El diablo está en los detalles

Fondelibertad solo tiene certeza sobre la situación del 39% de las personas incluidas en su base de datos, que como ya vimos, no son el universo total de secuestrados. ¡De los demás no se sabe!.

POR:
mayo 01 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-01

Parto de la buena fe de los funcionarios responsables del más reciente informe de Fondelibertad, sobre personas secuestradas en Colombia.

He leído su reporte público y me parece loable el intento por depurar al máximo la cifra sobre el número de personas que aún permanecen en esta infame situación.

Es un ejercicio razonable y sus conclusiones interesantes, pero hay detalles que ayudan a clarificar el significado de los resultados; veamos algunos de ellos:

Primero, el punto de partida es la base de datos oficial de Fondelibertad, donde NO están registrados todos los casos de secuestro -solo aquellos en los cuales por medio de una denuncia o de las autoridades, se conoció el hecho-. Muchos de estos delitos nunca son puestos en conocimiento de las autoridades, pero eso no quiere decir que no hayan ocurrido.

Además, hasta hace un par de años, bastaba con una denuncia para que el caso fuera incluido en la base oficial, ahora se requiere un procedimiento adicional de reconocimiento por parte de un fiscal competente, lo cual ante el volumen de trabajo, está demorando la inclusión de nuevos casos.

Segundo, la base oficial, es decir, el universo sobre el cual se hizo el estudio -por lo que se puede entender del reporte público de la entidad, parte de 3.307 casos de secuestro. En 125 de ellos, existe la certeza de que son mantenidos cautivos.

Para 1.173 casos existe al menos una evidencia de que las personas realizaron algún trámite ante organismos públicos o privados, que implica su presencia 'libre y espontáneo', y por ello, se supone -con algún nivel de razonabilidad- que ya están libres. Además hay casos de denuncias que en verdad nunca fueron secuestros: 192.

En el resto de casos (2.426), se presentan dos circunstancias: o no se puede identificar con claridad a la víctima o la información disponible no permite saber cuál es su situación.

En otras palabras, Fondelibertad solo tiene certeza sobre la situación del 39 por ciento de las personas incluidas en su base de datos, que como ya vimos, no son el universo total de secuestrados. ¡De los demás no se sabe!

La cifra de las 125 personas debe leerse con todos los detalles y limitaciones del estudio. La entidad presenta un dato sobre el cual tiene certeza: del total de casos que conoce -o mejor, con lo que trabajó este informe- sabe qué pasa con el 39 por ciento de ellos.

Por eso, País Libre y varios columnistas que han escrito sobre el tema, presentan dudas razonables, porque el informe es apenas parcial: aún les falta por barrer el 61 por ciento de los casos incluidos en su base.

Como dice el adagio popular, en este caso, el diablo está en los detalles.

ccaballero@cifrasyconceptos.com

Siga bajando para encontrar más contenido