Este domingo los venezolanos eligen a gobernadores, alcaldes y ediles municipales

Esta jornada democrática se vivirá en un ambiente de alta tensión entre el partido oficialista y la oposición unida. Chávez no es candidato, pero portagoniza los titulares.

POR:
noviembre 21 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-21

No son elecciones para presidente y sin embargo la figura más dominante entre los miles de candidatoses la del mandatario venezolano, quien entre insultos, promesas y amenazas, afirma que en las próximas elecciones regionales y municipales están en juego su cargo y hasta su vida.

Analistas, candidatos y el propio Chávez coinciden en que las elecciones del 23 de noviembre serán un examen que podría marcar un punto de quiebre de la pretensión de Chávez de seguir en el poder después del 2013, mediante un cambio constitucional.

El gobernante "está planteando un plebiscito, busca convertir las elecciones regionales en una elección presidencial", dijo a la AP Luis Vicente León, analista y estadístico de la firma de encuestas venezolana Datanálisis.

Amenazas

Los venezolanos elegirán a los gobernadores de 22 estados, 20 de ellos en manos de aliados de Chávez, además de 328 alcaldes y 233 legisladores estatales, incluyendo ocho indígenas, entre otros 20 cargos, que en su mayoría están en manos de partidarios del oficialismo.

El respaldo del mandatario era una carta de triunfo imbatible en el pasado, pero las cosas parecen estar cambiando. Se cree que la coalición de Chávez no logrará repetir un abrumador triunfo como el del 2004 y la oposición es favorita para ganar en cuatro estados, incluidos algunos de los más poblados del país.

Bajo ese telón de fondo, el encendido verbo del presidente, que suele catalogar a sus adversarios como ''mafiosos' y 'apátridas', se ha tornado cada vez más iracundo en regiones donde las posibilidades de triunfo son inciertas, como Carabobo y Zulia.

En sus largos discursos -muchos de ellos transmitidos a la Nación por radio y televisión- Chávez ha dicho repetidamente que si derrotaban a sus candidatos en Carabobo y Zulia, podría "terminar sacando los tanques... para defender al Gobierno revolucionario".

"Nos estamos jugando el 23 de noviembre el futuro de la revolución, el futuro del socialismo, y también el futuro de Hugo Chávez. Se está jugando todo eso", añadió.

"Ellos van a querer tumbarme y yo no voy a dejar que me tumben", enfatizó.

Luis Miquilena, quien fue para Chávez un mentor que lo encaminó en la política y luego se convirtió en uno de sus más acérrimos críticos acusándolo de autoritario, indicó que las amenazas del presidente reflejan 'pavor'.  

Siga bajando para encontrar más contenido