Dispuestas a afrontar los retos

Luego de que el 2007 fue un año muy bueno para los pequeños y medianos empresarios, la desaceleración de la economía se dejó sentir durante el primer semestre de 2008 para las pymes. Así lo deja ver la reciente Gran Encuesta de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), realizada entre marzo y abril de este año, y que cobijó a 1.551 empresas de las áreas industrial, comercial y de servicios, en 18 departamentos del país.

POR:
julio 31 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-31

Al consultarles sobre sus perspectivas y desempeño, en general, se nota un cambio en relación con sus respuestas del segundo semestre del 2007. Mientras, en la segunda parte del año pasado, en promedio, los empresarios de los tres sectores veían en un 60 por ciento que la situación era favorable, en este primer semestre, apenas lo cree un 43 por ciento. Mientras tanto, la percepción de incertidumbre se incrementó en los tres rubros citados (industria, comercio y servicios), al pasar entre los dos periodos de 13 al 20 por ciento. Sin embargo, pese a estos resultados, ante los nubarrones de la economía, los empresarios pymes no se han quedado con los brazos cruzados, sino que, por el contrario, han emprendido acciones que les permitan superar la coyuntura. Para el vicepresidente de Anif, Carlos Ignacio Rojas, pese a algunos datos que arrojó la encuesta, “Se podría decir que las pymes están en buenas condiciones, y lo que se observa es que muchas de ellas están haciendo grandes esfuerzos por avanzar en diferentes campos, por ejemplo, en el de la innovación. “Cuando se les pregunta que acciones están haciendo, dicen que están capacitando su personal; diversificando sus mercados, tanto en Colombia como en el exterior; trabajando para certificarse en calidad y gestión ambiental y, en términos generales, preparándose para el futuro. Todo esto es muy importante, pues les permite crecer y ser mejores”. De igual forma piensa el ministro de Comercio, Industria y Comercio, Luis Guillermo Plata Paez, para quien “la tendencia para el año 2008 se mantiene, pues desde el año anterior se registra una dinámica especial en las pequeñas y medianas empresas, que es previsible que se sostenga en el presente año”. Por otra parte, datos de la Asobancaria y los resultados de la misma encuesta de Anif ratifican que los pequeños y medianos empresarios siguen solicitando créditos a los bancos; aunque, por cuenta de la revaluación, las exportaciones han tenido un descenso. Según Plata Páez, “las pymes mantienen una tendencia de comportamiento positivo, en sus principales variables de producción, ventas y empleo”. Citando el referido estudio de Anif, el ministro afirma que “la pyme mantuvo expectativas positivas en cuanto a utilidades, inversión, nivel de inventario de productos terminados y utilización de la capacidad instalada, cuyo uso ha oscilado en un rango de 60 a 89 por ciento”. UNA TAREA QUE DEBE SER PERMANENTE Pero, si bien el momento económico no es fácil, en lo que coinciden tanto empresarios como dirigentes gremiales y expertos en el tema es en que las pymes hacen esfuerzos por mejorar su productividad y competitividad, fortalecer la gestión gerencial y contable, y por ofrecer valores agregados a sus productos, pues, en una época de tratados comerciales internacionales, son conscientes de que si no mejoran podrían fácilmente desaparecer rápido. Tanto gremios, cámaras de comercio, fundaciones y universidades, entre otras entidades, trabajan en temas como las certificaciones, los conocimientos de exportación, el diseño de sus productos, avances en el rezago tecnológico, la formación de redes y campañas de asociatividad, pues teniendo en cuenta que en Colombia las pymes generan cerca del 40 por ciento del PIB y sostienen más del 70 por ciento del empleo, es vital que a las pequeñas y medianas empresas les vaya bien, por el bienestar de todo el país. LOS MOTIVOS DE PREOCUPACIÓN El presidente de Acopi, Norman Correa Calderón, asegura que las tasas de interés, la revaluación, los líos con el vecindario, la menor dinámica productiva, la demora en la aprobación del TLC con E.U. y la desaceleración económica con este último país han perjudicado el balance de las pymes y, en algunos casos, la situación empieza a tornarse difícil. Esta preocupación se incrementa con la decisión del Banco de la República que, el 25 de julio, aumentó las tasas de interés de intervención 25 puntos básicos. Pasaron de 9,75 por ciento a 10 por ciento. “Esta coyuntura genera gran preocupación. Se empiezan a ver consecuencias en pérdida de empleo y aplazamientos de la inversión”. Por su parte, Guillermo Botero, presidente de Fenalco, afirma que “la situación no estuvo muy buena para el comercio en el primer semestre, se notó falta de demanda y las tasas de interés y el contrabando han golpeado muy duro”. Luis Gustavo Flórez, presidente de la Asociación Colombiana de Industriales del Calzado, el Cuero y sus Manufacturas (Acicam), dice que "los resultados en el primer semestre fueron muy regulares, con una alta desaceleración en ventas y en producción. Nos preocupa para este segundo semestre la inestabilidad en la tasa de cambio y la situación con Venezuela que no está clara y que seguirá afectando el desenvolvimiento de las pequeña industria”.ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido