablemente la montaña se les vino encima", dijo Samuel Bolaños, en medio de la zozobra y la pena por conocer la suerte de sus familiares. La vereda Moncayo está a 2.230 metros sobre el nivel del mar, queda debajo de la vereda El Troje, que se eleva a 2.760 metros. Ese lunes un enorme desprendimiento de tierra generado en El Troje cayó sobre Moncayo y la sepultó, y, de paso, represó el río Mayo, que atraviesa la vereda. "Al río Mayo llegó material en una caída libre de unos 200 metros", dijo Guido Gallardo, del Parque Natural Volcánico Doña Juana, aledaño a la zona de la tragedia. El desprendimiento del material arrasó con la escuela del pueblo, de la que sólo quedó una puerta y parte del baño, y se llevó por delante tres casas, una de ellas habitada por 11 personas. Los demás pobladores ya se habían marchado ante la amenaza que representaba el lugar. La vereda Moncayo, que desapareció del mapa con la avalancha, estaba conformada por 25 viviendas levantadas con bahareque y barro. Quedaba a una hora de distancia de la cabecera municipal por carretera destapada, la rodeaban empinadas y despobladas montañas. Sólo hasta la madrugada de ayer se pudieron iniciar las labores de búsqueda con la llegada de 12 rescatistas del Cuerpo de Bomberos de Pasto y 20 de la Defensa Civil de la capital nariñense, apoyados por los helicópteros de la Fuerza Aérea dispuestos para el envío de herramientas y máquinas para remover la tierra y las piedras. Lo que más suplicaban ayer los voluntarios era el envío de gatos hidráulicos, palas, picas y carpas. Alexander Realpe dijo, al caer la tarde, que era muy poco probable encontrar personas con vida en el lugar del desastre porque el deslizamiento de tierra era de grandes proporciones.ADRVEG

Siga bajando para encontrar más contenido