E.U.: agro enfrenta a Bush y Congreso

Republicanos y demócratas superaron en las últimas horas las diferencias que tenían sobre el nuevo presupuesto agrícola que deberá regir en Estados Unidos, en los próximos 10 años y que contempla en muchos casos, iguales o mayores subsidios que los vigentes.

POR:
mayo 16 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-16

El Gobierno, a través del Departamento de Agricultura, esperaba -por el contrario- un desmonte de buena parte de dichos subsidios por considerarlos improcedentes y adicionalmente, porque no tienen presentación frente a las extraordinarias bonanzas de precios que están beneficiando a los principales rubros, en los mercados internacionales. El trigo, uno de los beneficiarios de los subsidios, subió de un valor de 5,61 dólares por bushel (saco de 50 libras, aprox.) a 12,26 dólares, en solo 12 meses, contabilizados entre marzo del 2007 y marzo de 2008. Al conocer el acuerdo legislativo, el secretario de Agricultura, Ed Schafer anticipó, de una vez, que el proyecto de presupuesto será vetado por el Gobierno. Sostuvo que otorgar esos subsidios no tiene justificación ni ante los contribuyentes ni a nivel internacional, pues resultarían indignantes para otros países. El Gobierno esperaba ahorrar unos 10 mil millones de dólares anuales con la nueva estructura del presupuesto, una de cuyas partes sustanciales consistía en colocar un tope para que solo los pequeños empresarios del campo con ingresos no mayores de 200 mil dólares al año, pudieran percibir algún subsidio. De entrada, el acuerdo bipartidista elevó el tope a 750.000 dólares, incorporó más productos y disfrazó nuevas partidas para apoyar sectores ya sancionados por la OMC, como es el caso del algodón. Con ello, el presupuesto, antes de reducirse, se incrementó en más de 20.000 millones de dólares, de acuerdo con lo expuesto por el funcionario. Schafer había advertido la inconveniencia de insistir en subsidios para productos como el algodón, que ya perdieron una batalla en la OMC -precisamente frente a Brasil, -pero los legisladores lo volvieron a incluir a través de un mecanismo de ayuda para la industria textil. El año pasado ante el fracaso de la negociación del Farm Bill, con el Congreso, renunció el ex secretario Mike Johanns, quien -como ocurre también con su sucesor-, se opuso a seguir concentrando millonarios subsidios en solo 5 renglones agrícolas y entre los agricultores más ricos de la nación. Se espera un próximo round, en donde se sostiene que el presidente Bush de ningún modo sancionará el presupuesto surgido del espíritu y trabajo bipartidista. Schafer, afirmó que el Congreso tomó un año para estructurar un presupuesto sin vicios, pero no tuvo la valentía de hacerlo. Lo que salió de allí es un insulto a los contribuyentes, se afirmó en numerosos titulares de prensa de estados caracterizados por su poderío agrícola. El presupuesto agrícola ha sido en promedio de 70 mil millones de dólares anuales durante la última década. Unos 44.000 millones se destinan al financiamiento de ayuda alimentaria para los más pobres, unos 30 millones de personas, y para los restaurantes escolares, que generalmente regalan el desayuno y el almuerzo a los estudiantes en todo el país. La suma restante se orienta a los subsidios agrícolas, a programas de conservación de bosques y más recientemente a apoyar la política de biocombustibles. 10 mil millones de dólares es el monto que el Gobieno planea para subsidiar al agro. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido