Destruyendo estadísticas

En el caso de las estadísticas sobre producción de cultivos ilícitos en Colombia, el Gobierno muestra, de nuevo, su talante. No son pocas las ocasiones en las cuales, cuando una cifra no le gusta a los funcionarios de la actual administración, proceden a descalificar las metodologías, las organizaciones y las personas. En lugar de argumentos, utiliza su enorme capacidad de influencia en la opinión pública, para desvirtuar las cifras que incomodan.

POR:
julio 02 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-02

En esta ocasión, el enfrentamiento es con la Oficina Contra la Droga y el Delito, una de las agencias del Sistema de Naciones Unidas, la cual, desde 1999, por una solicitud del Gobierno colombiano ha venido realizando la medición. El Gobierno ha manifestado ‘dudas sobre la metodología utilizada’. Un funcionario expresó: “Ellos incluyeron unas áreas que antes no habían detectado, tuvieron inclusive un satélite nuevo, tenemos serias dudas y ha habido una discusión enorme sobre la metodología que usaron para sacar esas conclusiones”. Creo que todas las mediciones son susceptibles de mejorar y esto es un proceso que siempre debe estar lleno de discusiones, argumentos y posiciones. Para ello, lo más adecuado es documentar los temas y los cambios. El documento, sobre el monitoreo de cultivos de coca, disponible en la red (http://www.unodc.org/colombia/es/index.html ‘Monitoreo de cultivos de coca’), incluye un capítulo de 12 páginas con las explicaciones sobre la metodología. Sería muy bueno, que el Gobierno presentara, también de forma escrita, un documento con sus sólidas y técnicamente motivadas razones para descalificar el informe. Eso hubiera sido lo correcto. He leído el informe, y allí dan una explicación sobre las razones y beneficios para una mejor medición, de haber incluido imágenes de un nuevo satélite. Las mismas parecen ser producto de un trabajo metódico y de un proceso de decisión documentado y calmado. No de la alharaca y calentura de un momento. Lo más importante es que están allí de forma pública, para ser debatidas y rebatidas. Eso es un importante signo de transparencia. El país sigue presenciando, de forma reiterada, la manera como este Gobierno destruye las estadísticas. Rompe las series y cambia las metodologías. Los casos son múltiples y recurrentes y eso va destruyendo uno de los patrimonios sociales más importantes: las series de datos, la información con la cual se toman decisiones. Advierto el enorme peligro de dejar a Colombia sin estadísticas serias, creíbles y confiables. Eso nos costará mucho, y ojalá ello no nos esté conduciendo a tomar decisiones equivocadas. No es una pelea más, es la reiteración de un comportamiento claro de destrucción, no de cultivos ilícitos, que al parecer no es tan exitosa, sino de estadísticas, que ojalá no sea exitosa. '' No son pocas las ocasiones en las cuales cuando un cifra no le gusta a los funcionarios de la actual administración, proceden a descalificar las metodologías.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido