Discapacidad no gana espacio: 36% de empresas los emplean

Áreas como administración, servicio al cliente y producción, las que mayor desarrollo permiten.

POR:
febrero 23 de 2013 - 01:01 a.m.
2013-02-23

Con un lamentable resultado que evidencia que aún las empresas del país no tienen planes claros de generación de empleo para personas en condición de discapacidad se encontraron las firmas Trabajando.com y Universia.

Estas organizaciones se dieron a la tarea de consultar a más de 10.000 líderes empresariales, de diferentes compañías, en las principales ciudades colombianas, para conocer cuál es el panorama sobre el reclutamiento y la contratación de las personas que, por una u otra razón, tienen limitaciones para el desarrollo de sus actividades laborales.

En el estudio, un alarmante 64 por ciento de los empresarios encuestados respondió que no contrata personas en condición de discapacidad. Por ende, el 36 por ciento restante sí lo hace.

Las áreas en las que tienen mayor aceptación sonlas de administración, servicio al cliente y producción.
Entre tanto, los sectores económicos de mayor contratación son el de servicios con 41 por ciento y el de comercio, con 13 por ciento.

Un problema de acción

Aun hoy, en la mayoría de las compañías nacionales no se contemplan programas de responsabilidad social empresarial (RSE) que impulsen la vinculación de personas en condición de discapacidad, que incluyan a estas personas en la fuerza laboral del país, con las mismas garantías y oportunidades que cualquier otro empleado.
Ricardo Garcés, country Manager de Trabajando.com, dijo que “es indiscutible el gran potencial, competencias, responsabilidad y compromiso que tienen este tipo de trabajadores, independientemente de su condición”.

Realmente, resulta importante decir que, en algunas ocasiones, estos empleados llegan a superar a sus compañeros de trabajo. “El Gobierno y el sector empresarial deben continuar trabajando en programas que incentiven cada vez más la contratación de personas en condición de discapacidad”, sostiene Garcés.

Por su parte, Esperanza Rodríguez, coordinadora de Inclusión y Desarrollo Social de Fundación Teletón Colombia, dijo: “estos resultados son el reflejo histórico del acceso al mercado de trabajo de las personas con discapacidad en Colombia”.

A ello añade que es clara la falta de información frente al tema en las empresas y sus directivas, que desconocen el marco de derechos; poseen imaginarios sociales respecto a la discapacidad; necesitan ajustar sus procesos de convocatoria, selección y gestión del talento humano orientado a personas con discapacidad; no saben de los beneficios tributarios que se dan por contratar a estas personas y, “no proyectan que en materia de RSE, al ser parte de la sociedad, hay una deuda pendiente con las personas en condición de discapacidad”.

Las cifras hablan
Entre las razones que dieron los empresarios para los resultados de la encuesta está que el 30 por ciento desconoce la existencia de programas gubernamentales o privados referentes a la contratación de personal discapacitado.

El 26 por ciento de los consultados opina que estas personas no se ajustan al clima organizacional y ambiente laboral de su empresa.

El 23 por ciento respondió que no recibe hojas de vida de estas personas, y el restante 21 por ciento dijo no saber cómo contactar a personas en condición de discapacidad para vincularlas a su compañía.

Las barreras no son físicas

Para ocupar un puesto de trabajo en el mercado competitivo, sea del sector público o el privado, una persona con discapacidad, debe superar una serie de barreras discriminatorias y de falta de condiciones de accesibilidad, que forman parte del entorno sociocultural que domina nuestras sociedades.

Unas barreras son las actitudinales, presentes en las personas que subestiman y/o sobreprotegen a las personas con discapacidad y llevan esos temores al campo productivo.

Las otras barreras están ligadas a la falta de condiciones de acceso, que pueden ser del entorno físico y arquitectónico de los sitios de trabajo, el transporte y, propiamente, en las mismas ciudades.

Astrid López Arias / Negocios y Economía

Siga bajando para encontrar más contenido