Detrás de la fachada

Temas como el ataque al campamento de ‘Raúl Reyes’ y la toma por parte del Gobierno de Correa de activos de 195 compañías del Grupo Isaías, dentro de los cuales se encuentran tres de los principales canales de televisión privados del Ecuador y una de las mayores emisoras de oposición, que no forma parte de este, han servido para distraer la opinión y permitirle al Gobierno recuperar apoyo de ciertas organizaciones de izquierda, en especial indígenas.

POR:
julio 17 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-17

Lo cierto es que, al igual que en Venezuela, el Gobierno de Correa cuenta con el soporte de los ingresos petroleros, pero hay claros síntomas de tensión política y creciente oposición, en medio de la creación de una nueva constitución por una Asamblea Constituyente, controlada por el partido de gobierno, Alianza País. Hasta hace poco, los volátiles grupos que soportan a este partido venían aumentando sus críticas al Gobierno de Correa. Entre ellos, más de quince movimientos, dirigidos por el ex sacerdote Eduardo Delgado, el indígena Jorge Guamán, Humberto Cholango, Napoleón Saltos, etc. Las reproches han ido, desde el incumplimiento de las promesas de campaña, el que sea neoliberal, el manejo de enormes partidas presupuestales para entregarlas a los amigos, hasta el costo de vida y el desempleo. Lo mismo que en Venezuela, Correa y sus voceros se han limitado a contestar que le están haciendo el juego a la derecha y, naturalmente, al Imperio. Pero tiene claro, que las fuerzas de izquierda que lo apoyaron pueden cambiar radicalmente en cualquier momento. La renuncia del Presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, cuando se le exigió ‘fusilar’ el texto constitucional, fue el primer campanazo. Para cumplir con el plazo fijado y ante la creciente oposición a la nueva Constitución, donde recientemente cinco de cada diez habitantes en Guayaquil y cuatro de cada diez en Quito, se oponían, no quedaba otro camino que forzar la marcha y presentar un mamotreto de más de 500 artículos. En este, todos han metido la mano. Desde los famosos españoles, que se han dedicado a producir textos constitucionales populistas y de izquierda en América Latina, hasta unos lunáticos que pretenden introducir el llamado ‘Sumak Kawsay’, que sería una práctica de convivencia ancestral, que sirve como instrumento para la ‘descolonización de la vida’. Apoyados en dos personajes como para Ripley, Iván Illich y Serge Latouche. El primero, sostiene, entre otras cosas, que no deben existir la escuelas, porque inculcan una doctrina en decadencia; la atención médica debe venir de profanos; no debe haber automóviles privados, porque establecen privilegios que agobian a la mayoría. El segundo, perdió la fe en la economía, el crecimiento, el desarrollo, etc., porque ella, es algo ajeno, propio de la cultura occidental. La toma de los activos del Grupo Isaías, se hizo partiendo de la deuda del Filanbanco con la Agencia General de Depósitos. Para ello, se acudió a un argumento que pasa por encima de la ley y que cada vez más se utiliza en ciertos países: la legitimidad pública, declarada por el Ejecutivo. Ello llevó a pedirle la renuncia al Ministro de Finanzas y presidente de dicha Agencia, quien se opuso abiertamente a la medida. ¿Cómo sería la violación? Este ministro, Fausto Ortiz, había demostrado ser un funcionario pragmático, que le había dado seriedad y seguridad a su cartera y se preparaba para lanzar un nuevo paquete de crédito externo, aprovechando los ingresos petroleros. Lo sustituyó, Wilma Salgado, de quien se dice que tiene muy pocos conocimientos y experiencia en materias macroeconómicas, pero es aprobada abiertamente por Ricardo Patiño, quien apoya la declaración, nuevamente, de la ilegitimidad pública de buena parte de la deuda contraída por Ecuador en el pasado. Como se puede observar, no todo es color de rosa y el pueblo ecuatoriano deberá preparase para la Constitución que viene, pero más grave aún, para su implementación, y para la acción de un gobierno, que cada vez se muestra más agresivo e irracional. alberto.schlesinger@usa.edu.co '' Al igual que en Venezuela, el Gobierno de Correa cuenta con el soporte de los ingresos petroleros.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido