Y después de Uribe ¿qué?

Esta es una pregunta que tiene varias respuestas, respuestas que son necesarias analizar a fondo, inclusive la negativa del presidente Uribe a permanecer más en el cargo.

POR:
noviembre 30 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-30

La primera pregunta que debemos hacernos los colombianos con todos los elementos de juicio debe ser: ¿qué tan buena o qué tan mala es una tercera reelección?, para eso es necesario hacer juicios de sentido común. El primero es cómo estaba Colombia y cómo esta ahora después de dos períodos de Uribe, pero también debemos preguntarnos, qué se ha dejado de hacer como complemento ideal de situaciones que han cambiado. La segunda gran pregunta es: ¿qué sería si hubiéramos caído en manos de políticos inescrupulosos? El país estaría gobernado por el clientelismo y malandrines de toda calaña. Y si el país le hubiera creído al doctor Carlos Gaviria, no estaríamos en nada, porque el doctor Carlos Gaviria a falta de programas se valió de los defectos de Uribe para criticar, más no para ofrecer soluciones. Me imagino al doctor Gaviria haciendo campaña contra la dictadura de Uribe, ¡si éste resuelve lanzarse! La tercera pregunta que no es precisamente un cúmulo de elogios para el presidente Uribe, sino un sencillo y común análisis de lo que vemos la gente del pueblo, ¿por qué un Presidente de la talla de Uribe ha atacado los mayores y más grandes problemas del país como la pobreza, el desempleo, la educación y otros ítems destacándose la corrupción y la seguridad, que son el mayor flagelo del país de Latinoamérica y del mundo, ¿con pañitos de agua tibia?, ¿será que al Presidente se le subieron a la cabeza demasiado las teorías medievales y tradicionalistas de Harvard? Personalmente creo que sea eso, porque por otro lado, él es un paisa ‘verraco’ y echado para adelante. Estos males que agobian no precisamente a los dueños del crecimiento y desarrollo, sino a los que carecen de todo, borran gran parte de lo bien hecho por el presidente Uribe, pero algo peor aún, aumentan la brecha cada vez mayor entre poseedores y desposeídos. No creo que sea falta de inteligencia y visión de Uribe, sino física falta de voluntad política. Estos problemas son tratables, así se tenga que recurrir a reestructuración del Estado a fondo. El pueblo, poseedores y desposeídos, está dispuesto a apoyar cambios radicales para acabar con la brecha social profunda que perjudica a todos, entre otros, el mismo desarrollo y el liderazgo del Presidente. Lección para los colombianos. Primero: si hubiera reelección, ésta no debe ser incondicional para seguir con lo mismo. Segundo: si no hay reelección, nos debe quedar una gran lección para no perder lo bueno de Uribe y entrar a exigir y actuar con madurez y responsabilidad. Tercero: debemos aprender a vivir sin Uribe, es decir, entrar a una nueva sociedad donde tengamos realmente no solo vos y voto verdaderos, sino autogestión. Debemos entrar a formar parte de una nueva generación de políticos y no esperar a que los corruptos actuales, que son casi todos, salgan de las cárceles para que sigan delinquiendo y engañando al sufrido pueblo colombiano, como si fueran predestinados por la divina providencia para plagar y seguir plagando el hambre y la miseria entre nuestros pueblos, como dijera Simón Bolívar en Panamá, refiriéndose a Estados Unidos. Gumercindo Gómez Caro. Presidente Colchones Eldorado El pueblo está dispuesto a apoyar cambios radicales para acabar con la brecha social”.

Siga bajando para encontrar más contenido