Devaluación y China prenden alarmas de la economía mundial

Standard & Poor’s advierte que ante la corrupción, Brasil podría perder la calificación de grado de inversión en los próximos años.

Devaluación y China prenden alarmas de la economía mundial

Reuters

Devaluación y China prenden alarmas de la economía mundial

Finanzas
POR:
julio 29 de 2015 - 03:54 a.m.
2015-07-29

La devaluación del peso que tanto anhelaban los empresarios colombianos, se ha convertido ya en un problema para la economía local y mundial. Es más, el atractivo del aumento de la tasa de cambio tampoco ha sido la solución para el incremento de las exportaciones, con las cuales Colombia buscaba compensar en parte los menores ingresos ocasionados por la caída de los precios de sus principales materias primas de exportación.

Los analistas dicen que hay que tener en claro que el país no es el único que enfrenta este fenómeno en el mundo. En efecto, la devaluación llegó para quedarse en las naciones emergentes, pues los inversionistas internacionales saben que sus capitales deben estar en las naciones en desarrollo, que además están mostrando una leve recuperación.

Tal como están las cosas, las economías de los países emergentes pueden ser el detonante de una crisis mundial que no estaba prevista.

Las alarmas están prendidas alrededor del mundo, en momentos en que las divisas de países como Rusia, Japón, México y hasta Colombia han caído hasta un 50 % frente al dólar. Este año, la moneda colombiana se ha depreciado 19,35 por ciento, y en los últimos 12 meses la devaluación asciende a 54,47 por ciento.

EFECTO GLOBAL

El comportamiento fluctuante, a la baja, de las bolsas y la caída de los signos monetarios frente al dólar tienen diferentes orígenes, según los expertos.

Por un lado, en lo que va del año ha habido una constante incertidumbre por la posible subida de los tipos de cambio de la Reserva Federal (FED, el Banco central estadounidense). De hecho se espera que hoy la FED se pronuncie sobre la política monetaria, para decidir si aumenta sus tasas directrices, que se mantienen cercanas a cero desde fines del 2008.

En otro sentido, las bolsas de valores de China continental se han derrumbando esta semana hasta un 8,48 %, el más bajo nivel desde hace ocho años, ante los datos de comportamiento económico del país asiático, con un Producto Interno Bruto (PIB)del 7 %, muy por debajo del acostumbrado 10 % de los últimos años.

Según Charlie Robertson, economista jefe global del Banco de inversiones Renaissance Capital, reseñado por la prensa internacional, la situación mundial luce similar al 2007, previo a la gran crisis financiera.

Los inversionistas globales están preocupados por la política monetaria de Estados Unidos, con un dólar fuerte, que está alentando a que los dineros fluyen fuera de las economías emergentes, hacia mercados menos riesgosos. De esta manera, los grandes perdedores parecen ser los países con el mayor déficit en cuenta corriente. Esto ya había pasado antes. Colombia, por ejemplo, terminaría este año con un déficit de cuenta corriente que rondaría el 6 por ciento, debido al incremento del déficit comercial, que ya supera los 5.000 millones de dólares.

EL GOLPE CHINO

Para los expertos, lo que cambia la historia hoy es la desaceleración económica y baja demanda en China. Esto ha provocado la caída en la demanda del gigante asiático de materias primas, perjudicando a los mercados emergentes, entre ellos Colombia.

Esto hace que se hayan reducido las expectativas de recuperación de los países desarrollados, que a su vez constituía la posibilidad de contrarrestar el efecto chino.

El Fondo Monetario Internacional redujo sus proyecciones del crecimiento global del 2015 de 3,5 % a 3,3 %.