¿Dientes nuevos en una hora?

La pérdida de dientes y los largos tratamientos para reemplazarlos parecen ser asunto del pasado. Por lo menos eso prometen las nuevas tecnologías para hacer implantes en poco tiempo y con métodos menos invasivos. Palabras más, palabras menos, el paciente sale del consultorio con una sonrisa nueva.

POR:
agosto 05 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-05

Y es que el problema número uno de los colombianos en materia de salud oral es la pérdida de dientes. Aunque no hay estudios recientes, la última Encuesta Nacional de Morbilidad, que se realizó en el año 98 –para determinar el estado de salud de la población- reveló que el 7,6 por ciento de la población, entre 15 y 19 años, ha perdido dientes en el maxilar superior y necesita prótesis. Así mismo, 15,4 por ciento de la población ha perdido piezas en el inferior y 21 por ciento en los dos maxilares. Al tomar la totalidad de la población, entre 15 y 55 años, las cifras aumentan: 48 por ciento ha perdido dientes en el maxilar superior y 53,6 por ciento en el inferior. Según el odontólogo Fernando Galindo, director de implantes dentales de la Asociación Odontológica de los Andes, se trata de una población ‘mutilada’, ‘minusválida oral’. Las principales causas, sin duda, son la caries, la enfermedad periodontal, es decir, en los tejidos de soporte del diente dentro de los huesos maxilares y la gingivitis, infección que ocasiona la pérdida de los dientes. Pero existen otros factores que contribuyen a que la prevalencia sea severa. Uno de ellos es la nutrición (especialmente en la población marginada) y otro, la falta de prevención adecuada de los problemas orales. Para el especialista, en esto también tiene que ver que han vuelto enfermedades que antes se creían controladas, así haya aumentado la expectativa de vida en Colombia (en el 2005, 2.301.653 tenían más de 65 años y 1.477.581, eran mayores de 70). “Esa población adulta está en riesgo de enfermedades adicionales como la osteoporosis que aumenta la incidencia de la enfermedad periodontal. Trae como consecuencia la reabsorción de las estructuras óseas, lo que produce la pérdida dentaria. LAS ALTERNATIVAS Sin embargo, hoy existen soluciones rápidas y efectivas para estos casos con óptimos resultados, como los implantes de titanio. Se trata de una de las alternativas más exitosas y conservadoras, por su apariencia natural. La razón es que con algunas prótesis removibles, el tejido recibe fuerza y esto lleva a una pérdida de hueso adicional, de acuerdo con Galindo. POR COMPUTADOR Según él, hoy existen técnicas novedosas y rápidas, uno de los temas a tratar en el World Tour 2006 de Odontologia, del 16 al 18 de agosto en Brasil. El primer paso es tomar una tomografía de la zona, luego por computador se realiza el diseño de un aditamento que se fabrica en acetato y es como una guía de anclaje de los implantes que se coloca en la boca del paciente. “El procedimiento se realiza con anestesia local y evita una cirugía, como se hace tradicionalmente. Además, puede tomar menos de una hora”, afirma Galindo. La rehabilitadora oral, Luz Helena Esquivel, agrega que por costos y proyección de los resultados del tratamiento es preferible esperar a que el implante se integre al hueso, con piezas provisionales antes de poner las coronas definitivas. UNA CUESTIÓN DE ESTÉTICA RESTAURACIÓN. Según Fernando Galindo, cuando se buscan alternativas restaurativas hay un mejoramiento en la calidad de vida del paciente, en la apariencia física, en la pronunciación, en la función masticatoria y en la prevención de la reabsorción ósea. Los implantes por ser de titanio, un material biocompatible, permiten el crecimiento de células a su alrededor y tienen la ventaja de ser una opción a largo plazo. Para el experto, los cambios en la cara son notorios cuando se reemplazan las piezas perdidas: se disminuye la altura facial y las líneas más profundas de la cara, el labio vuelve a su posición normal, igual que las funciones masticatorias. Eso sin contar con que eleva la autoestima, la seguridad y, en consecuencia, mejoran las relaciones interpersonales. - Los implantes no son para todos No todas las personas con pérdida de dientes son candidatas a los implantes. Primero hay que hacer un diagnóstico completo. Así lo sostiene Luz Helena Esquivel. “Se necesitan estudios previos para descartar enfermedades como osteoporosis, si hay suficiente hueso o, si el paciente es diabético. La explicación está en que los problemas de cicatrización que sufren estos pacientes podrían dificultar la osteointegración del implante”, dice la especialista. Este empieza a moverse. En otros casos, el problema es la aparición de infecciones. Existen otros requisitos, según el odontólogo Andrés Rincón, el paciente debe tener buen estado de salud oral y física, no sufrir de enfermedad periodontal y practicarse una buena higiene. Tampoco puede ser una persona con problemas inmunológicos, de coagulación o destreza motora. Las embarazadas también tienen restricciones por las radiografías y la sedación que se requieren. “La técnica ha cambiado”, sostiene Rincón. Anteriormente, con la cirugía, la cicatrización mas era más larga. Ahora el sistema toma medidas y el ordenador diseña la placa que se coloca sobre la mandíbula con un sistema de fresas especiales. Pero lo ideal es dejar esa primera parte y esperar de cuatro a seis meses para colocar el pilar sobre el que se insertan las coronas definitivas”. Todo tiene una razón de ser: se llama ‘carga inmediata’, es decir que las coronas reciben las fuerzas de masticación y como el implante no se ha osteointegrado se corre el riesgo de que fracase. “Los procedimientos rápidos se usan más para los casos de dientes únicos y con buena cantidad y calidad de hueso”.

Siga bajando para encontrar más contenido