Deterioro de la memoria comienza a partir de los 40 años pero es posible retardarlo, afirma estudio

Se puede estimular la mente con simples juegos de cartas, la lectura e incluso ejercicios físicos y el baile con los que se ayuda a potenciar al cuerpo.

POR:
septiembre 05 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-05

Se sabía que el envejecimiento del cerebro se inicia al cumplir los 20 años, edad a la que comenzamos a perder, en poca cantidad a la vez, células cerebrales, las cuales experimentan también una reducción del proceso de fabricación de substancias químicas necesarias para su funcionamiento.

Cuantos más años tenga una persona más podrán estos cambios afectar su memoria, mermando la capacidad del cerebro para almacenar la información o para recordarla.

Lo que se desconocía es que el deterioro de las capacidades mentales, a medida que se envejece, se hace constante a partir de los 40 años antes de acelerarse en los años previos a nuestra muerte.

Al menos es lo que dicen unos científicos de la Universidad de Gotemburgo en Suecia que, durante 30 años, han seguido a 288 hombres y mujeres desde los 70 años hasta su muerte.

Unas pruebas de velocidad perceptual, habilidad espacial y función verbal han mostrado que algunas capacidades cognitivas empiezan a disminuir drásticamente cinco años antes de morir.

Esto sí, la mayoría de las personas alcanzan el máximo de su actividad mental entre los 35 y los 40 años, según los investigadores.

Siempre habrá excepciones, y de hecho, al margen del rigor científico, hay muchos personajes relevantes que concibieron sus grandes obras antes o ya de muy adultos.

Mozart, genio austriaco de la música clásica, alcanzó la cumbre de su arte en 1786 con su pieza La nozze di Figaro, tenía 30 años, y falleció a los 35.

Por contra, el físico Albert Einstein presentó en 1950, tenía 71 años, su Teoría unificada de campo en un artículo titulado 'Encima de la Teoría Generalizada de la Gravitación'.

Para no perder la memoria

La pérdida de memoria, por lo tanto, no es exclusivamente una cuestión de edad. Según las conclusiones de un estudio de la Universidad de Singapur, las personas que no duermen, aunque sea solo por una noche, sufren 'apagones' o interrupciones de la atención y el procesamiento visual.

Estos trastornos se deben a la reducción de la actividad en las regiones frontal y parietal del cerebro, unos 'centros de comando' en las personas privadas de sueño.

En este caso, descansar y dormir convenientemente ayudaría a recuperar la atención y la memoria, aunque existen varios métodos para que el cerebro no pierda sus capacidades, cada uno de ellos con sus propios beneficios.

Sin duda, la manera más sencilla de mantener activa la mente es hacer ejercicios que ayuden a reforzar las interconexiones, o crear nuevas ramificaciones, entre las neuronas.

A las personas que les gustan los juegos, pueden aprovechar para echar una partida de ajedrez, hacer crucigramas o jugar al bridge.

También el aprendizaje de un idioma nuevo puede ser muy útil
para el refuerzo de la conexiones cerebrales y la memoria.

Asimismo, la estimulación numérica potencia la capacidad numérica y el cálculo, la lógica beneficia el razonamiento, los sudokus permiten mejorar la capacidad de resolución.

Recordar las poesías de la jueventud, aprenderse nuevas canciones y leer también mantienen activo el cerebro.

El yoga, las artes orientales el baile, caminar, montar en bicicleta y o simples ejercicios físicos, ayudan a estimular la mente y a potenciar el cuerpo y, de paso, conseguir un cerebro sano que en la vejez conserve todas sus facultades.

Siga bajando para encontrar más contenido