La economía de las pequeñas cosas diarias Después de ‘Freakonomics’, ahora aparece ‘El economista camuflado’, una manera de entender el mundo de la forma como lo hacen los economistas.

La economía de las pequeñas cosas diarias Después de ‘Freakonomics’, ahora aparece ‘El economista camuflado’, una manera de entender el mundo de la forma como lo hacen los economistas.

POR:
octubre 20 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-10-20

Cuestionar la sabiduría convencional que manejan los economistas no es nuevo, y dada la seriedad y trascendencia de la que hacen gala estos ‘científicos de la vida material’, resulta divertido y gracioso. Hace un tiempo apareció Freakonomics, de Steven D. Levitt, un economista ‘distinto’. El libro rápidamente se convirtió en best seller. Además de estar escrito en un lenguaje sencillo, no común cuanto se trata de los textos de economía, se estudia la esencia y los secretos de la vida diaria que cuando son analizados voltean la sabiduría y los postulados con que trabajan los economistas. ¿Qué resulta más peligroso: una pistola o una piscina? ¿Qué tienen en común un maestro de escuela y un luchador de sumo? ¿Por qué continúan los traficantes de drogas viviendo con sus madres?, son algunas de las cuestiones que se salen del marco teórico de un economista y que sin perder rigor, Levitt formula y da respuestas ligadas a la economía. En una línea similar, ahora aparece El economista camuflado, del mismo autor de la columna Dear economist que se publica en el Financial Times. Con humor y astucia, responde las inquietudes de los lectores. Aquí, en este libro con título vendedor, busca que la gente use los instrumentos del economista en asuntos de la vida diaria: cómo no gastar tanto dinero en el supermercado o la mejor decisión económica al comprar un auto usado. Pero también se mete en temas sofisticados: ¿cómo hace China para tener un millón menos de pobres por mes? Contrario a lo que se pueda creer, el hilo conductor de las formulaciones sí está ligado a la esencia de la economía en muchos aspectos: la competencia perfecta y el mercado, los gustos y racionalidad de los consumidores, la globalización, la distribución de la riqueza y las mismas campañas de mercadeo oculto. Es una obra divertida e interesante, con ejemplos simples: ¿por qué una persona paga en Starbucks por una tasa de café hasta tres veces el valor frente a otra tienda o bar? “El economista camuflado es único en su especie: es un libro sobre economía que atrapará a los lectores. Bellamente escrito y argumentado, esta obra pone la fuerza de la economía en movimiento”, es el comentario del autor de Freakonomics, Steven D. Levitt. Hay pasajes del libro en el que parece imponerse el aire ‘sabelotodo’ que manejan muchos economistas, pero finalmente resulta divertido. silgom@portafolio.com.co El economista camuflado. Tim Harford. Editorial Planeta. Temas de Hoy. 345 páginas.

Siga bajando para encontrar más contenido