La discriminación laboral comienza por las hojas de vida

Según un estudio, la inexperiencia y la edad son los principales motivos para rechazar al aspirante, pero también juegan otros factores.

El 53,2 por ciento de las personas encuestadas y que aspiraron al menos a una oferta, manifestó haber sido rechazado.

Archivo EL TIEMPO

El 53,2 por ciento de las personas encuestadas y que aspiraron al menos a una oferta, manifestó haber sido rechazado.

Finanzas
POR:
agosto 18 de 2014 - 08:35 p.m.
2014-08-18

En Colombia, los mayores de 40 años se sienten discriminados por la edad. Mientras tanto, los jóvenes entre 18 y 24 años dicen ser rechazados laboralmente por la falta de experiencia debido a su edad. Aunque estos dos factores, edad y experiencia, son los principales motivos para que millones de hojas de vida que envían a las empresas los aspirantes a un puesto de trabajo, vayan a parar al cesto de la basura, estas no son las únicas razones.

El estudio ‘Diversidad y talento’, realizado por ManpowerGroup, sondeó el punto de vista de los aspirantes a un empleo y lo confrontó con el de las compañías que demandan empleados. Los postulantes sienten que hay discriminación hasta por estar reportado en Datacrédito o en otra central de riesgo.

“En total (ambos grupos de edad), el 53,2 por ciento de las personas encuestadas y que aspiraron al menos a una oferta, manifestó haber sido rechazado. Un 31 por ciento no obtuvo respuesta. El 18 por ciento insistió y aplicó 6 o más veces sin hallar ninguna opción positiva”, según el estudio.

Los jóvenes son los más persistentes, porque los mayores, después de varios intentos fallidos, terminan dándose por vencidos. Entre los jóvenes, un 80 por ciento insiste, a veces, empapelando las empresas con sus currículos.

Las cifras así lo demuestran, pues el 38,5 por ciento ha insistido entre 1 y 5 veces; el 42,3 por ciento ha tocado puertas entre 2 y 15 veces; un 11,1 por ciento ha cursado entre 16 y 25 hojas de vida, y el 22,2 por ciento ha insistido más de 25 veces.

El 57,1 por ciento de los mayores de 40 años solo aplica de 1 a 5 veces; si no hay respuesta, desiste.
Con respecto a las razones que los aspirantes creen que tienen las empresas para no engancharlos, entre los adultos el peso lo lleva la edad: 38,8 por ciento, frente a un 17,6 por ciento que sintió que le hicieron ‘el feo’ por su juventud. Para los menores de 24 años, está la experiencia como principal causa de rechazo: 42,6 por ciento, versus solo 1,7 por ciento de los adultos cree que este factor tuvo algo que ver.

El 1,7 por ciento de los mayores de 40 años dice que lo discriminaron por estar reportado en Datacrédito, respuesta que no fue elegida en ningún caso por los jóvenes, quizás, por la poca experiencia crediticia que tienen.

Pero hay colombianos que asumen que redujeron sus oportunidades laborales hechos como: falta de experiencia específica, rasgos físicos, lugar de nacimiento, residencia muy lejos de la empresa, discriminación de género, maternidad, falta de papeles claves como la libreta militar y hasta porque no llevaron una recomendación.

Entre las empresas los argumentos para pasar por alto una aspiración laboral están: la falta de experiencia (32,9 por ciento entre mayores; 42,2 por ciento entre jóvenes). El segundo lugar lo ocupa la edad: 22,9 por ciento en el grupo de menos de 24 y 40 en el de más de 40. En menor medida, dicen tener en cuenta si una persona padece un problema de salud. También miran si el aspirante está sobreperfilado para el cargo o lo desechan porque ya habían seleccionado a otro. No falta el que mira si el aspirante tiene alguna discapacidad o por el aspecto físico. En ocasiones, las hojas de vida son rechazadas por falta de documentos, porque el aspirante no sabe inglés o porque tiene problemas de comunicación.

Según Juliana Vega, de la empresa cazatalentos Hays Colombia, “no se puede hablar de discriminación laboral en nuestro caso. Las hojas de vida se rechazan porque no cumplen con el perfil que se publicó, que suele ser muy específico. Por ejemplo, si piden entre 3 y 5 años de experiencia, no aceptan a un postulante que tenga seis años de vida laboral”.

Vega agregó que lo mejor es “ajustarse al perfil que pide la convocatoria, evaluar a fondo si debe presentarse o no, porque un empleador no puede contratar a quien no le podrá asignar labores que nunca ha realizado”.

Miguel Pérez, del gremio de empresas de servicios temporales, indicó que “las personas mayores o los jóvenes que no tienen experiencia por lo general buscan su primer empleo a través de un servicio temporal. Aquí se reclutan todas las hojas de vida y los empleadores eligen según lo que necesitan.
Para Pérez, “hay empresas que no se arriesgan a contratar a alguien cercano a la edad de la pensión, por ejemplo, o que muestre dificultad para acomodarse a la política de trabajo de la compañía. Pero, en general, el principio no es de rechazo sino de responder a los perfiles buscados”.
 

Martha Morales Manchego