La diferencia entre bonificación por retiro definitivo y la indemnización por despido injustifica

Para contextualizar el tema lo primero que debemos señalar es la diferencia entre una y otra figura.

POR:
julio 01 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-01

Respecto a la indemnización por retiro injustificado, a la luz de la legislación laboral vigente, el empleador tiene la potestad de dar por terminado el contrato de trabajo cuando a bien lo tenga, sin que deba mediar justa causa para ello. Tiene a su cargo la obligación de cancelar la indemnización de perjuicios correspondiente, establecida en el artículo 64 del Código Sustantivo de Trabajo, la cual se considera como la tasación anticipada de los perjuicios causados al trabajador con la decisión de dar por terminada la relación laboral. Por su parte, la bonificación por retiro definitivo tiene una connotación de reconocimiento del esfuerzo y resultados obtenidos por la labor de un empleado que en forma voluntaria ha decidido retirarse, o puede consistir en un ofrecimiento patronal de sumas de dinero susceptibles de ser aceptadas o rechazadas por el trabajador dentro de un plan de retiro voluntario. Ahora bien, para efectos fiscales resulta indiferente la naturaleza de las figuras mencionadas, pues como pagos provenientes de la relación laboral se encuentran gravados con el impuesto de renta, salvo algunos casos expresamente exceptuados por la ley, y en consecuencia, estarían sujetas a retención en la fuente. En efecto, respecto de la indemnización por despido injustificado, señala el artículo 401-3 del Estatuto Tributario que las indemnizaciones derivadas de una relación laboral o legal y reglamentaria, están sometidas a retención por concepto de impuesto sobre la renta, a una tarifa del 20 por ciento para trabajadores que devenguen ingresos superiores a 204 UVT (4’499.016 pesos año 2008). Esto, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 27 de la Ley 488 de 1998, en donde se prevé que las indemnizaciones que reciben los servidores públicos en virtud de programas de retiro de personal de las entidades públicas, departamentales, distritales y municipales están exentas del impuesto sobre la renta. Igualmente, las bonificaciones por retiro están sujetas a retención en la fuente sobre el valor pagado, siguiendo para el efecto el procedimiento consagrado en el artículo 9° del decreto 400 de 1987. Con fundamento en lo anterior, es de concluir que como regla general, tanto las indemnizaciones por despido injustificado, como las bonificaciones por retiro voluntario, en su calidad de ingresos provenientes de una relación laboral, se encuentran gravadas con el impuesto de renta, y en consecuencia, sujetas a retención en la fuente en la forma y condiciones previstas en las disposiciones indicadas. Sin embargo, en cualquier caso, téngase presente que precisamente por tratarse de pagos provenientes de la relación laboral, les aplican las normas de ingresos no constitutivos de renta en lo que aportes voluntarios a fondos de pensiones se refiere. También la renta exenta del 25 por ciento prevista para pagos laborales, esta última sin limitarla a los 240 UVT señalado para los pagos mensuales, esto por tratarse de un reconocimiento que no tiene vocación mensual, criterio que fue puntualizado por la misma autoridad tributaria. '' La bonificación por retiro definitivo tiene una connotación de reconocimiento de los resultados obtenidos por un empleado”.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido