Deudas hipotecarias ‘colgadas’ ya no se pagan con viviendas

De 9.402 daciones en pago que se registraron en lo más agudo de la crisis económica de la década pasada, se pasó a 174 en el transcurso del 2013.

Hasta octubre del año pasado, la banca había recibido inmuebles por un valor de 27.760 millones de pesos.

Archivo Portafolio.co

Hasta octubre del año pasado, la banca había recibido inmuebles por un valor de 27.760 millones de pesos.

POR:
enero 09 de 2014 - 03:40 a.m.
2014-01-09

La penosa situación que obligó a miles de familias colombianas en la década pasada a entregar sus viviendas a los bancos, ante la imposibilidad de pagar los créditos hipotecarios que sirvieron para comprar esas mismas casas, parece que es cosa del pasado.

Y es que de 9.402 daciones en pago registradas en el 2002, cuando el país atravesó por una de las más agudas crisis de los últimos tiempos, se pasó a solo 174 entregas de viviendas como parte de pago, lo que refleja, en buena medida, la mejora en la situación económica de los hogares colombianos.

El descenso en estas cifras se comenzó a dar de manera sostenida a partir del 2002, a la par con la mejora de la situación económica del país y ayudado por unas nuevas reglas de juego en materia de crédito hipotecario, que contribuyó a aliviar la carga financiera de las familias.

Según estadísticas del sistema, el sector financiero alcanzó a acumular, en lo más agudo de la crisis, daciones en pago por un valor cercano a los 1,5 billones de pesos, pues no era posible, por las condiciones de la economía, salir a vender esos inmuebles a medida que las entidades los iban recibiendo, tal como sucede ahora.

Para el año 2000, los bancos habían recibido 8.627 inmuebles (apartamentos, casas) por valor de 453.037 millones de pesos, según estadísticas de la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras de Colombia (Asobancaria).

De ese volumen, solo pudo vender el 67 por ciento, esto es, unas 5.817 unidades.

Sin embargo, a medida que la situación del país retornaba a la calma, el volumen de ventas de esos bienes aumentó, al punto que a partir del 2004 la relación se invirtió y era mayor el número de inmuebles vendidos que el que los bancos recibían como parte de pago de las deudas de sus clientes.

Por ejemplo, en el 2005, mientras las entidades recibieron cerca de 2.600 viviendas para cubrir las obligaciones de las personas que no podían continuar pagando sus deudas, las ventas de inmuebles recibidos con anterioridad sumaron cerca de 5.800 unidades.

Aunque hasta octubre del 2013 la banca había recibido 174 inmuebles por valor de 27.760 millones de pesos, como parte de pago de deudas hipotecarias ‘colgadas’, en ese mismo periodo logró colocar de nuevo en el mercado 175 viviendas valoradas en cerca de 16.000 millones de pesos.

No obstante, los balances del sector indican que en los inventarios permanecen 513 inmuebles valorados en más de 64.000 millones de pesos.

Siga bajando para encontrar más contenido