'El dólar barato obliga a estar en forma y ser competitivos'

Para el coautor del índice de competitividad de Davos, competir no puede basarse en la moneda.

Dólar

Archivo Portafolio.co

Dólar

POR:
agosto 11 de 2012 - 03:50 p.m.
2012-08-11

Lo que para los empresarios es el 'coco' puede convertirse en la llave que les permitirá estar en forma y ser competitivos. Para el coautor del Índice Global de Competitividad y catedrático de Economía de la Universidad de Columbia, Xavier Sala i Martín, si bien la apreciación de la moneda local trae problemas para los empresarios en el corto plazo, en el largo lo que les permitirá es ser competitivos.

Para Sala i Martín, preocuparse mucho por la fortaleza del peso es un riesgo que puede terminar llevando a que los empresarios a pedir medidas proteccionistas como ocurrió en Brasil. "Si esto se hace -advierte el investigador-, la falta de competencia va a hacer que los productos colombianos pierdan competitividad. La competencia es lo que al final da competitividad".

El experto, que participará en el Congreso de Confecámaras del jueves y viernes, se declara partidario de que la prioridad para el Gobierno sea la universalización de la calidad educativa; es ahí donde el país tendrá un mayor retorno, será más innovador y, por consiguiente, más competitivo.

¿Cómo ve hoy a Colombia frente a los países de América Latina?

Dentro del conjunto de economías de América Latina, Colombia es de los que mejor les va, aunque, como pasa en todos los países del mundo, hay diferentes factores, unos más positivos y otros más negativos.

¿Cuáles destaca dentro de los positivos?

La tasa de crecimiento de la economía, el sistema financiero y la mejora grande en la macroeconomía, básicamente deuda e inflación, entre otros.

¿Y entre los negativos?

Los problemas más importantes estarían en el mercado laboral. Seguimos teniendo problemas en el tema de seguridad y en el sistema educativo.

Colombia venía dando unos saltos en el Índice Global de Competitividad, pero hay quienes dicen que se empezó a quedar estancada. ¿Sí fue así?

El Índice de este año no ha salido y, por lo tanto, no sabemos si está estancada o no. Hasta principios de septiembre no sabremos exactamente qué pasó. Por eso, no puedo opinar.

Una de las cosas que más se cuestionan es el atraso en infraestructura. ¿Usted qué opina sobre esto?

Yo no lo miro en términos de atrasados o adelantados. En el Índice en Davos miramos 125 subíndices distintos, y obviamente para cada país lo que a la gente le gusta mirar son cada uno de los aspectos con relación a los otros países; yo lo miro de otra manera. Dónde puede encontrar el país un retorno más grande si hace un esfuerzo en ello, y en ese sentido no es comparable con otros países. Hay que ver dónde tiene que invertir, cuál es el retorno más grande si Colombia se dedica a invertir en uno de los diferentes sectores. Desde mi punto de vista, la prioridad sería el sistema educativo, seguido de continuar invirtiendo en temas de seguridad. Yo sé que hacen mucho esfuerzo, pero la seguridad es fundamental, y en ese sentido esos dos aspectos son en los que Colombia tendría un retorno superior. También, en aspectos que tienen que ver con la política, la corrupción, la independencia del poder judicial, lo que en el foro de Davos llamamos aspectos institucionales. Obviamente, se puede mejorar en todo: en infraestructura, en mercado laboral, en la informalidad, etc. Pero si me preguntaran a mí cuál es la prioridad, yo diría educación.

Cuando habla de educación, ¿es de calidad, de acceso? ¿Exactamente de qué?

La prioridad hoy en Colombia es la universalización de la educación de calidad en el nivel de primaria. Es decir, todos lo niños del país deben tener la oportunidad de tener una muy buena educación básica. Una vez se llegue a eso, luego se pasa a la secundaria, y luego a la universitaria. Muchos países hacen lo contrario. Escogen a unos pocos niños muy listos, los ponen en centros de educación para niños listos y se prioriza la educación de unos pocos, con una muy grande calidad, y creo que es un error por el concepto que yo tengo de innovación.

¿Y qué es innovación para usted?

Para que una economía moderna pueda sobrevivir y pueda funcionar para sus ciudadanos, es importante que se hagan cosas nuevas y distintas, es decir, que se innove. Si uno se fija en la historia de la innovación, uno ve que la mayor parte de ideas empresariales -que son las innovaciones, estas no son tesis ni doctorados, no son laboratorios; innovación son ideas empresariales-, que puede ser una pizzería o una tienda de carne, o puede ser una aplicación de iPad, las grandes innovaciones, si usted se fija bien, siempre vienen de los trabajadores. Por lo tanto, para tener un país innovador, o para que pueda tener un crecimiento sostenible en el largo plazo, uno tiene que conseguir que los trabajadores sean capaces de innovar, de tener e implementar ideas. Y los trabajadores no van a ser los niños más listos de la escuela, sino que van a ser los niños normales de la escuela. Por eso, yo priorizaría la universalización de la calidad en todas las escuelas colombianas para todos los niños, teniendo claro que el objetivo es que los niños sean creativos e innovadores.
El sistema educativo, no basado en la memorización o en la repetición de lo que dice el profesor, sino en la capacidad de tener ideas. El país que no haga esto será un país que se va a quedar atrás.

¿Y cuando habla de seguridad?

Para empresas que están decidiendo en qué país localizarse, la seguridad de sus trabajadores y directivos es muy importante, y en ese sentido países con terrorismo, con narcotráfico, donde la ley y el orden no están garantizados para todos, son más problemáticos que otro tipo de países. Las empresas no quieren enviar a sus directivos a donde pueden ser maltratados físicamente, o secuestrados o robados. Colombia está trabajando en eso.

En Colombia los empresarios están obsesionados por la revaluación, la ven como una talanquera a la hora de competir. ¿Qué piensa de eso?

Esto, a corto plazo, sí que es verdad, pero a largo plazo no. Es verdad que a corto plazo algunos países pueden morir, morir de propio éxito. Es decir, si Colombia va bien, pues atrae capitales, los capitales compran pesos en dólares, eso hace subir el peso y al subir el peso encarece los productos que se compran con pesos, y en ese sentido se perjudica la exportación. Y a largo plazo lo único que cuenta es la capacidad de producir con tu propia moneda lo más eficientemente posible. Si tú haces eso, vas a ser competitivo. El riesgo de preocuparse demasiado por la revaluación es que uno acabe pidiendo, como ocurrió en Brasil, medidas proteccionistas. Si esto se hace, la falta de competencia va a hacer que los productos colombianos pierdan competitividad. La competencia es lo que al final da competitividad.

¿La crisis mundial les va a pegar duro a América Latina y a Colombia?

No sé. No sabemos si va a haber crisis. Este trimestre que viene va a ser clave en Europa y, por tanto, en el mundo. Ya tenemos un gran problema en el mundo que es Europa y la incertidumbre de cómo se va a contagiar este gran problema en el mundo. Existe la posibilidad de que en Europa no pase nada y también de que sea una gran catástrofe, en septiembre sabremos. Si Europa tiene una gran crisis, América Latina no se va a escapar.

IVONNE VENEGAS
REDACCIÓN DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Siga bajando para encontrar más contenido