El dólar no responde al tratamiento prescrito por el Banco de la República

Para expertos, una recuperación del precio de la moneda estadounidense sería difícil por cuanto la inversión extranjera se recupera, y el Gobierno vende dólares.

Finanzas
POR:
marzo 08 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-08

El dólar volvió a caer ayer (lunes) por debajo de los 1.900 pesos, tres jornadas de negociación después de que el Banco de la República anunció que intervendría en el mercado con compras diarias de 20 millones de dólares en lo que queda del semestre.

De hecho, el precio de la divisa reaccionó al anuncio del Emisor con alzas en los dos primeros días, pero retomó el camino a la baja.

Ayer, el dólar llegó a tocar incluso niveles mínimos de 1.884 pesos, y en promedio quedó en 1.895 pesos. El precio actual es el más bajo registrado desde octubre del 2009. La revaluación del peso se ubica hoy en torno al 7 por ciento en lo corrido del 2010 y en 26 por ciento en los últimos 12 meses.

La receta actual anunciada por el banco central es similar a la aplicada desde junio del 2008, cuando el dólar estaba en picada y rondaba los 1.650 pesos. En ese momento, el Banco de la República lanzó una estrategia de compra de 20 millones de dólares diarios.

Por esa época logró que la divisa frenara su desplome y comenzó a subir lentamente. No obstante, fue a partir del 15 de septiembre de ese año -que se agravó la crisis financiera mundial- cuando el dólar se disparó e interrumpió por algunos meses la revaluación del peso que ya completaba cinco años.

Por qué sigue cayendo

La caída de la divisa se da en medio de un mercado dominado por la alta oferta de 'verdes', que los operadores atribuyen a dos fuentes principales.

Por un lado está el Gobierno con sus ventas de divisas para conseguir pesos (monetizaciones) que le permitan cumplir pagos internos.

Por otra parte hay ingresos de Inversión Extranjera Directa (IED) que puede corresponder incluso a un negocio puntual de inversionistas extranjeros, que se cierra por estos días. Hasta el 19 de febrero, la IED medida por balanza cambiaria sumaba 1.223 millones de dólares, casi 10 por ciento más que la registrada en el mismo periodo del 2009.

El aumento no extraña si se tiene en cuenta que en las últimas semanas se ha anunciado la llegada de nuevos inversionistas internacionales al país, especialmente al sector financiero, así como al de minas y energía y telecomunicaciones.

"Si este ritmo se mantiene, el 2010 podría ser el tercer año de mayor IED en Colombia en la historia, después de 2005 y 2008", dice Andrés Pardo, director de investigaciones económicas de la corporación financiera Corficolombiana.

Un ambiente más favorable para el ingreso de inversión extranjera y para la revaluación también se hace evidente por la caída de la percepción de riesgo de la deuda colombiana.

Así lo muestra el índice de riesgo de Colombia medido por el Embi, un indicador mundial, que se ubica para el caso colombiano en 182 puntos sobre los bonos del Tesoro de E.U. Hace un mes ese índice estaba sobre las 265 unidades. Esto significa que la deuda externa del país sale cada día más barata en materia de tasas de interés.

Pocas esperanzas de que suba

Camilo Pérez, director de investigaciones del Banco de Bogotá, dice que "la decisión del Banco de la República de comprar dólares diariamente está enfocada más a quitarle velocidad que a buscar nuevas alzas".

Lo mismo opina Ángel Vargas, investigador de la firma de bolsa Correval. "Uno de los argumentos importantes que se podrían considerar en la actual decisión del Banco es el de proteger a los exportadores de un efecto negativo de la revaluación en un contexto de crisis económica mundial.

Sin embargo, la independencia del Emisor sugeriría que la decisión está enfocada a pausar la fuerza del movimiento más que a detenerla".

Corficolombiana advierte sobre la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos (banco central) de aplicar una política de expansión monetaria lo que significa que hay dólares 'volando' en el mundo en busca de ser invertidos y Colombia es un buen destino.

Para el fin del año, entre los analistas financieros hay apuestas diversas sobre el cierre del dólar y van desde los 1.800 a los 2.000 pesos, y esperar alzas más allá de ese nivel no parece realista. De todas maneras, en cuestiones de apuestas siempre hay perdedores, o si no que lo digan quienes tratan de apuntarle al precio del dólar.

Dolar Ideal, entre 1.900 Y 2.300 Pesos

Javier Díaz, presidente de Analdex

No es fácil dar una cifra, creería que 2.100 pesos puede ser la que dé algo de conformidad a los empresarios dedicados a las exportaciones; sin embargo deben analizarse cada uno de los sectores y los costos de producción de cada una de las empresas.

José Antonio Restrepo, floricultor de CI. Ayurá

Para que el negocio sea viable la tasa de cambio debe estar en 2.200 pesos. En los últimos años hemos hecho grandes mejoras en reducción de costos y en nuevos mercados, pero el tema se vuelve imposible y se están acabando los recursos de las coberturas, la única alternativa que nos queda.

El Gobierno ha sido generoso con nosotros, nos ha oído y ayudado con refinanciación de los créditos y coberturas.

Jorge Lozano, presidente de Asoexport (exportadores de café)

Los exportadores han aprendido a manejar la tasa de cambio y ahora están de moda los swaps o futuros para garantizar un ingreso mínimo por los dólares, y se hacen por cada negocio individual; obviamente tienen un costo financiero que se aplica a los costos de producción.

Iván Amaya Villegas, presidente de Ascoltex

Calculamos que entre 2.250 y 2.300 pesos está el 'punto de equilibrio'. Consideramos insuficientes los esfuerzos del Banco de la República para sacar dólares del mercado; no sabemos qué está pasando, si es que el Gobierno está monetizando mucho para financiar sus gastos, mientras que para los empresarios los swaps se están convirtiendo en operaciones riesgosas.

Hyundai Colombia, Importadora de vehículos

Lo importante para el mercado es que el dólar no fluctúe tanto, y pensamos que lo ideal es que el precio no esté por debajo de los 1.900 pesos. Indudablemente esta caída en el dólar ha ayudado, no directamente en bajar los precios de los vehículos, sino en mejorar el equipamiento de los mismos sin tener que afectar su precio.