Los diez líderes cuyas decisiones tendrán impacto en el 2010, según la firma consultora Eurasia Group

Son dirigentes que tomarán decisiones en sus países, las cules pueden tener impacto no sólo en la política y la economía de sus naciones, sino en el mundo entero.

Finanzas
POR:
marzo 01 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-01

Cada año, la firma de consultoría Eurasia Group elabora el informe Leaders to Watch, en el que elige a aquellos líderes que incidirán trascendentemente en el futuro inmediato.

China y Estados Unidos seguirán en la primera línea del panorama mundial, no sólo por la influencia política y económica que ejercen sobre el mundo, sino también por las recientes tensiones que han surgido entre las dos naciones.

Por ejemplo, la visita de Barack Obama a Taiwán a principios de este año fue fuertemente cuestionada por el Gobierno de China. De ahí que la lista la lideren estos dos mandatarios. En primer lugar, está el premier chino, Wen Jiabao, quien dirigió con éxito a China a través de la peor crisis económica, pero se enfrenta ahora al reto de cambiar la política para estimular la economía, contener la inflación y prevenir las burbujas de activos en su país.

En segundo lugar está el presidente de Estados Unidos, quien se enfrenta a un difícil año, en el cual tendrá que sacar a delante los tres pilares de su programa, los cuales están estancados: la reforma al sistema de salud, los controles al sistema financiero y los acuerdos para evitar que siga el cambio climático.

Los conflictos en Asia también hacen que varios dirigentes de la región figuren en primera línea. El ayatolá Ali Akbar Hashemi Rafsanjani (6) y el general Ashfaq Kayani (7) serán figuras clave en los dramas geopolíticos en Irán y Pakistán.

En esta lista vuelve a figurar el presiente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, el latinoamericano que más veces ha ingresado a este selecto grupo. Aunque está de retirada (entrega el cargo en enero del 2011), todavía tiene mucho juego en el panorama internacional.

Wen Jiabao, China

Como parte de esta transición, Wen tendrá que navegar por el crítico y controvertido tema de si China permite que su moneda se aprecie. El tema económico generá tensiones y facciones dentro de los cuadros políticos de su país. El liderazgo en este entorno político y económico será más complejo.

Wen también va a ser un jugador clave con las cada vez más tensas relaciones con Estados Unidos. Menos visible, Wen (y su adjunto Li Keqiang) jugará un papel decisivo en la conformación del decimosegundo Plan Quinquenal que va hasta 2015.

Barack Obama, Estados Unidos

En cuanto a cuestiones de suma importancia de su programa, ha cedido considerable responsabilidad al Congreso para determinar los plazos y detalles, que los legisladores serán reacios a devolver.

Obama continuará enfocado en su reforma a la asistencia sanitaria, a la regulación financiera, y al tema de controles para el cambio climático, tres grandes iniciativas, que, sin embargo, se han empantanado en el Congreso, y requerirán un compromiso directo de Obama para seguir adelante.

Mientras tanto, la creciente tensión con China, una complicada retirada de Irak, la estabilidad de Afganistán y la seguridad nacional lo mantendrán muy ocupado.

Ichiro Ozawa, Japón

Si sobrevive al escándalo sobre manejos de un fondo financiero que amenaza con devorarlo, secretario general del Partido Democrático de Japón (PDJ), Ichiro Ozawa, tiene la oportunidad de lograr la victoria del partido en las elecciones de la Cámara alta en julio, para que así el Gobierno tenga el control en este organismo.

Ozawa no tiene ninguna posición en el gabinete, pero es el político más poderoso en el PDJ, tiene el control de sus finanzas, maneja la estrategia electoral y el proceso de selección de candidatos como su secretario general.

Ozawa se conforma con dejar la formulación de políticas a los demás, a pesar de que interviene con fuerza para que resuelvan las dificultades políticas o cuestiones que afectan a su propia agenda. Sus movimientos en los próximos meses serán cruciales para que el partido y sus políticas se afiancen en estos momentos de crisis.

David Cameron, Reino Unido

Si, como se espera, el Partido Conservador (Tory) gana las elecciones parlamentarias en mayo, su líder, David Cameron, asumirá el cargo de Primer Ministro de un país con problemas. El Reino Unido sigue luchando para superar la recesión y la burbuja inmobiliaria, y sacar adelante el sector financiero.

La respuesta del Gobierno laborista hasta la fecha ha generado preocupación adicional acerca de rápido aumento de déficit y una dilatación de la deuda respecto al PIB. Además, el impuesto sobre los nuevos bonos de los banqueros está despertando preocupación por la viabilidad de Londres como centro financiero.

Como tal, Cameron se verá sometido de inmediato a cumplir con una serie de frentes en materia de política fiscal y regulación financiera. Su Gobierno tendrán que actuar con coherencia y decisión, para que no aumenten las preocupaciones del mercado sobre las perspectivas del Reino Unido.

Ali Akbar Hashemi, Irán

El ex presidente Ayatolá Akbar Hashemi Ra- fsanjani podría desempeñar un papel clave en la trayectoria de la República Islámica en el 2010. Desde que la agitación interna de Irán comenzó, Rafsanjani ha mantenido un perfil bajo, supuestamente tratando de mediar entre bastidores, pero retiene un poder considerable.

Se dirige a dos consejos influyentes en la estructura de gobierno de Irán y tiene fuertes lazos con la mayoría de los grupos políticos, incluida la comunidad empresarial, la Guardia Revolucionaria, y la oposición.

Si el régimen de este convulsionado país decide que la continua represión no traerá la estabilidad a Irán, puede mirar a figuras que ayuden a mediar y Rafsanjani es una de ellas por su amplia influencia entre los iraníes. Incluso podría lograr pactos en puntos claves para la estabilización de Irán (que implican la liberación de los presos políticos y otras medidas).

Luiz Inácio Lula Da Silva, Brasil

El presidente Luiz Inácio Lula da Silva inicia su último año en el cargo y parece terminar con un golpe. Brasil se recuperará rápidamente de la recesión económica mundial, lo que le da un buen punto a sus políticas económicas relativamente amigables con el mercado, las cuales están estrechamente asociadas con el éxito económico del país.

En el plano internacional, se utilizará este recurso para perseguir un papel más importante para Brasil en el desarrollo de políticas multilaterales -en foros como el G-20 y en las negociaciones de cambio climático.

Sin embargo, en esta postura internacional más enérgica, Lula es vulnerable a cometer errores en política exterior, como sus propuestas irreflexivas hacia Irán en el 2009. A nivel nacional, Lula tendrá un papel desmesurado en la configuración de las elecciones presidenciales de octubre.

Ashfaq Kayani, Pakistán

Con el gobierno civil de Pakistán debilitado y distraído en contener la política interna, Kayani es cada vez más el conductor de la defensa exterior, y la política de lucha contra el terrorismo. Estados Unidos está presionando a este país para controlar a los milicianos que operan en las Zonas Tribales de Administración Federal (Fata) y hacerse con el control de su frontera con Afganistán.

Kayani ejercerá protagónicamente el rol de decidir con qué intensidad las fuerzas armadas de su país persiguen estos objetivos, sin perder control.

Vladimir Putin, Rusia

Aunque Medvedev cuenta con unos institutos relativamente más liberales que contrastan con los duros puntos de vista de Putin, son pocos los conflictos entre los dos líderes que puedan generar desestabilizaciones.

Putin bien podría impulsar o hacer descarrilar el programa de reformas liberales que Medvedev ha puesto en marca recientemente con miras a la recuperación económica, que busca despertar la demanda y robustecer los precios del petróleo.

Las opiniones de Putin sobre asuntos económicos y políticos serán decisivos, y tendrá un impacto a largo plazo en el orden económico y geopolítico mundial.

Bin Zaled Al Nahyan, EAU

Cuando el emirato de Dubái se encontraba en serios problemas financieros a finales del 2009, el jeque califa intervino y Abu Dabi cubrió las obligaciones de Dubái. Esto ha alterado la relación entre los emiratos, pues ahora Dubái es ahora subordinado a Abu Dabi y El califa consolidó su poder y podrá dominar la formulación de políticas en los EAU.

Califa mantiene estrechos lazos con Washington, y en este crítico año, podría ejercer una política en la región más favorable para Estados Unidos. Ante la probabilidad de que se incrementen las sanciones a Irán, El califa podría poner distancia entre Dubái y este país.

Olli Rehn, de la Unión Europea

Olli Rehn comenzó como Comisario Europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, justo cuando la presión política fiscal en Europa se está agudizando. Rehn tiene la más importante tarea: establecer rápidamente un marco creíble para la coordinación de políticas fiscales entre los países de la Eurozona.

Para tener éxito, tendrá que halagar los gobiernos miembros, gestionar las expectativas del mercado y reconciliar una amplia gama de intereses. También pueden enfrentar crisis financeras muy graves, especialmente en Grecia, una prueba inmediata con consecuencias de largo alcance.

Rehn no llega al puesto con poca experiencia: era el Comisario Europeo para la Ampliación, donde fue hábil en la gestión para la expansión de la UE y el desarrollo de un consenso entre sus miembros actuales. También tiene una experiencia en la diplomacia de la UE.