Divisas por 500 millones de dólares le podrían significar al país venta de electricidad al vecindario

"Colombia cuenta con los recursos para ser exportador porque tiene suficientes recursos hidráulicos, carbón y potencial en gas", explicó Pablo Hernán Corredor, gerente General de XM, filial de ISA.

POR:
mayo 09 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-09

El primero de marzo pasado, al cumplirse un año del ataque al campamento de las Farc en Ecuador, donde murió el jefe guerrillero 'Raúl Reyes', el presidente de esa nación, Rafael Correa, una vez más se 'despachó' contra Colombia por lo que considera una operación que violó la soberanía de su país, y reiteró su decisión de no restablecer las relaciones diplomáticas.

Sin embargo, mes y medio después, el Ministro de Minas y Energía de Colombia recibió, en su despacho, una llamada de su homólogo ecuatoriano, quien le solicitó aumentar el suministro de electricidad a su país. De esa manera se conjuraría un posible racionamiento del servicio en buena parte del territorio ecuatoriano.

La vecina nación atraviesa por una crisis energética derivada de una reducción de las reservas hidráulicas y a problemas ocasionados por la frustrada puesta en marcha de una gran central hidroeléctrica, que construyó una firma de Brasil, sobre la cual hay un complejo pleito jurídico con esa nación.

Fue así como las diferencias diplomáticas se dejaron para las declaraciones públicas, y el propio presidente Álvaro Uribe dio vía libre a un aumento de 350 a 450  megavatios/hora en el envío de energía eléctrica desde Colombia a Ecuador, a través de las líneas de interconexión, lo que en la práctica significa que al menos el 12 por ciento de la electricidad que consume el vecino país es colombiana.

Pero no solo las ventas de energía han sacado de apuros a los ecuatorianos. Venezuela -otro usual contradictor de Colombia en los foros diplomáticos- también se ha beneficiado de la abundancia del recurso nacional. Entre septiembre del año pasado y febrero, a través de Isagén, se le exportaron 90 megavatios.

Isagén firmó un acuerdo con la venezolana Empresa Electrificación del Caroní (Edelca) para la prórroga por otros seis meses de la venta de energía, hasta agosto de 2009, tras una primera operación en la que se exportó la citada cifra récord entre septiembre de 2008 y febrero de 2009.

Isagén confirmó que, luego de atender por seis meses parte de la carga en el occidente venezolano, se acordó con Edelca mantener el acuerdo de exportación de energía, que
se realiza a través de la interconexión Internacional San Mateo-El Corozo.

Potencial de ingresos

Todo lo anterior es apenas una muestra del potencial que representa para Colombia este negocio, el cual -según Pablo Hernán Corredor, gerente General de XM, filial de ISA- le podría generar al país ingresos cercanos a 500 millones de dólares al año, casi lo que representan las exportaciones anuales de banano.

Para Astrid Martínez, ex gerente de la Empresa de Energía de Bogotá, el nuestro, junto con Brasil, son los países de Latinoamérica que reúnen las mejores condiciones para explotar este negocio a gran escala, en el que se aprovecha su generosa hidrología y la geografía apropiada para embalsar agua y producir electricidad a bajo costo.

Otro punto a favor es que localmente se tiene asegurada la expansión de la generación eléctrica hasta el 2019 y actualmente se encuentra en ejecución media docena de nuevos proyectos, para proveer de energía en firme al país, y habría un importante excedente de entre el 30 y el 50 por ciento para exportar a Ecuador, Panamá y Centroamérica.

María Zulema Vélez, presidente de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía (Acolgén), sostiene que gracias al desarrollo de este sector, Colombia se ha vuelto competitivo y podría aprovechar el hecho de ofrecer este servicio a mayor escala, especialmente a aquellos países donde la energía es más cara.

A pesar de lo atractivo del negocio, las inversiones que se deben hacer son elevadas, pues se requiere de la construcción de las líneas de transmisión para llevar el servicio, pero además una regulación que permita que este sea un negocio netamente comercial y no un acuerdo 'gobierno a gobierno', sujeto a las tensiones políticas con los vecinos.

"Se debe pensar en contratos de largo plazo, para lo cual se debería dejar que sean los agentes los que creen el mercado y que este no sea entre países porque, en la medida que surja un lío político, las transacciones se podrían cortar", dijo Vélez.

En la actualidad, Colombia y Ecuador intercambian energía, desde el 2003, a través de las Líneas Jamondino-Pomasqui 1 y 2 y la línea Panamericana-Tulcán. Los números siempre han arrojado un balance a favor de Colombia.

El plato fuerte

El próximo paso es la interconexión con Panamá, la cual será la puerta de entrada al mercado centroamericano, que es deficitario y que se devoraría la electricidad criolla.

Según Corredor, con ese país ya se ha avanzado en la firma de un acuerdo preliminar entre los reguladores, en cuanto a criterios generales, y se creó la empresa para desarrollar el proyecto de interconexión denominado Interconexión Colombia Panamá.

De entrada, el negocio luce atractivo, pero enfrenta retos, como el tema ambiental, pues la construcción de esa línea atravesaría una de las reservas más biodiversas del mundo, como es el tapón del Darién. A esto se suma los costos, porque la inversión sería de al menos 220 millones de dólares.

"Una línea de esas cuesta cuatro veces más por kilómetro que cualquier otra. También están por resolver los temas ambientales, étnicos y técnicos. Lo que se requeriría es el incentivo económico para los transmisores", señaló Vélez, de Acolgén.

A la par con las ventas de energía, Colombia cuenta con un fuerte potencial para exportar servicios conexos, como transformadores, aisladores, diseño de redes, consultorías en ingeniería, etc, los cuales se están identificando mediante un estudio contratado por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, y cuyos resultados en breve se darán a conocer.

Aumenta el despacho de gas natural a Venezuela

Además de la energía eléctrica, otra fuente de exportación que ha cobrado protagonismo es la venta de gas a Venezuela, la cual se elevará de 240 millones de pies cúbicos a 300 millones de pies cúbicos por día, según explicó el ministro de Minas y Energía, Hernán Martínez Torres.

Las mayores ventas de gas, el cual es extraído de los campos de La Guajira, que son operados por Chevron, en asocio con Ecopetrol, se harán a solicitud del vecino país, que enfrenta una escasez del producto en la región occidental.

El gas natural es exportado a través de la frontera por el gasoducto binacional construido por Venezuela, que en un futuro servirá para abastecer con el combustible a Colombia, una vez se desarrollen los yacimientos venezolanos de esa región.

JUAN GUILLERMO LONDOÑO
SUBEDITOR DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Siga bajando para encontrar más contenido