Dudan que reemplazo de Warren Buffett dé la talla | Finanzas | Economía | Portafolio

Dudan que reemplazo de Warren Buffett dé la talla

El millonario estadounidense Warren Buffett, de 75 años, afirma que su sucesión al frente del poderoso fondo de inversiones Berkshire Hathaway está arreglada, pero se niega a dar el nombre de quién tomará su lugar, una actitud que alimenta las especulaciones sobre el futuro del conglomerado financiero.(VER CUADRO)

POR:
mayo 09 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-09

Tal como ocurrió el fin de semana durante la asamblea general anual de accionistas de Berkshire en Omaha (Nebraska, centro de E.U.), Warren Buffett fue acosado por preguntas sobre este tema y no vaciló en quitarle trascendencia al asunto. “Están naturalmente preocupados por saber si me quedaré en mi puesto de presidente cuando comience a declinar y, si lo hago, cómo el consejo de administración resolverá el problema”, escribió en su carta anual a los accionistas de su firma. “Quieren saber también lo que ocurrirá si muero esta noche”, agregó, al tiempo que precisó que no tiene la intención de dejar su puesto tan rápido. “Será un gran cambio porque él es la empresa”, advierten los accionistas de la compañia. Buffet, que construyó su fama en base a su ‘buen criterio’ y su olfato para las inversiones rentables, tomó el riesgo de volverse irremplazable y de provocar inquietudes entre los accionistas y medios de negocios. Sin embargo, la calificadora financiera Fitch dudaba desde el año pasado que “los talentos de Buffett puedan ser fácilmente reemplazados y que las estrategias actuales de inversión de Berkshire puedan continuar en su ausencia”. El accionista Steven Paranelli, aseguró que cuando muera el llamado ‘oráculo de Omaha’, “la acción caerá porque el culto desaparecerá”. El único indicio conocido hasta ahora: el futuro sucesor es actualmente un ejecutivo en Berkshire. Las especulaciones se multiplican sobre el nombre de quien estará al mando. Warren Buffett menciona frecuentemente con beneplácito el nombre de Tony Nicely, de 62 años, el actual presidente de la aseguradora Geico, una de las joyas de Berkshire. También circula el nombre de Richard Santulli, fundador de NetJets. Patrick Terrion, corredor en el Estado de Connecticut que se desplazó hacia Omaha, destaca también que la llegada de personas como Bill Gates, cofundador de Microsoft y el hombre más rico del planeta, al consejo de administración de Berkshire, es señal de que el holding evoluciona hacia un cierto rejuvenecimiento. AFP Qué empresas le interesan al ‘oráculo de Omaha’ Las empresas que pueden interesar a Warren Buffet deben atender una serie de criterios que aparecen reseñados en el informe anual. La empresa debe ser importante -por lo menos 75 millones de dólares de beneficios antes de los impuestos- y rentable, presentar fuerte perspectiva de crecimiento y estar poco o nada endeudada. El equipo de dirección suele ser dejado intacto. La actividad debe ser simple: “si hay mucha tecnología, no se entenderá bien”. Y el precio debe ser propuesto por los vendedores. Warren Buffet basa sus inversiones en el ‘valor intrínseco’ que atribuye a la empresa y no, por ejemplo, en la cotización bursátil de la acción ni en las previsiones de beneficios. Berkshire Hathaway, la poderosa sociedad de holding de inversiones del multimillonario estadounidense Warren Buffett, es una empresa atípica, con inversiones a muy largo plazo, en sentido opuesto a las corrientes de moda y a los “golpes de fortuna bursátiles”. Cuando Warren Buffett compró la empresa en 1962 era una fábrica textil al borde de la quiebra, y él la cerró en 1985, pero conservó el nombre. Hoy vale 135.000 millones de dólares.

Siga bajando para encontrar más contenido