E.U. aprovecha ganas de TLC que tiene Colombia

Pese a que se espera que en cualquier momento, antes del viernes, Estados Unidos surta el esperado trámite de la notificación al Congreso de ese país de su intención de firmar un TLC con Colombia, no hay nada seguro sobre su fecha de entrada en vigencia o de exigencias adicionales por parte del gobierno de Bush o del mismo Congreso.(VER GRAFICO)

POR:
agosto 24 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-24

La notificación es un tema importante sin el cual el TLC no sigue su ruta y, en particular, el punto de partida para contar los 90 días al cabo de los cuales se podría firmar el acuerdo para que el Congreso estadounidense comience a estudiarlo en un plazo de dos meses. La negociación del TLC terminó el pasado 12 de julio y comenzaron a pasar los días y el gobierno Bush no surtía el trámite de la notificación, lo cual produjo desconcierto, primero entre las autoridades colombianas que tienen que ver con el tema y luego se extendió al resto del Gobierno colombiano, incluyendo al presidente Alvaro Uribe, quien exteriorizó su preocupación hace dos semanas al anunciar una visita en septiembre a Estados Unidos. ¿Y por qué el gobierno de Bush se ha demorado tanto en ese requisito de trámite? Una petición parece ser el centro del asunto, aunque no la única: que Colombia autorizara la entrada de carne bovina de más de 30 meses, lo cual está prohibido por la legislación nacional por ser un asunto de salud pública. Esa carne puede transmitir la mortal enfermedad de las ‘vacas locas’ que tanto problema ha causado en otros partes, como Europa. Es un problema de salud pública antes que de impacto sobre el hato ganadero colombiano. A este sólo lo afecta la mayor competencia por la carne importada. Los países les temen mucho a las ‘vacas locas’. Por ejemplo Japón acaba de restringir aún más la entrada de carne bovina, al poner como tope los 22 meses. Para el gobierno colombiano y los mismos negociadores resultaba paradójico que Estados Unidos hiciera esa petición cuando este mismo país tiene prohibida la importación de la carne de bovino de más de 30 meses, con los mismos argumentos que pide que Colombia acepte. Hasta a los más firmes defensores les parece que el pedido norteamericano por considerar que el tema de la carne está por fuera del tratado, posición que ha planteado desde hace meses el gobierno colombiano. “No podemos ser suaves en asuntos extra tratado como el de la carne. Si vinculamos temas extra tratado, en estas primeras de cambio, de aquí a que se proclame el TLC tendremos tres o cuatro conflictos que Colombia no puede permitir que sucedan”, es el comentario del presidente de la Andi, Luis Carlos Villegas. El rumor que corría ayer es que entre hoy y mañana, el gobierno de Bush notificará al Congreso sobre el TLC con Colombia, pero la pregunta es ¿cedió Colombia en su posición frente a la importación de carne de más de 30 meses? Todo parece indicar que sí, pues de otra forma el TLC no hubiera salido del atolladero. En el caso de Perú, la notificación se hizo sin ese pedido, pero ya en el Congreso se introdujo la enmienda de que si el país andino no acepta la entrada de esa carne, no habría aprobación. En el caso colombiano, el mutismo oficial sobre el tema es total. El ministro de Comercio, Jorge Humberto Botero, ni siquiera dejó saber acerca de en qué punto va la notificación. Para que al país pueda entrar carne bovina de más de 30 meses, se requiere la aprobación del ICA, cosa que en el pasado no se ha dado. Hay quienes creen que el tema de la carne es uno más dentro de una agenda que se ha enredado con Estados Unidos y que pasa por el lío de los paras, la extradición, el acercamiento colombiano con Venezuela, el nombramiento fallido de Ernesto Samper y la misma salida de Andrés Pastrana e incluso los cuestionados resultados en la erradicación de coca. “El gobierno colombiano está desesperado con el asunto y cree que ceder en la carne es una ventana que se abre”, se atrevió a decir ayer un dirigente gremial vinculado al sector agropecuario. Sin embargo, si la premonición del presidente de la Andi, Luis Carlos Villegas, es válida acerca de que ceder en el tema de la carne es abrir la puerta a nuevos pedidos por parte del gobierno estadounidense nadie sabe qué puede pasar antes de que entre en vigencia el Tratado, muy seguramente a comienzos del 2008. "No podemos ser suaves en asuntos extra tratado”: Luis Carlos Villegas, presidente Andi". Un proceso que todavía no termina Aunque se había convertido en un proceso muy anhelado, la notificación al Congreso de Estados Unidos no es el paso que ‘cierra’ el proceso. Ahora comienzan a correr los 90 días reglamentarios para un proceso denominado ‘revisión legal’, por parte de los equipos legales de los dos países. Una vez se surta este paso se adelanta la respectiva firma protocolaria del tratado comercial. Luego de que se cumpla la firma, los funcionarios de la Oficina del Representante Comercial, Ustr por sus siglas en inglés, tendrán que escoger el mejor momento para llevar esta iniciativa al Congreso, para su respectiva aprobación. Este trámite implica que ya se haya conseguido que la aprobación por parte de unas mayorías tanto en la Cámara como en el Senado de Estados Unidos. Aunque el Gobierno colombiano ha insistido en señalar que es urgente que este ingreso del TLC al Congreso se dé en los días posteriores al proceso electoral en E.U. (es decir, a partir de la segunda semana de noviembre), pocos apuestan porque esto sea un hecho. Hasta el momento, el único TLC que podría entrar para estas fechas es el que fue firmado con Perú y que podría quedar aprobado antes de que finalice el 2006. Tema sanitario se ha seguido trabajando: Mincomercio El ministro de Comercio, Jorge Humberto Botero, no quiso hacer comentarios respecto de la notificación por parte de Estados Unidos. Según Botero, “lo que sí hemos hecho es discutir el tema con E.U. dada nuestra preocupación por la demora. Pueda que esos esfuerzos se concluyan con una notificación pronta. Si se produce daré un informe completo al país”. Sobre el tema de la carne, que había generado demoras en el proceso de notificación del TLC por parte del Gobierno de E.U. a su Congreso, el ministro Botero señaló que “ese es un tema que hemos venido trabajando con las autoridades sanitarias de Estados Unidos. Una vez haya una conclusión de esos procesos daremos un informe completo al país. Eso puede ocurrir pronto”. El ministro de Comercio reconoció que los temas “vinculados de acceso de la carne norteamericana a nuestro mercado han dificultado las relaciones con Estados Unidos y eso puede explicar la demora de la notificación del tratado”. Recordó, además, que el propio ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, ha reiterado en anteriores oportunidades la necesidad de deslintar los temas del TLC con el asunto del acceso de carne de E.U. al mercado colombiano. “Estamos trabajando en temas sanitarios, como en el de la notificación. Si llegamos a una solución satisfactoria con los contactos que adelantamos, le informaré al país”, reiteró el ministro Botero ayer al término de una sesión en el Congreso de la República. Frente a las solicitudes presentadas por confeccionistas colombianos sobre la necesidad de definir la prórroga de la ley de preferencias andinas Atpdea, sostuvo que “ese es un tema tratado al más alto nivel entre nuestro gobierno con el norteamericano”. El Gobierno ha insistido en la necesidad de que el proceso de notificación se produzca en el menor tiempo posible con el fin de comenzar a estudiar una posible prórroga de la Ley Atpdea, o en su defecto la inclusión de las cláusulas de retroactividad con relación de los aranceles para evitar que los productores colombianos se vean afectados.

Siga bajando para encontrar más contenido