Desmontar subsidios, clave para lograr la competitividad

Esa fue una de las principales conclusiones que se dieron en el primer foro del proyecto Diamante Caribe y Santanderes, que se realizó en Bucaramanga. El evento contó con una asistencia cercana a las 1.200 personas.

La exsenadora Cecilia López fue una de las invitadas al foro realizado en Bucaramanga.

Jaime Moreno

La exsenadora Cecilia López fue una de las invitadas al foro realizado en Bucaramanga.

Finanzas
POR:
julio 18 de 2014 - 01:04 a.m.
2014-07-18

Esta estrategia de integración territorial es promovida por Findeter, la Fundación Metrópoli y Portafolio, con el objetivo de fomentar la competitividad de esta región, mediante la evaluación de debilidades y fortalezas, que permitan aunar esfuerzos con resultados a mediano y largo plazo, que mejoren las condiciones de vida de los ciudadanos.

Durante el foro ‘Los desafíos del sector agropecuario para un campo más competitivo y productivo’, realizado en el auditorio Luis A. Calvo de la Universidad Industrial de Santander (UIS), se reveló que en los últimos 4 años el Gobierno destinó 7 billones de pesos a subsidios.

El ministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde, analizó que esos recursos para subsidios al campo no lograron beneficiar en gran proporción a los sectores que recibieron los dineros.

“No beneficiaron la calidad y tampoco mejoró la comercialización. Por ejemplo, la Federación Nacional de Cacaoteros comparte con nosotros esta posición y quieren tecnificar para renovar cultivos y generar riquezas”, señaló Lizarralde, quien calculó que para atender los estragos de la sequía en el Caribe y los santanderes se necesitan cerca de 47 billones de pesos durante los próximos diez años.

Por su parte, el representante para Colombia del Banco Interamericano para el Desarrollo (BID), Rafael De la Cruz, recomendó que el país debe pasar a una economía altamente competitiva y dejar de ser subsidiada. Para el economista venezolano, quien llegó al país hace algo más de dos años, es clave redireccionar esos auxilios hacia una mayor inversión en bienes públicos, como carreteras secundarias y terciarias, servicios de salud, planes de riego, servicios tecnológicos e inversión social, los principales dolores de cabeza y atrasos del campo colombiano.

RADIOGRAFÍA NACIONAL

Alfonso Vegara, presidente de la Fundación Metrópoli, líder y cogestora de esta iniciativa, señaló que en sondeos en los que participaron más de 2.000 líderes de los nueve departamentos, que conforman la región Caribe y los santanderes, se determinó en más de 600 cuestionarios que el territorio es el elemento más valorado en esta zona del país.

“Hay una gran sensibilidad en el tema de la conectividad con los mercados globales. El Caribe, después de la costa mediterránea, es el segundo destino turístico del mundo. El Diamante tiene un gran potencial para ser líder en turismo y, a través del río Magdalena, se deben conectar las dos zonas”, afirmó Vegara. Para el empresario y directivo gremial de Santander, Eudoro Acevedo, es clave que el Gobierno estructure iniciativas de largo plazo, pues es la única manera de garantizar inversiones estratégicas, tanto del sector público como del privado.

Entre otras conclusiones, quedó claro que la voluntad política y las sinergias serán definitivas para empezar a ver resultados concretos, por ejemplo, en la conformación de clústers regionales con alto nivel competitivo.

SE REQUIEREN US$ 2.000 MILLONES

El presidente de Findeter, Luis Fernando Arboleda, manifestó que se requieren 2.000 millones de dólares que permitan financiar los 65 proyectos que saldrán de los estudios del Diamante Caribe y Santanderes que, a través del Departamento Nacional de Planeación, serán incluidos en el Plan Nacional de Desarrollo. “En el mejoramiento de la calidad del agro y la tecnología vamos a definir cinco programas piloto en el país como la trazabilidad del ganado que se implementará en Córdoba”, dijo el funcionario.

Arboleda enfatizó que los departamentos del proyecto compartirán sus mejores experiencias para mejorar en las áreas más sensibles. “En Bucaramanga, que se destaca por su buena educación, tenemos 105.000 universitarios para un millón de habitantes. En Barranquilla, donde hay dos millones de habitantes, existen 85.000 universitarios, y en Cartagena, con la misma población de Bucaramanga, solo hay 42.000”, concluyó el presidente de Findeter.