Devaluación en Venezuela favorece al Estado y aumentará inflación, dicen expertos

Inflación del país, que superó el 25% en 2009, es la más alta de América; reduce poder adquisitivo de ciudadanos.

POR:
enero 09 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-09

Adicionalmente, el partido opositor venezolano Un Nuevo Tiempo (UNT) dijo este sábado que la devaluación anunciada por el presidente Hugo Chávez busca generar dinero a su favor de cara a las elecciones parlamentarias de septiembre próximo.

El presidente Hugo Chávez anunció públicamente una devaluación del bolívar que a partir de ahora tendrá dos precios oficiales frente al dólar.    

De los 2,15 bolívares por billete verde en vigor desde 2005, el dólar pasa a valer en Venezuela 2,60 bolívares para sectores considerados prioritarios, como alimentos, salud, remesas e importaciones del sector público, y 4,30 bolívares para el  resto.    

"Sería tonto por mi parte negar que esta medida vaya a generar impacto en los precios", admitió el ministro de Finanzas, Alí Rodríguez, afirmando que la inflación en 2010, calculada en principio entre 20 y 22 por ciento, aumentará entre un 3 y un 5 por ciento por encima  de estas previsiones.    

Para los expertos, será el ciudadano quien pague el precio de esta depreciación. Según el economista Orlando Ochoa, estas medidas son como una "lata de queroseno para la inflación".    

"Los precios van a subir pero el gobierno necesita más ingresos y recibirá el doble por sus exportaciones (...) Por dar más flujo de caja a (la petrolera) PDVSA nos lleva a esta situación", opinó, entrevistado por una televisión local.    

Efectivamente, gracias a esta devaluación, el Estado venezolano recibirá más bolívares por cada dólar obtenido en sus ventas de petróleo.    

"Es raro ver en el mundo hoy un sistema de cambio que privilegie tanto al sector público: el Estado importa a 2,6 bolívares y recibe 4,3 bolívares por cada dólar de sus exportaciones", lamentó Ochoa.    

Para el ex directivo del Banco Central venezolano, José Guerra, habrá "más plata para el gobierno y menos para la gente".    

"Devaluación sin medidas fiscales y monetarias quiere decir inflación", zanjó, anticipando una pérdida importante del poder adquisitivo del venezolano.    

"Los vehículos, por ejemplo, serán importados a un dólar a 4,30 bolívares. Eso significa 100 por ciento de aumento (con respecto al 2,15 en vigor hasta el viernes). ¿Cuánto costará un carro ahora?, se preguntó.    

Para el partido opositor Primero Justicia, estas medidas son "un batazo (golpe) en el estómago" de los ciudadanos. La formación llamó "hipócrita" al gobierno ya que previó un presupuesto para 2010 sin devaluación y una inflación del 20 por ciento.    

El momento elegido para anunciar esta devaluación, cuyos efectos podrían ser negativos para el Ejecutivo, fue sorpresivo, ya que en septiembre hay elecciones legislativas cruciales para Chávez.    

Pero tras el retroceso del Producto Interno Bruto (PIB) de 2,9 por ciento registrado en 2009, el Ejecutivo aspira con esta depreciación a estimular e inyectar competitividad en la producción nacional. Sólo el año pasado, el sector manufacturero venezolano se  contrajo más del 7 por ciento debido al alto costo de los productos importados.    

Según los expertos, desde 2005, y pese a los precios regulados de productos básicos como el arroz o el azúcar, los precios subieron un 160 por ciento en Venezuela.    

Para el ministro de Finanzas, Alí Rodríguez, con estas medidas se "logrará frenar un abrupto incremento en el costo de los bienes importados", de los que Venezuela depende.    

En 2009, el desplome de los precios del petróleo provocó una reducción en la entrada de divisas y obligó a disminuir la concesión de dólares al precio oficial para los ciudadanos. Muchos acudieron al mercado paralelo, donde el valor del dólar se  disparó.    

Expertos calculan que en los últimos meses dos tercios de los productos que entraron en Venezuela lo hicieron con dólares comprados en este mercado paralelo.    

"En 1986 hubo también un tipo de cambio múltiple, tuvo un impacto inflacionario muy importante y el mercado paralelo no se redujo", estimó a la AFP el economista Pedro Palma.    

Sin embargo, el ministro de Finanzas garantizó el viernes que el gobierno irá interviniendo en este mercado negro para que vaya progresivamente desapareciendo.

Siga bajando para encontrar más contenido