Diez desafíos para que la minería siga siendo rentable

El precio de las materias primas, los costos de producción y el descontento social son retos que debe superar la industria.

El año pasado, la industria minera recibió una paliza, y no todos los golpes llegaron de China

Archivo Portafolio.co

El año pasado, la industria minera recibió una paliza, y no todos los golpes llegaron de China

POR:
abril 13 de 2014 - 07:09 p.m.
2014-04-13

El año pasado, la industria minera recibió una paliza, y no todos los golpes llegaron de China, cuya desaceleración económica impulsó la caída de los precios de las materias primas.

El incremento de los costos de producción, la creación de nuevas regulaciones que le exigen más a la industria y el incremento de la deuda en las empresas del sector también le pasaron factura a la minería mundial.

Esta fue la conclusión a la que llegaron los analistas del sector minero de la firma Deloitte, en su informe de tendencias para el 2014, que presenta cuáles son los diez desafíos que deberá afrontar la industria este año.

“En respuesta a esta paliza, las empresas mineras se están reenfocando en la eficiencia de costos, de manera más evidente y enérgica.

Esto es crucial. Por desgracia, no es suficiente (...) Las comunidades están organizando protestas que, en algunos casos, demoran o frenan los proyectos y los reguladores están imponiendo un cumplimiento más estricto de la legislación”, señala el informe.

Para Eduardo Chaparro, presidente de la Cámara Asomineros de la Andi, el diagnóstico presentado se ajusta a lo que ocurre en el mundo minero, y específicamente a lo que sucede en el país.

“Proyectos en Colombia hay centenares, pero que sean factibles a los costos de hoy, es decir, que lo que se vaya a encontrar justifique los costos de la producción y del dinero, muy pocos. Tal vez dos o tres, no más”, señaló el dirigente gremial.

De acuerdo con Deloitte, los nuevos recursos que se están encontrando son más difíciles de extraer, y eso incrementa el costo de la producción.

En el mundo, por ejemplo, la inversión que se necesita para construir capacidad productiva de una sola tonelada de carbón térmico pasó de US$ 96 en el 2007 a US$ 150 en el 2012.

De acuerdo con Chaparro, en el país, otros costos como el de la energía, las demandas laborales, los costos de las consultas previas y la inversión ambiental, también afectan la rentabilidad del sector.

La directora ejecutiva del Sector de la Minería a Gran Escala, SMGE, Claudia Jiménez, añade a la lista otras preocupaciones de las empresas como la inseguridad, la oposición, la negación de autorizaciones y la descoordinación institucional, que pueden “desbalancear los costos de un proyecto”.

“En este sentido, una regulación minera, ambiental y tributaria estable y abierta a la inversión, es fundamental para que el sector minero colombiano sea competitivo”, señaló Jiménez.

ENTORNO HOSTIL

Pero el panorama que pinta Deloitte para las mineras este año también muestra un ambiente hostil para la inversión en el sector.

Desde el punto de vista de los inversionistas, el informe muestra que la financiación de las empresas mineras en las bolsas de Toronto y Australia cayó estrepitosamente en el 2013, no solo por la reducción de las ofertas públicas de acciones, sino por la baja cotización de los bonos de las mineras.

“La escasez de capital ha hecho que la producción tambalee. Incluso las grandes empresas están suspendiendo operaciones, dando marcha atrás en los gastos de capital y tratando de vender activos no estratégicos”, señaló el informe.

“Más que la dificultad para conseguir financiación, son los requisitos de riesgo que se establecen para este tipo de actividad (...) En unos casos, están asociados a la prospección de los depósitos y en otros, al desarrollo de los mismos, así como a las condiciones normativas establecidas y del entorno”, explicó Claudia Jiménez.

Aunque se estima que en los próximos cinco años habrá una importante inversión en expansión y desarrollo de proyectos mineros, 7.299 millones de dólares, esta cifra es inferior a lo que se planeaban invertir en el 2010.

En todo caso, de concretarse esta expectativa, se generarían 7,7 billones de pesos más para la Nación, en impuesto de renta y regalías, y cerca de 8 mil puestos de trabajo nuevos en el país.

MAYORES EXIGENCIAS Y MÁS REGULACIÓN

Además de los factores inherentes a asuntos internacionales como el precio, o internos como la renovación tecnológica, el sector afronta cada vez mayores exigencias de las comunidades donde operan y regulaciones más estrictas de los gobiernos centrales.

“Obtener un permiso social para operar ahora significa mucho más que simplemente seguir las regulaciones nacionales y de la industria (...)

El compromiso con la comunidad local se ha convertido en uno de los problemas más apremiantes que enfrentan los operadores”, sostiene el informe.

“El mayor desafío desde la institucionalidad es lograr la coordinación de las entidades del Gobierno Nacional y las autoridades locales, para acompañar positivamente las iniciativas de desarrollo de la minería responsable”, señaló Claudia Jiménez.

LOS RETOS DEL SECTOR PARA EL 2014

COSTOS

El peso de los costos de producción sobre los resultados ha llevado a algunas minas a pasar de tener una utilidad marginal, a reportar pérdidas. La rentabilidad ha bajado significativamente.

COTIZACIONES

“Aparte de agravar los desequilibrios de oferta/demanda, la caída de los precios de los ‘commodities’ está provocando bajas generalizadas en la rentabilidad de la industria”, dice el informe.

INNOVACIÓN

Los altos costos de la energía y el agotamiento de los recursos explotables están obligando a la industria a invertir más dinero para pasarse a modelos de produc-ción más eficientes.

FINANCIACIÓN

“Las acciones mineras han sido castigadas brutalmente a medida que se secan las fuentes tradicionales de financiamiento”, dice el informe. Las firmas junior son las más afectadas.

DETERIORO DE ACTIVOS

Entre el 2012 y el 2013, los cargos por deterioro de activos en la industria sumaron la cifra histórica de US$ 75 billones. Esto ha hecho que las empresas sean más selectivas a la hora de escoger los proyectos.

DEMANDAS SOCIALES

El mayor acceso de las comunidades a la información las ha llevado a ser más exigentes con la industria en materia de generación de empleos locales e inversión social y ambiental.

RECURSOS A LA NACIÓN

“Muchos gobiernos parecen estar en la cresta de una ola de hostilidad hacia la industria”, dice el reporte. Esto se traduce en una tendencia a nacionalizar recursos, que auyenta a la inversión.

CORRUPCIÓN

“La proliferación de la corrupción (...) está dando origen a un ambiente regulatorio más estricto”, dice Deloitte. Esto implica mayores esfuerzos de los privados para ajustarse a las normas.

COSTOS DE SEGURIDAD

Que las empresas deban acudir a zonas más complejas para la producción, incrementa los costos en seguridad industrial y la inversión para garantizar la integridad de los trabajadores.

ESCASEZ DE PERSONAL

A pesar de la desaceleración del sector, en materia de recursos humanos cada vez es más difícil para las empresas conseguir y mantener personal especializado y con experiencia.

Redacción Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido