Doméstica estafó banqueros en E.U.

Eve Mazzarella tuvo gran éxito en Las Vegas. La ex sirvienta, que no terminó la escuela secundaria, se había mudado a Las Vegas en el 2000 desde Seattle, obtuvo un certificado de la academia de estudios inmobiliarios ABC Real Estate School y se puso a vender casas en lo que llegaría a ser el mercado residencial más rentable de Estados Unidos.

POR:
noviembre 03 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-03

En el 2006, Mazzarella registró un importe de ventas de 13,8 millones de dólares y su nombre apareció en la lista 30 Under 30 de la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios, para los mejores agentes jóvenes del país. Mazzarella abrió su propia compañía, Distinctive Real Estate & Investments Inc., en diciembre del 2003. Andaba por la ciudad en un vehículo todoterreno Mercedes-Benz. Planeaba construir un edificio de oficinas de tres plantas en la destartalada zona comercial al norte de la Strip, o arteria principal de hoteles y casinos, así como preservar una casa histórica de aquel lugar montándola encima del techo. Sus rivales estaban impresionados. “Era una persona emprendedora con un futuro brillante”, dice Forrest Barbee, corredor de Prudential Americana Group, firma de Las Vegas en que Mazzarella trabajó una vez. El sueño llegó a su fin a eso de las 5 de la mañana del 13 de marzo, cuando agentes federales derribaron la puerta de una vivienda de estuco en una serena y pintoresca calle sin salida, en busca de Mazzarella, de 31 años, y su marido, Steven Grimm, de 45, un ex corredor de hipotecas. La víspera, la Fiscalía Federal en Nevada había formulado seis cargos de fraude bancario a la pareja, que más tarde se aumentaron a 13. Los fiscales dicen que el matrimonio reclutó compradores falsos para que solicitaran préstamos para la compra de 227 propiedades valoradas en 107 millones de dólares. Mazzarella y su marido dijeron a los compradores falsos que ellos dos se ocuparían de pagar las hipotecas, según el expediente de los cargos, y luego sustrajeron miles de dólares de cada una de las más de 432 transacciones, y guardaron el dinero en 80 cuentas bancarias. BONNIE Y CLYDE Se les imputa haber concertado hasta cinco veces la venta falsa de algunas casas. Entonces, según los cargos, no pagaron las hipotecas, dejando a los bancos colgados. Si los fiscales tienen razón, Mazzarella y Grimm fueron los Bonnie y Clyde del fraude hipotecario, dos de los elementos más codiciosos entre una banda de estafadores que aprovecharon las normas liberales de bancos ávidos de rentas, que dejaron de verificar los ingresos y activos hasta de los prestatarios de solvencia cuestionable. Contrario al lema de la publicidad de su Ayuntamiento, lo que pasó en Las Vegas no se quedó en Las Vegas. Tramas semejantes por todo el país contribuyeron a inflar una burbuja inmobiliaria cuyo estallido ha desatado una crisis bancaria mundial, suscitando una intervención gubernamental de magnitud no vista desde la Depresión de 1929, y contribuido a precipitar lo que los economistas predicen será una larga y penosa recesión. SE DECLARAN INOCENTES Mazzarella y Grimm se han declarado inocentes de los cargos de asociación para delinquir y fraude bancario en el tribunal federal de Nevada en Las Vegas. No fue posible comunicarse con ellos para este artículo. El abogado de Mazzarella se negó a hablar del asunto; el de Grimm no devolvió las llamadas telefónicas de Bloomberg. El padre de Mazzarella, abogado de San Diego especialista en derecho inmobiliario, dice que su hija es inocente de los cargos. “Ella estaba invirtiendo dinero en inmuebles en Las Vegas como todo el mundo”, dice Mark Mazzarella. La presunta estratagema de Mazzarella y Grimm fue una de muchas practicadas en Las Vegas, donde, durante los últimos años, la gente apostaba a las viviendas como si fueran números en una ruleta. El advenimiento de los llamados liar loans (préstamos engañosos), sin la debida documentación, alimentó el frenesí especulativo, en que guardas de aparcamientos y empleados de casinos tomaron prestadas grandes cantidades de dinero para tratar de hacerse ricos. ‘BANCOS USARÍAN DINERO OFICIAL PARA GIRAR DIVIDENDOS A SUS DUEÑOS’ Los bancos de Estados Unidos que están recibiendo unos 163.000 millones del Gobierno, supuestamente para que reanuden los préstamos al público, “están en vías de usar más de la mitad de ese dinero para dividendos a sus accionistas”, afirmó el diario ‘The Washington Post’. A mediados de octubre el secretario del Tesoro, Henry Paulson, anunció una intervención gubernamental en la banca privada sin precedentes. El uso del dinero para el pago de dividendos a los accionistas, que no reanima el crédito, ocurrirá “con permiso del gobierno a lo largo de los próximos tres años”, indicó el ‘Post’ que citó a funcio- narios de la Administración Bush. El modo de operar de los falsos compradores Según la Fuerza de Tarea del Sur de Nevada Contra el Fraude Hipotecario y versiones dadas por compradores falsos, la maniobra de la pareja funcionaba de esta forma: reclutaban personas con buen historial crediticio, a menudo sus propios empleados, para que se hicieran pasar por compradores de propiedades a cambio del pago de unos 5.000 dólares. El comprador falso ofrecía más que el precio del vendedor, diciendo a este que usaría parte del dinero para hacer reparaciones o reformas. Grimm y Mazzarella solicitaban una hipoteca en nombre del comprador falso, exagerando el ingreso y los activos de este para que le otorgaran un préstamo mayor. Al cerrarse el trato, el comprador falso pedía al vendedor que enviara el supuesto dinero para reparaciones a entidades controladas por Grimm y Mazzarella. Entonces, el comprador transfería la titularidad de la propiedad en sí a una compañía controlada por Grimm y Mazzarella. A menudo la pareja seguía revendiendo la casa a precios más altos mediante los compradores falsos hasta que no hubiera ofertas mayores. El último comprador falso, con su nombre en el préstamo, afrontaba avisos de impago, la ejecución hipotecaria, la pérdida de su crédito y, la bancarrota. 8,7 MILLONES DE DÓLARES El fiscal federal auxiliar Brian Pugh dice que de esta forma la pareja robó 8,7 millones de dólares. En las cuentas bancarias que el Gobierno ha encontrado solo quedaban 50.000 dólares. Grimm y Mazzarella viven ahora en la zona de San Diego, estado de California, tras haber entregado sus pasaportes a las autoridades. Su juicio está previsto para el 19 de octubre del 2009.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido