No se detiene camino de Colombia en búsqueda de biocombustibles que sustituyan energías fósiles

Eso demuestra un convenio que Ecopetrol, a través del Instituto Colombiano del Petróleo (ICP), firmó con Colciencias para apoyar la investigación em este campo.

POR:
julio 15 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-15

El acuerdo, que durará cinco años, prevé promover estudios para el mejoramiento del desempeño técnico y financiero del sector energético, así como la transferencia tecnológica y la capacitación en aspectos técnico-operativos, comerciales y de gestión.

"A través de este convenio se unirán esfuerzos tanto económicos como de capacidades científicas, con que cuenta el país, con el objeto de lograr un mayor desarrollo de los sectores de hidrocarburos y energético nacionales", dice en comunicado de prensa Dionisio Laverde, jefe del Programa de Investigaciones en Energía y Minería de Colciencias.

Los aportes de cada Institución se definirán anualmente, de acuerdo con los proyectos que apruebe un Comité Ejecutivo, donde tendrán asiento funcionarios de las dos entidades, y que luego serán declarados elegibles por el Consejo Nacional de Energía y Minería.

"Este convenio es el resultado de una larga trayectoria donde Colciencias ha cofinanciado diferentes proyectos presentados por Ecopetrol- ICP a lo largo de los últimos años, en asocio con otros miembros de la comunidad científica nacional, y marca el inicio de una actividad conjunta de manera más oficial", indica la entidad.

En la actualidad, hay 120 grupos de energía en las universidades del país que están investigando en la materia. Ahora, por cada seis pesos que ponga Colciencias, Ecopetrol pondrá cuatro más para apoyarlos.

Provienen de desechos agrícolas

Uno de los temas en los que se tiene pensado trabajar actualmente es en el de los combustibles de segunda generación.

Manlio Coviello, funcionario de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL, de Naciones Unidas), quien visitó recientemente el país para asistir al Segundo Congreso de Energía Andina y del Caribe que se llevó a cabo en Bogotá, explica que mientras los de primera generación son el resultado de cultivos como la caña o la palma, los de segunda generación provienen de los desechos agrícolas.

Siga bajando para encontrar más contenido