Drummond, gigante para los negocios y las controversias

Cómo es la empresa que en dos ocasiones consecutivas ha protagonizado los escándalos de arranque de año.

Drummond, gigante para los negocios y las controversias

Carlos Capella / Portafolio.co

Drummond, gigante para los negocios y las controversias

POR:
enero 13 de 2014 - 11:53 p.m.
2014-01-13

En 1986, una compañía carbonera estadounidense que ya llevaba medio siglo de existencia adquirió una mina en Colombia: la Pribbenow.

Ahora, esa firma, la Drummond, debe paralizar por unos tres meses el embarque de carbón para exportar, que corresponde a la segunda producción en el país, pues no está lista aún para remplazar por embarque directo el embarque desde barcazas, prohibido desde el primero de enero.

Es el último de recurrentes episodios polémicos en la historia de la empresa en Colombia, que incluyen duros señalamientos de sindicalistas.

Solo un año atrás, justamente en la actividad de embarcar desde barcazas, se presentó el incidente que significó vertir al mar toneladas de carbón. Y, luego, vino la orden de detener el embarque durante varias semanas. Ese fue el arranque del 2013, que también marcó el relevo en la filial colombiana de Augusto Jiménez, que encabezaba la empresa desde comienzos de los 90 y había logrado estar en la junta directiva de la casa matriz.

Para 1986, Drummond había pasado de vender carbón a hogares y granjas en el estado de Alabama (Estados Unidos), como lo hizo en sus inicios en 1935, a ser, 51 años después, un importante proveedor industrial para empresas de Japón, mientras crecía la demanda mundial de este combustible.

Por ese motivo, la empresa había concluido que era riesgoso depender de su producción en Estados Unidos, y empezó a buscar concesiones en países como Indonesia y Colombia.

En ese plan, tras visitar el puerto de Barranquilla, Cerrejón del Norte y el Cesar durante varios días, el negocio fue concretado por Garry Drummond, de la segunda generación familiar al mando de la empresa, y quien encabezaba la firma desde 1973.

Al cabo de varios lustros, la operación en Colombia se volvió clave para Drummond, y el timonel de la empresa manifiesta un gran aprecio por la mina Pribbenow, según dicen quienes lo han oído en privado, porque fue clave en el despegue.

El contrato de concesión con el Estado fue firmado en 1988, y ese mismo año le permiten operar puertos y trenes privados, en una actividad que 25 años después tiene paralizada su actividad.

Así, lo que ahora está quieto –mientras sigue operando minas en Estados Unidos– es el aprovechamiento de reservas que llegan a las 2.000 millones de toneladas en la Costa Atlántica, que le permiten exportar aproximadamente 29 millones de toneladas por año.

Sus depósitos en Colombia son tan grandes que serían suficientes para cubrir las exportaciones de carbón del país por 24 años, al ritmo actual de 85 millones de toneladas anuales.

COMPRAS NACIONALES

El año pasado, la empresa firmó contratos con proveedores nacionales por unos 1.100 millones de dólares.

Con la parálisis actual se dejarán de exportar 6 millones de toneladas y les quita regalías a distintas instancias del Estado por 2.470 millones de pesos diarios.

En el 2012, Drummond Limited, su principal filial en el país, registró ventas por 5,5 billones de pesos y se ubicó entre las 20 más grandes del país.

La interrupción de esos despachos afecta especialmente al gigante grupo económico japonés Itochu. En el 2011, luego de meses de especulaciones sobre la posible venta del negocio colombiano de Drummond, que podría ser la mayor transacción de la historia si llegara a los 8.000 millones de dólares, finalmente sólo se vendió el 20 por ciento al grupo japonés.

La carbonera ya tenía negocios con los japoneses desde los 70, pero con la compra de la participación, por 1.500 millones de dólares, Itochu aseguraba un suministro fijo de carbón que llega a su tercera interrupción en los últimos 12 meses. La otra fue por la huelga en la empresa a mediados del año pasado.

En medio quedaron análisis de expertos que miraban si Garry Drummond se arrepintió de vender en Colombia porque veía mejores perspectivas del precio del carbón, o pedía mucho y los potenciales compradores ‘se espantaron’.

LÍO EN EL PAÍS HUNDE FLETES MARÍTIMOS

Los fletes de carga internacional se desplomaron tras la suspensión del cargue de carbón por parte de Drummond. El viernes pasado el índice Baltic Dry, clave en el mercado mundial del transporte marítimo, se redujo 11,4 por ciento a 1.512 puntos, previendo reducción de la demanda de buques de carga.

El índice refleja la tasa diaria de fletes de los buques que transportan hierro, carbón y cereales.

Una semana antes, el índice se negociaba a 2.113.

La caída, según el Financial Times, fue la mayor desde el 11,3 por ciento registrado en octubre del 2008.

SUCESIÓN DE DISPUTAS

1994. Se le pide a la compañía invertir en el desarrollo de los municipios de La Loma y Becerril, tras un caso llevado al Consejo de Estado.

1997. La Superindustria le tumbó a la empresa la prioridad en la operación de una línea férrea entre la mina de La Loma (Cesar) y el puerto de Santa Marta.

2002. El presidente Álvaro Uribe dice a las carboneras que operan en el área de Santa Marta y Ciénaga que recuperen el entorno, o las cierra.

2005. La empresa gana una demanda en un tribunal internacional por un contrato férreo y Colombia debe indemnizar por 19 millones de dólares.

2007. La filial portuaria fue multada con 140 millones de pesos por contaminar la bahía de Santa Marta.

2009. Condenan a Jairo de Jesús Charris como coautor de los asesinatos de Víctor Orcasita y Valmore Locarno, líderes del sindicato. Drummond manifiesta complacencia por la decisión y rechaza los señalamientos de Charris sobre participación de empleados de la empresa en el doble homicidio.

2010. Un juez de Bogotá condenó a 30 años al exjefe de las Auc Óscar José Ospino, quien aceptó que ordenó matar a los dos sindicalistas de Drummond en el 2001.

2013. La Corte Suprema de EE. UU. negó último recurso para que el expresidente Uribe declarara en un proceso por el asesinato de dos sindicalistas de Drummond en Colombia.

TERMINÓ EL DESCARGUE DE CARBÓN CON BARCAZAS

La multinacional Drummond terminó en la tarde de este lunes de descargar las barcazas con carbón en los buques que tenía fondeados frente a su puerto en Ciénaga (Magdalena), luego de que el miércoles anterior las autoridades ambientales le dieran cinco días de plazo para terminar la operación.

“A las 4:10 de la tarde terminó de cargarse el último buque. Ese buque ya zarpa y no hay más. Ahora el puerto procede a asegurar sus barcazas, sus artefactos navales y parar toda su maquinaria de puerto”, dijo el comandante de la Estación de Guardacostas de Santa Marta, capitán Jesús González.

Personal de Guardacostas, en coordinación con la Capitanía de Puerto de Santa Marta, han realizado los patrullajes para verificar que se procediera a terminar de descargar las barcazas en los buques que ya estaban fondeados y que se cumpla con la medida de suspensión que estará vigente hasta que implementen el sistema de cargue directo.

El Ministerio del Medio Ambiente, a pesar de admitir el impacto que tendrá sobre el empleo y la economía del país la suspensión de las exportaciones de carbón de la Drummond, decidió prohibirle a la multinacional estadounidense el transporte del mineral por el mar Caribe hasta que esté lista para cargarlo directamente, sin usar las barcazas.

El polvillo que sale de estas barcazas ha provocado graves problemas de contaminación en la bahía de Santa Marta, y la Drummond no podrá seguir cargando en estas el mineral.

La medida contra la multinacional se tomó tras comprobarse el incumplimiento de la Ley 1450 de 2011, que obliga a los puertos marítimos o fluviales del país a implementar el sistema de cargue directo, a partir del primero de enero de este año.

Siga bajando para encontrar más contenido