La disyuntiva laboral de China

Los intentos del Gobierno chino por mejorar las condiciones de sus trabajadores, han sido fuertemente resistidos por las empresas trasnacionales, instaladas en dicho país con la amenaza de trasladar sus plantas a India, Pakistán, Birmania y Bangladesh, donde no encontrarían requerimientos laborales.

POR:
mayo 19 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-19

La Ley de Contratación Laboral, propuesta por el Gobierno chino, pretendía establecer contratos laborales, indemnizaciones por despido, negociación sobre procedimientos y condiciones en el lugar de trabajo, e intenta responder al creciente descontento de los trabajadores chinos. Por ejemplo, Wal Mart al mismo tiempo que decidió reconocer los sindicatos en sus almacenes, junto a Google, UPS, Microsoft, Nike, AT&T e Intel, ha intentado bloquear la nueva legislación laboral. La nueva normativa no establece el derecho a la libre sindicalización ni a la huelga, pero aun así, las empresas extranjeras consideran que concede ventaja a los trabajadores, que podría estimularlos en el futuro a constituir organizaciones independientes. En 1994, China adoptó una legislación que estipulaba contratos individuales y después permitió negociar contratos colectivos en algunas industrias. En la práctica, el 15% de los trabajadores urbanos, el 70% de los trabajadores rurales y el 40% de los trabajadores de la construcción, carecen de contrato de trabajo. Adicionalmente, el 60% de los contratos del país son por tres años o menos. Por su parte, las empresas quieren fijar el contrato y los términos de empleo de modo unilateral y sin contrato. La nueva legislación estipula el reglamento en salud y despidos, aun donde no existe sindicato u otra representación de los empleados. Por su parte, el Consejo de Empresarios de E.U. en China, ha señalado que “no es posible estipular que las regulaciones de los empleadores sean inválidas si no son adoptadas por medio de la negociación por sindicatos… la autoría última y la responsabilidad por las políticas adoptadas deberían permanecer en la órbita del empleador”. En la actualidad, los trabajadores que cambien de empresa deben pagar el costo de su entrenamiento, y ahora se establecen períodos de prueba de uno a seis meses. La nueva ley limita los costos que el trabajador deba pagar por el entrenamiento, pues los restringe a la instrucción que tenga lugar por fuera del empleo, sobre la base del tiempo completo y con duración de seis meses. Adicionalmente, con la nueva ley, los trabajadores temporales contratados por medio de agencias pasarán a ser trabajadores permanentes un año después de continuar en la misma empresa; pero las empresas extranjeras opinan que “esta estipulación impide el derecho del empleador a contratar la mejor persona”. Los bajos salarios y precarias condiciones en China, han desencadenado una presión a la baja de las condiciones laborales a nivel mundial, en lo que muchos han denominado arbitraje laboral global o carrera hacia el fondo. Así, los trabajadores son obligados a competir unos con otros, para atraer la inversión extranjera. En el año 2006, el Gobierno reportó 300.000 disputas laborales, cerca del doble de las presentadas en el 2001, y la nueva ley intenta dar repuesta a esta acción de los trabajadores, que hoy afecta la estabilidad del Gobierno .'' En el año 2006, el Gobierno reportó 300.000 disputas laborales, cerca del doble de las presentadas en el 2001”.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido