Deutsche Telekom recurre a las cuotas para ascender a más ejecutivas

Deutsche Telekom recurre a las cuotas para ascender a más ejecutivas

POR:
marzo 23 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-23

Las compañías alemanas se encuentran bajo presión para abrir sus puestos directivos a una población que tradicionalmente ha tenido un rol secundario en la mayor economía de Europa: las mujeres.

La decisión de la semana pasada del gigante de telecomunicaciones Deutsche Telekom de imponer una cuota que exige que 30% de sus equipos de gestión sean mujeres ha iniciado un debate sobre el papel que juegan las ejecutivas en las empresas alemanas y cómo lograr que tengan una mayor presencia.

De las 30 mayores firmas alemanas, incluyendo Deutsche Bank AG, BMW AG y Volkwagen AG, sólo una ¿Siemens AG¿ tiene una mujer en su junta directiva.

De las 100 mayores empresas alemanas no financieras por ingresos, sólo cuatro tienen mujeres en la junta directiva; y de las 200 primeras, sólo IKEA Alemania, en el puesto 198, tiene una presidenta ejecutiva, según el Instituto Alemán de Estudios Económicos.

En total, las mujeres ocupan 7,8% de los puestos en las juntas directivas, por detrás de otras economías europeas y alrededor de la mitad de los puestos que ocupan las mujeres en las juntas directivas de las 500 principales compañías estadounidenses, según Catalyst, una organización sin ánimo de lucro que promueve a la mujer en los negocios.

Deutsche Telekom dijo que se necesita establecer una cuota para lograr los resultados que otros incentivos no han producido.

"Veíamos cómo la representación de las mujeres subía cada año en décimas de punto porcentual", dijo Thomas Sattleberger, director de recursos humanos de Deutsche Telekom. "Y esa es la gran mentira...convencerse uno mismo que se ha hecho todo lo posible ¿como ofrecerles mentores y servicios de guardería¿ para solucionar el problema".

La proveedora de telecomunicaciones dijo que quiere tener a mujeres en 30% de sus puestos directivos medios y altos a nivel mundial para 2015, frente a menos de 15% en la actualidad, ninguna de las cuales entre los principales directivos.

Algunos expertos en temas legales y de recursos humanos afirman que alcanzar una cuota no es la forma de crear un entorno laboral donde haya menos discriminación de género. "Nadie quiere fijar cuotas, es una forma negativa de lograr algo que es imperativo. Las compañías necesitan establecer objetivos estratégicos", dice Myrtha Casanova, fundadora de la organización española sin fines de lucro Instituto Europeo para la Gestión de la Diversidad (IEGD).

Otras voces críticas dijeron que las cuotas podrían obligar a las empresas a tomar malas decisiones. "Quién sabe quiénes serán los mejores ejecutivos en 2015. Para una compañía es una locura comprometerse a lograr esos objetivos sin ninguna visibilidad", dijo Will Draper, analista de Execution Noble en Londres, que cubre 22 firmas europeas de telecomunicaciones.

Deutsche Telekom es la primera empresa alemana en fijar este tipo de objetivo. "En base a ejemplos pasados, las cuotas no son necesariamente adecuadas para incrementar la representación de la mujer en los puestos directivos", afirma Patrick Meschenmoser, portavoz de Deutsche Lufthansa AG. El vocero añadió que la aerolínea ha tenido éxito sin necesidad de recurrir a cuotas: 41% de los puestos de supervisión y 15% de los puestos gerenciales medios y altos están ocupados por mujeres.

Siemens tampoco es partidaria de las cuotas, dijo su portavoz Jörn Roggenbuck. El conglomerado industrial ha duplicado a 15% el número de mujeres en puestos directivos desde 2002, un aumento que, en su opinión, muestra que las cuotas son innecesarias.

Siga bajando para encontrar más contenido