‘Economías emergentes están perdiendo ímpetu’

La directora del FMI, Christine Lagarde, afirma que el reto de países como China es lograr un ‘aterrizaje suave’.

Christine Lagarde

Archivo Portafolio.co

Christine Lagarde

POR:
octubre 07 de 2013 - 03:16 a.m.
2013-10-07

Los líderes económicos globales asisten desde mañana en Washington a la asamblea anual del Banco Mundial y el FMI.

La directora del Fondo, Christine Lagarde, habla sobre el panorama económico actual.

Han pasado cinco años desde la caída de Lehman Brothers. ¿Tenemos hoy un sistema financiero más seguro?

Estamos mejor, pero queda mucho por hacer para que el sistema se vuelva más sólido y estable.

Es innegable que las autoridades de todo el mundo han logrado avances significativos estableciendo requisitos de capital y liquidez más estrictos, aplicando recargos de capital a los megabancos internacionales, así como normas claras en materia de supervisión y resolución.

Sin embargo, para anticiparnos a la próxima crisis, es necesario avanzar aún más en otros aspectos importantes.

¿Como cuáles?

Aún hay demasiada opacidad en torno a la forma en que operan los derivados; la banca paralela sigue siendo un sector hacia el cual sigue gravitando el riesgo.

También necesitamos una regulación y una implementación internacionales más coherentes, incluso en áreas críticas, como la resolución bancaria.

Se está hablando mucho del ‘fin de la fiesta’ para las economías emergentes...

El crecimiento de las economías de mercados emergentes, que en gran medida ayudó a mantener a flote a la economía mundial durante la crisis, está perdiendo ímpetu.

Hay países como China que están entrando en la fase descendente de sus actuales ciclos de crecimiento.

En otros, el crecimiento potencial se ha visto frenado por circunstancias que limitan la oferta.

En este escenario, el desafío principal de estas economías es lograr un aterrizaje suave a corto plazo y asegurar un crecimiento sostenible a mediano plazo.

¿Qué deberían hacer?

No existe una única fórmula para todos los casos. Los países deberán orientar sus políticas en función de sus propias circunstancias, teniendo en cuenta sus respectivos entornos.

La Reserva Federal anunció que esperará para dar marcha atrás en su política de expansión cuantitativa. ¿Qué impacto tendrá esto?

Las políticas de la Reserva Federal en los últimos años, incluyendo la compra de un gran volumen de activos y el mantenimiento de tasas de interés bajas, han contribuido a la recuperación en EE. UU. y en el mundo. En cuanto al momento en que se irán abandonando gradualmente dichas políticas, lo que hemos dicho es que la salida de las políticas monetarias no convencionales, cuando tenga lugar, debe ser ordenada y estar supeditada al ritmo de la recuperación y la creación de empleo.

¿Qué probabilidad hay de un aterrizaje brusco en China?

Creemos que puede evitarse. De hecho, la economía china parece estar recobrando el impulso este tercer trimestre, lo cual coincide con nuestros pronósticos.

Esperamos que este año el crecimiento supere ligeramente la meta de 7,5 por ciento fijada por las autoridades. Hacia el futuro, es importante que China continúe con las reformas financieras y estructurales para contener los riesgos.

En determinadas economías, el desempleo no se ha revertido como se esperaba...

En algunas economías hay un desajuste entre la oferta y la demanda en los mercados de trabajo, impulsado por los adelantos tecnológicos. Pero, a escala mundial, nuestra opinión es que el crecimiento es demasiado lento para crear la cantidad de puestos de trabajo necesarios. Con más de 200 millones de personas sin trabajo hoy, crear empleo es una prioridad urgente.

‘Una crisis en EE. UU. tendría efecto global’

Lagarde se mostró preocupada por la paralización del Gobierno en EE. UU. y la posibilidad de que no haya acuerdo para elevar el techo de la deuda. “Si el cierre de la Administración ya es suficientemente malo –dijo–, el fracaso en elevar el techo de deuda sería mucho peor y podría dañar seriamente no solo la economía de EE. UU., sino toda la economía global.”

Augusto Townsend Klinge

El Comercio (Perú)

Siga bajando para encontrar más contenido