Las diez mayores bancarrotas del mundo reciente; bancos, fábricas y hasta 'estrellas' de cine, en la lista

Con la crisis financiera que vive el planeta, no solo millonarios que aparecen en Forbes vieron reducir sus fortunas, sino que grandes compañías tuvieron que recurrir a la protección por bancarrota.

Finanzas
POR:
marzo 26 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-26

Uno de los casos más sonados es el de General Motors, cuyas pérdidas "astronómicas", insostenibilidad de los gastos y alto endeudamiento conllevaron a decidir la bancarrota como la mejor salida para la compañía. En ese sentido, el Gobierno estadounidense se convirtió en un accionista importante del reconocido conglomerado.

De acuerdo con la agencia de noticias Argenpress, el caso más sonado por cuenta de la reciente crisis financiera en Estados Unidos es el del banco de inversiones Lehman Brothers, que marcó un híto en el punto de inicio de la recesión, luego de registrar 613.000 millones de dólares en deudas, en medio de 691.000 millones de dólares en activos. El 15 de septiembre de 2008 se declaró en quiebra total.

Por la misma época, Washington Mutual, el mayor grupo de empresas estadounidenses de servicios de ahorro y préstamo, entró en bancarrota con 327.000 millones de dólares en activos, que fueron posteriormente vendidos de inmediato al gigante bancario JP Morgan Chase por 1.900 millones de dólares.

Como consecuencia de la crisis también se vieron fuertemente golpeadas la compañía fabricante de automóviles estadounidense Chrysler LLC y la empresa hipotecaria Thornburg Mortgage, en cuyas finanzas se registraban activos por 39.300 millones de dólares y 36.500 millones de dólares, respectivamente. Los dos emporios debieron declararse en bancarrota entre mayo y abril del 2009 por cuenta de la insostenibilidad de sus ritmos de gasto. Actualmente Chrysler LLC goza de una alianza con el de automóviles italiano Fiat.

Un año antes, el mayor grupo de empresas estadounidense de servicios de ahorro y préstamo, Washington Mutual, entró en bancarrota con 327.000 millones de dólares en activos, que fueron vendidos de inmediato al gigante bancario JP Morgan Chase & Co. por 1.900 millones de dólares.

A la lista también se suman Worldcom y Enron, cuyas finanzas registraban activos por 107.000 millones de dólares y 63.400 millones de dólares respectivamente, frente a una deuda del primero por 41.000 millones de dólares, entre los años 2001 y 2002. En ese mismo periodo de tiempo, la aseguradora estadounidense Conseco solicitó protección por bancarrota tras alcanzar una deuda de 6.500 millones de dólares, en medio de activos por 65.500 millones de dólares. Las tres compañías sufrieron fuertes escandalos por irregularidades contables y ocultación ilegal de deuda por parte de directivos financieros de las compañías.

Sin la misma fuerza en el escandalo, pero con importantes pérdidas por la misma época, la compañía de electricidad y gas natural Pacific Gas and Electric se declaró en bancarrota, en medio de unos activos de 36.000 millones de dólares.

En la bitácora del tiempo se registran dos casos particulares, que aunque no son los únicos, sí marcaron el recuerdo de la depresión de 1930 en Estados Unidos. El primero, en 1987, es gigante de la industria petroquímica Texaco, que se declaró en quiebra con unos activos de 34.900 millones de dólares para la época, provocando turbulencias en el mercado energético del momento.

El segundo caso fue el de la compañía de servicios financieros, ahorros y préstamos Financial Corp. of America, que entró en quiebra con unos activos de 33.900 millones de dólares en 1988.

Las estrellas que también han sonado entre las quiebras

Si bien no hacen parte del listado, diversos casos han sonado entre los famosos del mundo artístico por sus enormes pérdidas como consecuencia del mal manejo de los dineros y de las costosas excentricidades.

De acuerdo con el portal en Internet de Univisión, el rapero M.C. Hammer ganó cerca de 30 millones de dólares con tan solo un éxito, su canción 'U can¿t touch this'. "Cuando llegó a la cúspide contaba con una mansión de 12 millones de dólares, 17 automóviles de lujo y 250 empleados. En 1996 después de una serie de episodios lamentables se declaró en bancarrota: debía 13,7 millones de dólares", afirma el sitio.

También se encuentra entre las grandes quiebras el caso de Andy Gibb, que tras llegar a ser junto con sus dos hermanos, Barry y Robin (de los Bee Gees), una de las figuras más emblemáticas de los 70, murió en la penuria financiera en 1988.

Otros millonarios arruinados incluyen a la rapera Lil¿Kim, al boxeador Mike Tyson y el ex futbolista Diego Armando Maradona.