Economía de Colombia crecerá por encima del promedio mundial

Al final de 2014, el PIB se ubicaría en 4,9%. Juana Téllez, economista jefe del Banco en el país, explicó que el consumo de los hogares y la ejecución de obras civiles mantendrán la dinámica del PIB el proximo año. Precio del dólar llegaría a $2.200 en 2015.

En lo que corresponde al comportamiento de las tasas de interés, BBVA Reseach estima que el Banco de la República no hará más in

Archivo particular

En lo que corresponde al comportamiento de las tasas de interés, BBVA Reseach estima que el Banco de la República no hará más in

Finanzas
POR:
noviembre 20 de 2014 - 05:47 p.m.
2014-11-20

De acuerdo con cálculos de BBVA Research, la menor inversión residencial y el saldo negativo de las exportaciones moderaron el crecimiento económico en el primer semestre de 2014, mientras que para el segundo semestre de 2014 se espera un mejor desempeño de la inversión no residencial, un mayor dinamismo de las exportaciones por cuenta de la recuperación industrial, y continuidad de la ejecución de los recursos de regalías.

“Pese a la desaceleración de la inversión residencial y las exportaciones se dio un sobresaliente comportamiento del consumo final, tanto público como privado, de la inversión privada no residencial y de la ejecución de las obras civiles. Así mismo, el consumo de los hogares está liderado por el ciclo de expansión que se está consolidando en los bienes durables, el cual inició a finales de 2013, y la buena evolución del mercado laboral que anticipa un panorama positivo para el consumo de los hogares”, añadió la economista jefe de BBVA Colombia.

La entidad mantuvo su pronóstico de inflación en 3,5% para finales de 2014 y ajustó ligeramente a la baja la inflación para 2015 de 3,4% a 3,3% y con respecto, al tipo de cambio, la entidad proyecta una mayor devaluación del peso colombiano y lo ubicó 2.100 pesos para 2014 y 2.200 pesos para final de 2015.

El buen desempeño de la economía colombiana estará dado en buena medida por comportamiento del consumo privado y de las exportaciones no mineras, impulsados por la devaluación del tipo de cambio y una mayor demanda de Estados Unidos, así como por la inversión en infraestructura, como resultado de las concesiones viales de la primera ola de las obras de cuarta generación.
La entidad estima que el Banco de la República no hará más incrementos en lo que resta de 2014 y prolongaría la pausa monetaria hasta por lo menos el segundo trimestre de 2015.
“Estimamos que la dinámica positiva que puedan mostrar estos sectores ayudará a compensar el efecto precio sobre los bienes mineros y tendrá efectos positivos sobre la industria y la agricultura. De esta forma, la economía colombiana tendrá un crecimiento más balanceado entre los sectores transables y no transables, gracias a la mayor dinámica del primer grupo y la posible desaceleración de la edificación residencial”, afirmó Juana Téllez, economista jefe de BBVA Colombia.

Así mismo, la dinámica del segundo semestre de 2015 dependerá en buena parte de los resultados en materia de inversión en infraestructura, resultado de las concesiones viales de la primera ola de las obras de cuarta generación ya adjudicadas por el Gobierno, algunas desde principios de este año. “Desde 2015 las exportaciones crecerán de nuevo a una mayor tasa que la del PIB total, reflejando las ganancias en competitividad por el tipo de cambio en niveles equilibrados y la mayor demanda externa, principalmente de Estados Unidos”, agregó Téllez.

De acuerdo con el análisis hecho por BBVA Research, otros indicadores como el déficit en cuenta corriente podría ampliarse por cuenta de un mayor déficit comercial.
“Para 2014 esperamos un déficit en cuenta corriente de 3,8% del PIB y un déficit comercial de 0,5% del PIB. No obstante, este déficit será cubierto completamente por los flujos de Inversión Extranjera Directa (IED). Estimamos que en el mediano plazo, la cuenta corriente se corregirá a niveles cercanos al 3,0%-3,5%”, señaló Téllez.

De otro lado, BBVA Research cambió la senda estimada del tipo de cambio y ahora proyecta una mayor devaluación del peso colombiano en 2014 y 2015.

“No es un fenómeno particular del peso colombiano, pues prácticamente la totalidad de las monedas del mundo se vieron afectadas. En la nueva senda, la devaluación promedio del peso para 2014 es 5,8% y para 2015 es 7,4%, crecimientos superiores a la devaluación que anteriormente esperábamos de 3,9% y 2,1%, respectivamente. Además, hemos aumentado el valor para el final del año 2014 hasta 2.100 pesos y al final de 2015 hasta 2.200 pesos”, dijo Téllez.

En lo que corresponde al comportamiento de las tasas de interés, BBVA Reseach estima que el Banco de la República no hará más incrementos en lo que resta de 2014.

“La mayor incertidumbre internacional, las bajas presiones de demanda reflejadas en los datos de inflación (básica) y en el crecimiento moderado que registrará la economía en el segundo semestre de 2014 sustentan esta pausa. Entre tanto, en 2015 el menor precio de los productos básicos y el impacto que tendría la reforma tributaria sobre la confianza y la inversión, prolongaría la pausa monetaria hasta por lo menos el segundo trimestre de 2015”, afirmó la economista jefe de BBVA Colombia.
IMPACTO DE LA REFORMA TRIBUTARIA

Con respecto a los efectos que pueda tener el proyecto de Reforma Tributaria, el análisis de BBVA Research señala que la reforma parece insuficiente para atender los compromisos que tendrá que asumir el país en los próximos años.

Así mismo, comenta que si bien se esperaba la prolongación de impuestos como el 4x1000 y el patrimonio para 2015 no era tan predecible que estas mismas fuentes de ingresos se prolongaran hasta el 2018 (en el caso de patrimonio y hasta el 2021 en el caso de 4x1000).

“Efectivamente, si bien las proyecciones fiscales de BBVA tenían implícitas, en línea con la regla fiscal, unos ingresos tributarios no petroleros estables en términos de PIB a partir de 2015, no eran claras las fuentes de ingresos a partir de 2016. En el mediano plazo se esperaba una reforma más estructural que corrigiera en parte los “problemas” del sistema tributario actual, a saber, las muchas exenciones y deducciones que le imprimen inequidad, baja base y poca simplicidad al impuesto a la renta”, afirmó Juana Téllez.

De acuerdo con Téllez, la reforma propuesta acentúa el desbalance en cuanto a carga tributaria de las empresas con respecto a las personas naturales y castiga la inversión mediante el impuesto a la riqueza. “El impuesto a la riqueza aporta ingresos importantes al fisco y dichos ingresos se podrían sustituir con la reducción de las exenciones y deducciones del impuesto a la renta, con un aumento del IVA, impuesto que es menos distorsionante y cuyos efectos negativos en cuanto a equidad podrían corregirse mediante un gasto público progresivo”, puntualizó Téllez.