Dólar caro: por ahora, solo ganan los que reciben remesas

Con el dólar por encima de $3.000, el ciudadano de a pie también sufre: necesita el doble en pesos de lo que requería hace un año para unas vacaciones en EE. UU. Los que estudiaron becados por Colfuturo y regresan al país deben pagar ese crédito con la TRM del día y no la de hace un año. Sonríen quienes reciben plata del exterior.

Dólar caro: por ahora, solo ganan los que reciben remesas

Archivo

Dólar caro: por ahora, solo ganan los que reciben remesas

Finanzas
POR:
agosto 19 de 2015 - 05:17 p.m.
2015-08-19

El precio del dólar en el país superó la barrera de los 3.000 pesos al comenzar la semana. Este miércoles, 19 de agosto, la divisa, que se cotiza en promedio de 3.023 pesos. Esta situación, que angustia a las autoridades económicas y a los empresarios, también pone a pensar a los colombianos que estaban planeando viajar por fuera del país, pagando en dólares, y a aquellos estudiantes que tienen deudas pendientes con Colfuturo, pues sus créditos están atados a la Tasa Representativa del Mercado (TRM) y no a una tasa fija.

LAS CUENTAS NO CUADRAN

Es claro que los más de 1.000 pesos que ha escalado la moneda estadounidense en el último año deberían impactar positivamente a los sectores exportadores, principalmente a los agricultores e industriales.

Sin embargo, los bondadosos efectos del ‘dólar fuerte’ no se han visto plasmados en la realidad macroeconómica del país.

Los sectores industrial y agropecuario afirman que este nivel de tasa de cambio no es suficiente para borrar las consecuencias de la ‘enfermedad holandesa’ que venía experimentando la economía nacional desde hace varios años.

Aunque los beneficios del dólar caro son objeto de debate entre el Gobierno, analistas, empresarios y opositores, los ciudadanos de a píe han visto cómo ahora necesitan de más pesos para comprar bienes importados, viajar a Estados Unidos o terminar de pagar deudas contraídas en billetes verdes.

CAMBIO DE PLANES

Si hace un año, con una tasa de cambio en promedio de 2.000 pesos por dólar, usted había planeado irse de vacaciones a Miami, Nueva York o San Francisco y el presupuesto programado era de 2.000 dólares para unos 10 días (sin contar tiquetes), es decir, algo cercano a cuatro millones de pesos, hoy para lograr esos mismos días de entretenimiento y descanso tendría que reunir seis millones de pesos.

Lo anterior implica que usted debe ahorrar casi un 50 % más de lo que había planeado para poder irse a descansar a la tierra del Tío Sam.

Por esa razón es que, al revisar las estimaciones de la Asociación Colombiana de Agencias de Viajes y Turismo (Anato), el efecto de la devaluación del peso colombiano se nota en la reducción de ventas de tiquetes internacionales y otros servicios transados en dólares.

Aunque las agencias de viajes han lanzado al mercado ofertas especiales para que los colombianos sigan manteniendo su tendencia de viaje al exterior, el turismo masivo se ha visto debilitado, pues las emisiones de paquetes de viajes a otros países se han reducido hasta un 15 por ciento con respecto al año anterior, según Anato.

Paula Cortés, presidenta de Anato, recomienda comprar dólares con anticipación a su viaje: “Aquellos viajeros que irán al exterior deberían comprar los paquetes turísticos con suficiente anterioridad para que no sufran de la volatilidad de la divisa”.

Y Cortés no se equivoca. Si usted tiene planeado salir del país en los próximos meses y necesita comprar billetes verdes, hágalo en este momento y se podría ahorrar unos pesos, aunque con la volatilidad de los mercados mundiales es imposible predecir la tendencia de los precios del dólar.

Hoy, la Tasa Representativa del Mercado (TRM) marca un valor de 3.003 pesos por dólar, pero en las casas de cambio se pueden encontrar los anhelados billetes en el rango de 2.770 y 2.860 pesos.

Esta diferencia obedece a que el mercado cambiario de la calle tarda varias semanas en ‘alinearse’ a la tasa oficial. Entonces, si hace cuentas, su ahorro podría ser hasta de 230 pesos por dólar.

CRÉDITOS DE ESTUDIOS, MÁS COSTOSOS

Otros que han sido fuertemente afectados por la ‘disparada’ del dólar son aquellos que asumieron créditobecas de Colfuturo.

¿Por qué? Muchos becarios la están 'viendo negra’ para cumplir con el pago de intereses de una obligación que asumieron tiempo atrás en dólares.

Es decir, hace 12 meses, el tipo de cambio promediaba los 2.000 pesos, y el monto de crédito para estudiar en una universidad extranjera variaba entre 40.000 y 50.000 dólares. Para muchos fue muy atractivo en ese momento.

No obstante, la subida de más de 1.000 pesos de la tasa de cambio, los pone en aprietos: hoy su deuda cuesta 50 por ciento más que hace un año.

Si bien hay una condonación para aquellos que regresen al país, los estudiantes tendrán que pagar más de la mitad de lo que habían planeado.

En días pasados, Jerónimo Castro, director de Colfuturo, explicó las opciones que tienen los becarios frente al incremento de sus deudas causadas por la volatilidad de la tasa de cambio.

“Convocamos a todos los bancos del país para sustituir la deuda de los estudiantes de dólares a pesos, y tenemos conversaciones muy avanzadas con Davivienda, Sufi y Corpbanca”.

“Aunque entendemos lo difícil que es para el estudiante que llega al país enfrentarse a una deuda en dólares, ganando en pesos, Colfuturo no puede asumir el costo de la devaluación del peso frente al dólar”, agregó Castro.

No todo está perdido. Si esta salida no se logra concretar, la recomendación a los deudores es que busquen aprovechar el año de práctica profesional que Colfuturo ofrece para encontrar empleo en el exterior y tener ingresos mayores para cubrir la deuda en menor tiempo.

LAS REMESAS, UN ALIVIO

Pero no todo es malo. Los colombianos que reciben remesas de sus familiares que trabajan en el extranjero han visto como el dinero rinde más este año.

Las remesas hacia Colombia bordearon los US$4.093 millones en 2014 (cerca de 8,2 billones de pesos) y dicho monto representó el 1,1 % del Producto Interno Bruto.

Según datos del Banco de la República, en el acumulado hasta junio de 2015, los ingresos de remesas totalizaron US$2.087 millones, registrando un crecimiento anual de 5,9 %.

Hasta el primer trimestre de 2015, los ingresos de remesas se originaron principalmente en Estados Unidos (US$480 millones, 46,4 % del total) y España (US$195 millones, 18,6 % del total).

Cabe señalar que desde enero de 2014, las remesas provenientes desde Venezuela a través los canales formales se redujeron drásticamente, y con ello la participación de Venezuela en el total de países, históricamente el tercer país en importancia, cayó abruptamente, ganando participación los ingresos de remesas orinados en Panamá y Chile.

Así las cosas, varios colombianos han decidido migrar hacia Panamá, en dónde por 8.000 dólares pueden tener papeles de residencia ‘en regla’ y conseguir un trabajo que les permite enviar entre 500 y 800 dólares mensuales a su familia.

Este impacto favorece a los núcleos familiares que pueden mejorar su poder adquisitivo, pues por cada dólar que reciben hoy, tienen 1.000 pesos más que hace un año.

Todo esto podría ser en el mediano plazo un elemento benéfico para el consumo y la economía regional.

@jusebroj

Portafolio.co