Cómo la discusión interna de E.U. le enredó el debate al tratado colombiano

Casi al tiempo que se firmaba hace un año el TLC de Colombia, los demócratas lograban de nuevo quedarse con el control del Congreso estadounidense.

POR:
noviembre 22 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-22

De acuerdo con I. M. Mac Destler del Instituto Peterson de Economía Internacional y de la Universidad de Maryland, “la llegada de una mayoría Demócrata al Congreso en enero del 2007 hizo temblar a más de un partidario del libre comercio”. Destler recuerda que durante la década anterior Estados Unidos avanzaba hacia la apertura comercial, incluso con los demócratas en el poder. Sin embargo, los apoyos en las votaciones del congreso iban reduciéndose, y en julio del 2006 el TLC con Centroamérica y República Dominicana fue aprobado gracias a una diferencia de solo dos votos. Ya para noviembre del año pasado, se habían ido 16 representantes y 5 senadores republicanos favorables al comercio, reemplazados por demócratas que no son tan cercanos a la idea de la liberalización comercial. A principios de diciembre del año pasado, recuerda Mac Destler, el ex secretario del Tesoro, Robert Rubin, pidió moderación en política comercial, a lo cual los demócratas respondieron con un “rotundo rechazo”. En un mensaje firmado por 39 de los 42 nuevos congresistas demócratas, advierten que “una de las bases de nuestra victoria electoral fue nuestra fuerte oposición a la desacertada política comercial de la actual Administración, así como nuestra voluntad de ofrecer una alternativa real ante tratados de libre comercio, como el Cafta, que la mayoría de nuestros adversarios apoyaron y que están matando el empleo en este país”. Tras esa primera ‘mostrada de los dientes’ de los demócratas, para mayo se logró el acuerdo bipartidista sobre la llamada ‘nueva política comercial’ Si bien lograron el acuerdo marco sobre qué incluir en los TLC en materia laboral y ambiental, los dos partidos estadounidenses dejaron pendientes acuerdos sobre cómo afrontar la negociación de la Ronda de Doha, y en medio del tire y afloje adobado, además, por las elecciones del año entrante, sigue atrapado el TLC de Colombia. Mac Destler del Instituto Peterson de Economía Internacional y de la Universidad de Maryland recuerda cómo la dirigencia Demócrata se resistió a prorrogar la autorización de promoción comercial otorgada al presidente Bush. La prórroga no fue posible porque no hubo avances en las conversaciones sobre la Ronda de Doha. Por ahora, los demócratas siguen haciendo énfasis en la creciente desigualdad del ingreso, la pérdida de empleos en el sector manufacturero y el estancamiento del ingreso familiar medio que achacan a la apertura. 15 Votos a favor del TLC buscarán los gobiernos de Colombia y E.U. para garantizar la aprobación de este acuerdo. Las cuentas apuntan a que el TLC pasa con 218 voto, de los cuales están casi listos unos 203 sufragios de legisladores. NUEVA VISITA DE CONGRESISTAS DE E.U. Un grupo de congresistas estadounidenses, del que hacen parte Harry Reid y Robert Menéndez, visitará el país el próximo 28 de noviembre. Este grupo no viene liderado por funcionarios del Gobierno de E.U., pues los congresistas, por interés propio, quieren entrevistarse con el presidente Álvaro Uribe, empresarios y dirigentes sindicales, para comprobar de primera mano lo que está ocurriendo en términos económicos, políticos y sociales en Colombia. El grupo está integrado por 7 senadores, de ellos 2 republicanos y 5 del partido demócrata. En Estados Unidos, Harry Reid, quien hará parte del grupo que estará en el país, es considerado uno de los líderes demócratas de mayor importancia y con alta influencia. La visita de Reid al país está enmarcada en una gira por varios países de América Latina que arranca el domingo 25 de noviembre en Guatemala y ter- mina el 2 de diciembre en México. Los congresistas demócratas que participan, además de Reid, son Jeff Bingaman, Kent Conrad, Byron Dorgan y Robert Menéndez y los republicanos Thad Cochran y Mike Crapo.

Siga bajando para encontrar más contenido