Dolarización de Ecuador cumple 10 años; su futuro dependerá del petróleo y las remesas

Una década después la percepción de los expertos es favorable, pero el Gobierno dice que generó iniquidad.

POR:
enero 10 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-10

El sábado se cumplieron 10 años desde que se impuso el dólar estadounidense como la moneda oficial de Ecuador, luego de la peor crisis financiera de la historia de ese país. Para la mayoría de los ecuatorianos, en la última década han mejorado las condiciones de la economía, y si bien los analistas coinciden con un balance favorable, desde el Gobierno la percepción es otra, pues la riqueza sigue concentrada en unos pocos.

Expertos coinciden en que la principal herencia del esquema de la dolarización ha sido la estabilización de la economía, pero a juicio del jefe de Estado, Rafael Correa, entre sus efectos adversos está la iniquidad.

Sostiene que la dolarización perjudicó al país durante la crisis financiera internacional, pues mientras otras naciones devaluaron sus monedas para no perjudicar sus economías, Ecuador debió adoptar salvaguardas para proteger su mercado, lo que ocasionó falta de competitividad.

Joyce de Ginatta, presidenta de la Federación Interamericana Empresarial (FIE), dice que "el resultado (de la dolarización) es más que satisfactorio, porque el dólar se convirtió en un elemento de custodia y blindaje de la economía".

Los analistas Jaime Gallegos y Patricio Almeida coinciden en que el balance es positivo y da certeza sobre el rumbo de la economía. "Hay que agradecer la estabilidad macroeconómica a la dolarización", señaló Gallegos, catedrático de la universidad Católica de Quito, indicando que el sistema frenó el manejo del tipo de cambio relegado a la banca privada y la especulación con las tasas de interés.

Para Almeida, profesor de la estatal universidad Central de Quito, Ecuador se encuentra "atado al dólar y depende de cómo va la economía de Estados Unidos", lo que fija reglas claras para empresarios, trabajadores y el sector público con miras a mejorar la competitividad. La percepción de la población también es favorable, a juzgar por lo que exponen quienes han estudiado el asunto.

"Para más del 90 por ciento de los ecuatorianos las condiciones del país son mejores con la dolarización. El esquema monetario tiene gran acogida luego de una compleja transición", dice el vicepresidente de la firma encuestadora Cedatos-Gallup, Carlos Córdova.

El analista Marcelo Vásquez indica que la dolarización se ha mantenido gracias, principalmente, al alto precio del barril de petróleo y a las remesas de los emigrantes en E.U. y Europa, ambos afectados por la crisis mundial desatada en el 2008, por lo que teme que la dolarización peligre.

Vásquez no es el único que teme riesgos en el futuro de la dolarización.

Julio José Prado, del Instituto de Desarrollo Empresarial (IDE) pone en duda la continuidad de ese mecanismo si no se mantiene la disciplina fiscal.

Marcos López, ex director del Banco Central, opina que "se ha incrementado de tal manera el gasto corriente que si el petróleo no se mantiene y si los impuestos bajan de nivel, no se puede sostener la dolarización".

El mantenimiento del poder adquisitivo, la estabilidad económica que permita fijar tasas de interés y por ende facilitar el crédito a largo plazo son herencias que ven analistas económicos en la última década. Sin embargo, advierten que ese período no ha significado un crecimiento económico.

Según el Banco Central de Ecuador, el circulante en divisa estadounidense alcanzó los 3.918 millones de dólares hasta noviembre pasado.

A Colombia el tema le ha llamado la atención

Teniendo en cuenta que el referente para el intercambio comercial es el dólar, cuando Ecuador decidió adoptar la divisa como su moneda no hubo mayor impacto para Colombia. Y se ha visto una buena dinámica, pues desde el 2000, las ventas al vecino país crecieron más de 220 por ciento. Entre enero y octubre del 2009, superaron los 1.000 millones de dólares. Ecuador sí sintió un alivio al dejar de lado la incertidumbre por la tasa de cambio, explica Álvaro Montenegro, profesor de la Universidad Javeriana.

Sin embargo, Julián Cárdenas, jefe de Investigaciones de Corredores Asociados, señala que muchas empresas ecuatorianas salieron del mercado al verse afectadas por el proceso de dolarización y por ello, hubo firmas colombianas que lograron cubrir ese vacío. En 10 años la inversión colombiana en Ecuador superó los 210 millones de dólares. Pero más allá de esto, hay que recordar que en Colombia se ha planteado varias veces la posibilidad de dolarizar, por cuenta de la revaluación que ha sufrido el peso en los últimos dos años. Ante esto, expertos consideran que esto solo podría funcionar en un país con una situación económica muy difícil, pero que además se parezca a Estados Unidos, pues ello implicaría seguir los lineamientos de la Reserva Federal estadounidense.

Quito (AFP-Efe)

Siga bajando para encontrar más contenido