Disciplina fiscal, antídoto contra la revaluación

Pese a la distancia geográfica y de las diferencias en muchos aspectos, Colombia y Polonia tienen coincidencias en materia económica.

POR:
mayo 25 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-05-25

En términos generales, ambos países enfrentan retos similares, como el control de la inflación y el alto flujo de capitales que afectan la tasa de cambio, en la medida en que ambas sortearon bien la crisis y que, además, tienen buenas perspectivas de crecimiento. Por estos días, Marek Belka, presidente del Banco Central de Polonia, estuvo de visita en Colombia y sostuvo encuentros con el gerente del Banco de la República, José Darío Uribe y algunos codirectores del Emisor, con el objetivo de intercambiar visiones sobre los retos que tienen en común. Sobre ese y otros temas, el funcionario habló con Portafolio. ¿Cuál fue el resultado de la reunión con el Banco de la República? Si bien son países muy lejanos, los retos a enfrentar son muy similares. Estábamos interesados en saber cómo las autoridades colombianas están utilizando los instrumentos de política monetaria para controlar la inflación y cómo están lidiando con la excesiva entrada de capitales. Es muy útil intercambiar opiniones sobre cómo otros enfrentan los mismos problemas que nosotros tenemos y las soluciones que aportan. Al igual que en Colombia, su moneda ha tenido una fuerte revaluación. ¿Qué medidas han tomado al respecto? Hemos utilizado instrumentos prudenciales para que algunas categorías de ingreso de capital sean menos atractivas. Por ejemplo, mientras que apoyamos la inversión directa, que es cuando las compañías traen capitales para establecer sus negocios y además traen know how, tratamos de limitar la entrada de inversión de portafolio. No estamos diciendo que sea mala, sino que trae mucha volatilidad. No sé qué tan eficiente ha resultado en América Latina combatir estos capitales, pero como en Polonia no podemos hacer mucho en ese frente, hemos visto que la mejor manera de manejar esos flujos es reducir el déficit público y también limitar las emisiones de deuda, para desestimular la inversión de afuera en estos activos. ¿Cómo ve la posibilidad de adoptar controles al ingreso de capitales? Después de muchos años de hostilidad hacia medidas como el control de capitales, recientemente el Fondo Monetario Internacional dijo que, en ciertas situaciones, este tipo de opciones hacen parte del 'equipo', es decir que deben ser considerados como un instrumento para limitar o reducir el influjo de capitales. Pero la realidad es que en Polonia no podemos aplicarlos, porque somos un estado miembro de la Unión Europea, en donde la regla es que no puede haber restricciones al movimiento de capitales. ¿Cuál ha sido la receta para que su economía no se vea afectada en medio de la difícil coyuntura de Europa? Hay algunas razones estructurales, como por ejemplo que el país no ha dependido tanto de los mercados internacionales, sino que la demanda local ha sido la gran fortaleza. Además, mientras que el comercio internacional colapsó en años anteriores, lo cual ciertamente nos afectó, la realidad es que nuestra moneda se depreció con la crisis financiera, lo cual ayudó en parte a proteger a los exportadores de las pérdidas. También hubo un impulso a la inversión pública luego de nuestra vinculación a la Unión Europea, pues aportaron fondos para hacer inversiones en áreas como infraestructura y capital humano. Todos estos temas estimulan la actividad económica. - La crisis fiscal en Europa continúa siendo el principal riesgo Uno de los principales riesgos para las economías sigue siendo lo que ocurra con aquellos países que tienen problemas de deuda en Europa, como Grecia, Irlanda o Portugal. El presidente del Banco Central de Polonia, Marek Belka, considera que el fuerte endeudamiento no era sólo de los gobiernos, sino también de las empresas y de los ciudadanos, y por eso señala que lo principal para estos países es poner la casa en orden en materia fiscal, deben recortar el déficit y la deuda, pero además tienen que hacer que sus economías sean más competitivas. "Se cree que incluso si Grecia y los demás países hacen lo necesario, no va a ser suficiente", dice Marek, aunque precisa que esta no es la opinión oficial de la Unión Europea ni de la entidad a la cual representa. Según el funcionario, por mucho tiempo faltó la disciplina fiscal en Grecia, mientras que en Irlanda, cuyos niveles de deuda son más bajos, el gran problema vino por el lado de los bancos. HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido