E.U.: desempleo afecta la estabilidad financiera

Según el informe emitido por el Departamento de Trabajo estadounidense, en junio se destruyeron 467.000 empleos, desde el recorte de 322 empleos registrado el mes anterior.

POR:
julio 08 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-08

Acorde con este resultado, la tasa de desempleo se ubicó en 9,5 por ciento para este periodo, frente a una tasa de 9,4 por ciento en mayo. Esto evidencia el fuerte impacto que la crisis económica ha tenido sobre el mercado laboral de este país, que desde diciembre del 2007 se han eliminado 6,5 millones de empleos.

En el sector automotor se ha dado el mayor recorte de empleos. Con la quiebra de las compañías General Motors y Chrysler, el cierre de plantas contribuyó con el incremento sostenido de desempleo, al eliminar 79.000 empleos. Adicionalmente, el informe del Departamento señaló que el sector de servicios, el cual incluye entidades bancarias, empresas de seguros y minoristas, contribuyó con la destrucción de 244.000 empleos, mientras el sector público eliminó 52.000 puestos de trabajo.

El resultado sugiere que, pese a las señales de estabilización económica, el mercado laboral continuará deteriorándose en el 2009.

A pesar del incremento del desempleo en junio, el informe semanal del Departamento de Trabajo mostró un retroceso en las solicitudes de subsidio de desempleo durante la cuarta semana de junio. Éstas se ubicaron en 614.000, frente un dato revisado levemente al alza de 630 solicitudes en la semana anterior.

En medio del ambiente pesimistas en torno a la evolución del mercado laboral, este indicador genera expectativas frente a la recuperación del mercado en el 2010.

El aumento en el desempleo tiene un efecto amplificador sobre la contracción de la actividad económica a través de dos canales. El primero es el de consumo.

La pérdida del empleo genera un deterioro en el ingreso de los hogares lo que disminuye el nivel de consumo privado, particularmente el de bienes elásticos a cambios en el ingreso.

Adicionalmente, el consumo de bienes durables, que se da a través del crédito, también disminuye debido al aumento en la incertidumbre respecto a la estabilidad del ingreso futuro, lo cual limita el acceso de los hogares a la financiación con entidades bancarias.

En segundo lugar, y teniendo en cuenta que la crisis económica se gestó en el sector hipotecario debido al incumplimiento en el pago de los créditos de vivienda, el incremento en el desempleo aumenta la probabilidad de no pago de los créditos.

Esto a su vez, genera un deterioro adicional en el balance de los bancos de E.U.

La estabilidad del sistema financiero es indispensable para lograr la recuperación económica. De ahí que el esfuerzo fiscal del Gobierno estadounidense debe enfocarse en la generación de empleo para romper el círculo vicioso entre desempleo, caída en el consumo y estabilidad financiera.

Siga bajando para encontrar más contenido