Dolarización parcial de la economía colombiana sería una alternativa para controlar la revaluación actual

A la discusión sobre este tema, en el que divergen opiniones de académicos, empresarios y funcionarios del Gobierno, se suma un debate de control político propuesto por el senador Gabriel Zapata.

POR:
julio 15 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-15

"El Ministerio de Hacienda y el Banco de la República han reconocido la gran afluencia de dólares, entonces por qué no pensar en esa posibilidad, obviamente bajo los controles de las autoridades monetarias", es la pregunta que se hace el senador Zapata, de Alas Equipo Colombia.

Y como anteriormente cuando él había hablado de una dolarización se habló de que desaparecería entonces el Banco de la República, pues hoy plantea la semidolarización, para que de esta forma se siga manejando también el peso colombiano.

Pero, es que acaso en Colombia ¿hay hiperinflación? O acaso, ¿está restringido el sistema financiero?

La idea es que los dólares que entran al país por inversión extranjera o por exportaciones no se moneticen, sino que más bien exista la posibilidad de que los empresarios puedan abrir cuentas corrientes y de ahorros en dólares, o puedan pagar los impuestos y algunas deudas en esa moneda.

Y es que para analistas como Mauricio Reina, investigador de Fedesarrollo, solo en los países en donde hay una, o las dos circunstancias, se justifica la dolarización total o parcial.

"Ninguna de estas dos cosas se da en Colombia en la actualidad. A lo cual se suma que en esta época no es atractivo tener dólares porque está muy devaluado", puntualizó Reina.

Los costos de adoptar ese mecanismo son altos. Para empezar, tanto analistas, como operadores del mercado, como académicos advierten que eso sería perder el manejo de la política monetaria, se convertiría en un instrumento parcialmente importante ante cualquier eventualidad económica.

"En una dolarización, habría que seguir la directriz de la Reserva Federal de Estados Unidos", señala Reina.

Para el decano de la facultad de Economía de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, Salomón Kalmanovitz, el impacto sobre la economía dependerá del cambio de denominación. Si es muy alto, generará oferta monetaria y desencadenará una inflación mayor.

El precio promedio del dólar, que sirve para fijar la tasa oficial, quedó ayer en 1.777,32 pesos, ganando 23,81 pesos. Se mantuvo la volatilidad que ha caracterizado a este mercado en las últimas tres semanas, pues la divisa registró una cotización máxima de 1.795,50 pesos y una mínima de 1.764 pesos.

En Perú no tienen una buena experiencia

En la década de los 90, la hiperinflación que registró Perú y que llegó al 7.649,6 por ciento anual, causó el proceso de dolarización.
Éste consistió básicamente en una sustitución de activos, es decir la gente prefirió mover sus activos a dólares para no perder su poder adquisitivo, pero la moneda local prevalecía como medio de pago.

Se permitía la apertura de cuentas en dólares y el pago de algunas acreencias. En ese momento, y según lo señala el Banco Central del Perú, la dolarización de la liquidez del sector privado llegaba al 71 por ciento. Pero casi desde el año 2005 el país quiere salirse de la dolarización parcial.

Inlcuso se alcanzó a discutir un proyecto para restituir el derecho al uso de la moneda nacional que es el nuevo sol.

Exportadores, menos cabildeo

Operadores del mercado como Otman Gordillo, de Alianza Valores, además de advertir que el Banco de la República perdería el control monetario, también cuestionan que esta propuesta de la dolarización parcial solo busca beneficiar a un sector específico: el exportador.

"Es claro que la inflación (que debe controlar el Emisor) afecta a todo el mundo, a la gente del común, mientras que la revaluación solo a los exportadores. Una dolarización parcial sería cambiar todas las reglas a favor de un solo sector, que por demás hace un excelente cabildeo", puntualiza Gordillo.

Para el presidente de Analdex, Javier Díaz, la semidolarización es una posibilidad que hay que mirar y analizar.

"No nos cerremos a esto. En Perú han tenido una buena experiencia. Yo creo que dada la coyuntura que vive el país, esa alternativa sería permitir una mayor libertad cambiaria y se podrían manejar cuentas en dólares", señaló.

Gobierno gana con revaluación

Un análisis hecho por Otman Gordillo, de Alianza Valores, y basado en las cifras del Emisor y del Ministerio de Hacienda sobre tasa de cambio, señala que por la revaluación el Gobierno ha tenido un ahorro fiscal este año que asciende a 1,4 billones de pesos.

"Este ahorro está explicado porque dentro de las cuentas que había hecho el Gobierno se hizo el supuesto de un dólar a 2.248 pesos, 387 pesos por arriba del promedio de los primeros cinco meses de este año (1.860 pesos). "Por un lado el Gobierno ha sido uno de los grandes beneficiados con la revaluación, y por el otro, que la ayuda a los sectores afectados equivale solo al 15 por ciento del ahorro fiscal del Gobierno", dice Gordillo.

Siga bajando para encontrar más contenido