Dólar les rinde menos a los visitantes de afuera

A pesar de que los datos del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo indican que el número de visitantes extranjeros que llegó al país durante el primer trimestre del 2008 tuvo un incremento del 3,4 por ciento frente al mismo periodo del 2007, la revaluación del peso es un factor que está jugando en contra de los foráneos y de las empresas del sector.

POR:
mayo 13 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-13

Por un lado, los visitantes internacionales requieren de más dólares para su estadía en Colombia, y por el otro, los hoteles y agencias de viaje deben aumentar los costos de sus tarifas para evitar pérdidas. Para citar un ejemplo, por una noche de habitación en el Hotel Tequendama de Bogotá en el 2006 se pagaban 211 dólares; el año pasado, la cifra llegó a los 253 dólares y este año la tarifa está en 293 dólares. “Se ha hecho necesario ajustar la cifra de venta en dólares, porque tenemos que acomodarnos al mercado cambiario”, señala Lina Rincón, vocera del hotel. Sin embargo, para el ministro de Comercio, Industria y Turismo, Luis Guillermo Plata, los efectos en el turismo de la devaluación del dólar no son tan visibles. “Las cifras de permanente crecimiento de turismo extranjero del primer trimestre son una clara muestra de ello. De pronto el turismo doméstico sí muestre que hay colombianos optando por viajar al exterior, pero no son la mayoría. De ahí la creatividad que debe tener el sector para atraer a más viajeros”, opina Plata. En la actualidad existe una polémica en el país, entre el Gobierno y una empresa privada (Aviatur), en cuanto al número real de turistas que visitan a Colombia anualmente. De un lado, el Gobierno defiende la cifra de 1,2 millones de extranjeros al año, mientras que Jean Claude Bessudo, gerente de Aviatur, argumenta que en realidad solo llegan unos 180.000 turistas internacionales. En Cartagena, por ejemplo, el pasado puente festivo del primero de mayo, se reportó una ocupación hotelera del 65 por ciento, cuando históricamente ha sido del 80 por ciento, aproximadamente. “Es que ya los dólares no rinden de la misma manera, y muchos extranjeros sí prefieren buscar otros destinos, incluso en Suramérica, donde la revaluación no es tan alta como acá”, opinó un directivo del gremio turístico que prefirió no ser nombrado. El ministro Plata admite que el fortalecimiento del peso dificulta la competitividad por el factor de los precios. “El arma para combatir esto es la ampliación de la oferta. Más hotelería y más aerolíneas llegando a operar en Colombia se traduce en una sana competencia, y esta debe mejorar la relación calidad-precio”, argumenta el funcionario. Según Mincomerio, en el primer trimestre del 2008, los venezolanos fueron los extranjeros que más llegaron a Colombia. La cifra creció en 36,6 por ciento, lo que equivale a 14.324 personas de ese país adicionales a las reportadas en el 2007. Después de los venezolanos son los peruanos (17,9 por ciento); los brasileños (16,3 por ciento); y los mexicanos (9,8 por ciento), quienes más visitaron el país en el periodo indicado. La predilección de los viajeros internacionales se concentró en su mayoría en Bogotá, a donde llegó el 52 por ciento; seguido de Cartagena, con un 13 por ciento; Cali y Medellín, con un 7 por ciento; San Andrés, con un 6 por ciento, entre otras. NO SOLO ALTAS TARIFAS HOTELERAS Fuera de los hoteles, las ciudades colombianas, también están aumentando sus costos, y aunque una capital como Bogotá, no es más cara que Buenos Aires, por ejemplo, los precios si se están equiparando gracias a la revaluación, y ese factor puede alejar, en el corto plazo, al turismo. Con los mismos 25 dólares promedio que un turista cena en un restaurante bogotano, lo podría hacer en uno bonaerense, advirtiendo que la oferta es casi del 40 por ciento superior en esa capital. Claro que por ahora se mantiene una distancia comparativa frente a capitales como Ciudad de México o Santiago de Chile. Mientras que en Bogotá se paga una tarifa de 293 dólares por un hotel 5 estrellas, en las citadas capitales el precio puede oscilar entre los 400 y 420 dólares. Pero esta brecha tiende a cerrarse si se analiza el ritmo de la revaluación, que tan solo este año ha sido del 11,59 por ciento, mientras que en todo el 2007, la cifra fue del 10,01 por ciento. Aunque es un fenómeno mundial, el país no se puede quedar ahí. El ministro Plata señala que hay que pensar en el consumidor extranjero y consentirlo. “El trabajo en cadenas puede aplicarse al servicio del turismo. Trabajar en llave, hacer alianzas estratégicas entre los operadores turísticos optimizaría las condiciones de competencia”, apunta. POLÍTICAS En el sector turismo, el Gobierno trabaja en la ejecución de un plan estratégico (2007-2010), que busca lograr que en 2010 Colombia sea el quinto país más turístico de América Latina, incrementando a 4 millones el número de turistas internacionales, para generar un impacto en el PIB, al aumentar en el ciento por ciento el nivel actual de ingreso por turismo. Aumentar la inversión extranjera; impulsar el turismo doméstico y mejor infraestructura, las claves. 55 dólares son la diferencia entre el costo de la canasta familiar en Bogotá (270), frente a la de Buenos Aires (215). Las más caras del mundo, según el banco UBS Dos años han pasado desde la última encuesta realizada por el banco suizo UBS para conocer cuáles son las ciudades más caras del mundo. En ese lapso, la economía mundial ha sufrido bastantes cambios: el precio del petróleo y de las materias primas se dispararon; la crisis de las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos se ha contagiado por el mundo; Estados Unidos está afectado por una desaceleración; y el dólar ha perdido valor frente a la gran mayoría de divisas del planeta (desde la pasada encuesta la divisa se ha devaluado un 18 por ciento frente al euro). Justamente, este último factor ha provocado significativos cambios en el escalafón realizado por UBS. La metodología utilizada por el banco suizo revisa 122 bienes y servicios (incluido arriendos) habituales en las canastas de consumo en 71 ciudades. La devaluación del dólar ha provocado, por ejemplo, que Nueva York sea más ‘costeable’ que hace dos años, mientras que Londres, que encabeza el listado, es ahora 26 por ciento más cara. En el caso de Latinoamérica, la más cara según el estudio de UBS, es Caracas, quien está en la casilla 40 en el listado general. La ciudad escaló 7 puestos desde el pasado informe, y sus niveles de carestía son ahora comparables con Singapur. Río de Janeiro y Sao Pablo ocupan los puestos 41 y 42 del listado; Santiago de Chile es 48; Bogotá es 57; Ciudad de México es 58; Lima es 69; y Buenos Aires, 70. Si se comparan los resultados con la encuesta del 2006, aparentemente Bogotá se ha ‘abaratado’, ya que en esa oportunidad se encontraba en la casilla 53. Sin embargo, la capital colombiana superó a Ciudad de México y acortó su diferencia con Santiago de Chile. 26por ciento se ha encarecido Londres desde el 2006, según el informe realizado por el banco suizo UBS. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido